Saltar al contenido

Envío diario nº 5.270- Viernes 25-11-22

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Viernes 25 de Noviembre de 2.022

Tiempo ordinario/34º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 21, 29-33

Observad

29Y les dijo (Jesús a sus discípulos) una parábola: Ved la higuera y todos los árboles; 30cuando echan ya brotes, viéndolos, conocéis por ellos que se acerca el verano. 31Así también vosotros, cuando veáis estas cosas, conoced que está cerca el reino de Dios.32En verdad os digo que no pasará esta generación antes que todo suceda. 33El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

Observad

Los brotes de la higuera están saliendo; tus frutos de amor los vas ofreciendo a Dios. No sabes cómo ni cuándo, pero por tu ejemplo, por tu vida, por tus palabras y obras, muchos reciben la esperanza de tu fe, la Buena Nueva, el Evangelio, que es la Palabra, los brotes de la Higuera, que es Cristo, el que da vida a todos, y por Él, y con Él, ¡alegría!

Observad, mis queridos amigos, mirad cómo Jesús nos amó tanto, que fue el brote primero de esta maravillosa Iglesia, la Católica. ¡Somos de Cristo, somos Cristianos!, ¡somos Católicos!

Observad a Cristo, seguid a Cristo, mirad a Cristo, y disfrutad de vuestra fe en Dios, con Dios, que os da, os regala su Amor, a manos llenas, y te lo entrega en pleno corazón, llegándote por todos los sentidos, que lo reconocen como a quien es: ¡Dios!

Disfruta de la fe, ¡vive la fe!, propaga la fe con tu esperanza y todas tus obras y palabras, dadas, hechas, pronunciadas por amor, ¡amor a Jesús!, ¡a Dios Uno y Trino!, al que siendo Dios fue el Niño Jesús, y es Cristo Rey.

Observa que ha llegado el tiempo, ya llegó la resurrección de los muertos, resucitando Dios, Jesús, el primero, el primero de muchos que todo lo hacen bien para el Sumo Bien.

Observa cómo tu fe te lleva por caminos de alegría, de la dicha de los santos. ¡Santo! ¡Santa!

Observa y mira, y ve que todos los que murieron y mueren después de Cristo, por Cristo, con Jesús, el Dios Hijo, resucitan a la Gloria del Padre.

Tienes una Casa, un Hogar celestial, que te pertenece porque Cristo te lo da. Acepta tu regalo, y viviendo, haz obras de fe, con caridad, llenando de esperanza a todos, de la esperanza de que Dios te ama, los ama.

En este mundo se necesita del Amor de Dios.

Observad, ¿qué necesita el mundo?, ¿qué necesitas tú?… El Amor con que Dios los ama, con que Dios te ama.

Disfruta del Amor de Dios y propágalo, propagando el Evangelio de tu fe.

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 1.392

.-Decide ser feliz, como lo decidió la Virgen, Madre de Dios, y vivió para servirle a Él y no a nadie más.

P. Jesús

© copyright

Santa Catalina de Alejandría, Mártir

Natural de Alejandría fue una mujer de noble cuna que estudió filosofía. Se convirtió al cristianismo inspirada por un sueño de un ermitaño. Después, convirtió a la esposa del emperador Majencio, a un oficial y a doscientos soldados. En venganza, el emperador reunió a cincuenta eruditos paganos y la retó a un debate religioso. Después de una larga y acalorada discusión, las palabras de Catalina indujeron a los cincuenta eruditos a convertirse. Majencio ordenó que la ataran a un potro, que la despedazó enseguida. Después fue decapitada. Es patrona de la elocuencia, los filósofos, los predicadores, las solteras, las hilanderas y los estudiantes.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Santa Catalina de Alejandría, Mártir

Santos y Santas hay como Santa Catalina de Alejandría, que fue mártir por su fe; que Dios se la concedió por el estudio y su inteligencia, y ella, en especial, fue causa e instrumento de Dios para convertir a sus contrarios. Las grandes obras que Dios hace con algunos santos, también a algunos de ellos y según el tiempo en que viven de la historia, deben dar su vida a cambio de su fe, y eso hizo Santa Catalina de Alejandría, mártir; sea por siempre recordada esta gran mujer, que la Santa Madre Iglesia declaró y es Santa.

P. Jesús

© copyright