Saltar al contenido

Envío diario nº 4.469- Miércoles 16-9-20

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Miércoles 16 de Septiembre de 2.020

Tiempo Ordinario/24º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 7, 31-35

¿A quién te pareces tú?

(Dijo Jesús): 31¿A quién, pues, compararé yo a los hombres de esta generación y a quién son semejantes? 32Son semejantes a los muchachos que, sentados en la plaza, invitan a los otros diciendo: Os tocamos la flauta, y no danzasteis; os cantamos lamentaciones, y no llorasteis. 33Porque vino Juan el Bautista, que no comía pan ni bebía vino, y decíais: Tiene demonio. 34Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y decís: Es comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y pecadores. 35Y la sabiduría ha sido justificada por todos sus hijos.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

¿A quién te pareces tú?

El hombre de hoy, de esta generación, ¿a quién se parece?…; como al de los tiempos de Jesús, que todo lo critican, que son unos incrédulos, la gran mayoría, y viven decepcionados y decepcionándose unos a otros, buscando mil y un defectos a las personas, y también a Dios y a la Virgen María, y a San José lo olvidan totalmente. Esta generación de hoy, como todas, no tiene fe, le falta fe.

¿Y a ti, te falta fe?… ¿A quién te pareces tú?

P. Jesús
© copyright

Consejo nº 590

.-Vas a llorar y mucho, por esta equivocación. Guardo pañuelos en un cajón.

P. Jesús

© copyright

San Cornelio, Papa y San Cipriano, Obispo

Debido a la violencia de la persecución de Decio, la sede pontifical de Roma estuvo vacante por más de doce meses después del martirio del Papa San Fabián, hasta que el sacerdote Cornelio fue elegido Papa. Sin embargo, los primeros problemas del nuevo Papa surgieron no tanto del poder secular como de las disensiones internas, a pesar de que éstas se derivaban de la misma persecución. 

La persecución contra los cristianos se intensificó de nuevo, y el Papa fue desterrado a Centumcellae. San Cipriano, Obispo de Cartago y que tenía una profunda amistad con el Papa, le escribió una carta congratulatoria por haber podido gozar de la felicidad de sufrir por Cristo y por la gloria de su Iglesia, ya que ni uno sólo de sus cristianos había renegado de su fe. El santo Papa sufrió muchas penurias, fatigas y sufrimientos en su destierro para luego ser decapitado. La amistad de San Cipriano fue el gran apoyo del Papa San Cornelio como Supremo Pontífice y como defensor de la Iglesia contra el rigorismo de Novaciano, y la estrecha asociación entre ambos se ha reconocido, desde entonces, como muy valiosa. 

San Cipriano por su parte, desempeñó un papel importante en la historia de la Iglesia y en el desarrollo del pensamiento cristiano en África. Convertido al cristianismo en edad adulta, el santo dedicó todos sus esfuerzos a mantener viva la fe de la Iglesia tras ser decretado la violenta persecución en aquella ciudad. 

Fue desterrado a Curubis por varios años, hasta que el pre-cónsul Máximo ordenó su regreso para compadecer ante él y obligarlo a desistir de su fe. El Obispo se mantuvo firme por lo que fue decapitado.

Fuente: ACI PRENSA

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Cornelio, Papa y San Cipriano, Obispo

Ambos Santos, San Cornelio, Papa, y San Cipriano, Obispo, se dieron su caridad, porque la caridad es mejor que la amistad; la amistad va unida a los deseos personales, y es bueno y es agradable a Dios que se tengan amigos, pero la caridad es más excelsa, porque es y pasa por el amor mismo de Dios. Uno puede tener un amigo y puede que este amigo no sea digno de tu amistad y aún así es amigo tuyo, por tus gustos, por tus costumbres, pero el trato de caridad es el trato de ayudar por Dios, porque Dios lo quiere. Y los amigos también tienen que ser los que Dios quiere y no los que las circunstancias te dan.

San Cornelio y San Cipriano se dieron mutuamente caridad, sufrían demasiado para ser amigos, sólo podía caber en ellos la caridad. Porque cuando uno sufre mucho le es difícil tener amigos, porque necesita más de Dios y de la caridad que le dan otros por Dios, que es como ir Dios a él a través de otro, y esto llena de paz a la persona que tanto sufre. Hay tiempos en la vida de una persona que es difícil que tenga amigos, porque como en el caso de San Cornelio Papa, tenía demasiadas insidias a su alrededor para creer en la amistad. San Cipriano le dio caridad con su fe en el martirio de los que son de Cristo, y a un amigo le duele que otro sufra, pero por caridad se comprenden cosas incomprensibles, como las que padeció San Cornelio, Papa. Al final ambos fueron decapitados por mantenerse firmes en su fe.

P. Jesús

© copyright

La Biblia
El catálogo de las naciones
Génesis 10, 1-32

Capítulo 10

1 Los descendientes de los tres hijos de Noé, Sem, Cam y Jafet –que tuvieron hijos después del Diluvio– fueron los siguientes:
2 Los hijos de Jafet fueron Gómer, Magog, Madai, Javán, Tubal, Mésec y Tirás.
3 Los hijos de Gómer fueron Asquenaz, Rifat y Togarmá.
4 Los hijos de Javán fueron Elisá, Tarsis, los Quitím y los Rodaním.
5 Estos fueron los hijos de Jafet, y a partir de ellos, se expandieron las naciones marítimas por sus respectivos territorios, cada una con su lengua, sus clanes y sus nacionalidades.
6 Los hijos de Cam fueron Cus, Misraim, Put y Canaán.
7 Los hijos de Cus fueron Sebá, Javilá, Sabtá, Ramá y Sabtecá. Los hijos de Ramá fueron Sebá y Dedán.
8 Cus fue padre de Nemrod, que llegó a ser el primer guerrero sobre la tierra.
9 El fue un valiente cazador delante del Señor. Por eso se dice: «Valiente cazador delante del Señor como Nemrod».
10 Babilonia, Erec y Acad –todas ellas están en la región de Senaar– fueron el núcleo inicial de su reino.
11 De esa región salió para Asur, y edificó Nínive, con sus plazas urbanas, Calaj,
12 y Resen, entre Nínive y Calaj. Está última era la capital.
13 Misraim fue padre de los pobladores de Lud, Anam, Lehab, Naftuj,
14 Patrós y Casluj, y también de los pobladores de Caftor, de donde salieron los filisteos.
15 Canaán fue padre de Sidón, su primogénito, y de Het;
16 también de los jebuseos, de los amorreos, de los guirgasitas,
17 de los jivitas, de los arqueos, de los sineos,
18 de los arvaditas, de los semaritas y de los jamateos. Más tarde se expandieron los clanes de los cananeos,
19 y sus fronteras llegaron desde Sidón hasta Gaza por el camino de Guerar; y hasta Lesa, yendo hacia Sodoma, Gomorra, Admá y Seboím.
20 Estos fueron los hijos de Cam, según sus clanes y sus lenguas, con sus respectivos territorios y nacionalidades.
21 También le nacieron hijos a Sem, el padre de todos los hijos de Eber y el hermano mayor de Jafet.
22 Los hijos de Sem fueron Elam, Asur, Arpaxad, Lud y Aram.
23 Los hijos de Aram fueron Us, Jul, Guéter y Mas.
24 Arpaxad fue padre de Sélaj y este fue padre de Eber.
25 Eber tuvo dos hijos: el nombre del primero era Péleg, porque en su tiempo se dividió la tierra. Su hermano se llamaba Ioctán.
26 Ioctán fue padre de Almodad, Sélef, Jasarmávet, Iéraj,
27 Hadoram, Uzal, Diclá,
28 Obal, Abimael, Sebá,
29 Ofir, Javilá y Iobab. Todos estos fueron hijos de Ioctán.
30 Los lugares donde residieron se extendían desde Mesa, en dirección a Sefar, hasta la montaña de Oriente.
31 Estos fueron los hijos de Sem, según sus clanes y sus lenguas, con sus respectivos territorios y nacionalidades.
32 Estos fueron los clanes de los hijos de Noé, según sus orígenes y nacionalidades. A partir de ellos, las naciones se expandieron sobre la tierra después del Diluvio.

Meditación:

El catálogo de las naciones

Dios ama al hombre y se goza en la generación del hombre; ayuda al hombre y selecciona su Nación.

Dios quiere que lo conozcan, que lo amen y respeten; que lo adoren y vivan por y para Él, porque Dios hizo al hombre para su deleite; porque Dios ama al hombre, el hombre es amado por Dios, y lo cuida y garantiza su unión con el hombre, mediante la elección de su alianza.

Vigila Dios al hombre y controla su vida, para ver quién ama de verdad a Dios, y vive para Dios y es de Dios.

Así se expande la generación de Noé; por sus hijos y los hijos de sus hijos, forman el catálogo de las naciones.

P. Jesús

© copyright