Saltar al contenido

Evangelio de hoy

Envío diario nº 4.681- Viernes 16-4-21

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Viernes 16 de Abril de 2.021

Tiempo Pascual 2º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 6, 1-15

Multiplicación de los panes

1Después de esto partió Jesús al otro lado del mar de Galilea, de Tiberíades, 2y le seguía una gran muchedumbre, porque veían los milagros que hacía con los enfermos. 3Subió Jesús a un monte y se sentó con sus discípulos.

4Estaba cercana la Pascua, la fiesta de los judíos. 5Levantando, pues, los ojos Jesús y contemplando la gran muchedumbre que venía a Él, dijo a Felipe: ¿Dónde compraremos pan para dar de comer a éstos? 6Esto lo decía para probarle, porque Él bien sabía lo que había de hacer. 7Contestó Felipe: Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno reciba un pedacito. 8Díjole uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro: 9Hay aquí un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero esto, ¿qué es para tantos? 10Díjole Jesús: Mandad que se acomoden. Había en aquel sitio mucha hierba verde. Se acomodaron, pues, los hombres, en número de unos cinco mil. 11Tomó entonces Jesús los panes, y, dando gracias, dio a los que estaban recostados, e igualmente de los peces, cuanto quisieron. 12Así que se saciaron, dijo a los discípulos: Recoged los pedazos que han sobrado, para que no se pierdan. 13Los recogieron, y llenaron doce cestos de fragmentos que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido. 14Los hombres viendo el milagro que había hecho, decían: Verdaderamente éste es el Profeta que ha de venir al mundo. 15Y Jesús, conociendo que iban a venir para arrebatarle y hacerle rey, se retiró otra vez al monte Él solo.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

Multiplicación de los panes

Le seguían por los milagros que hacía. Y hoy en día muchos le siguen por los milagros que sigue derramando Dios al mundo, a través y con su Madre bendita, María.

Dios no quiere comprarte, Dios te ama y te lo demuestra dando milagros al mundo a través de Su Madre, pero tú, que aceptas esos milagros que de Dios recibes: ¿Lo amas? ¿O sólo quieres que Dios te solucione las cosas?….

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 800

.-La palabra de Dios es viva y te hace cambiar. Lee su Palabra, medita y cambia.

P. Jesús

© copyright

Santa Bernadette Soubirous

Santa Marie Bernard –Bernardette– Soubirous nació el 7 de enero, de 1844, en el pueblo de Lourdes, Francia. Era la mayor de varios hermanos. Sus padres vivían en un sótano húmedo y miserable, y el papá tenía por oficio botar la basura del hospital.

Desde pequeña, Bernardita tuvo una salud bien delicada a causa de la falta de alimentación suficiente, y del estado lamentablemente pobre de la habitación donde moraba. En los primeros años sufrió la enfermedad de cólera que la dejó sumamente debilitada. Luego, a causa también del clima terriblemente frío en invierno, la santa adquirió desde los diez años la enfermedad del asma.

Tiempo después de las apariciones, Bernardita fue admitida en la Comunidad de Hijas de la Caridad de Nevers. En julio de 1866 comenzó su noviciado y el 22 de septiembre de 1878 pronunció sus votos, falleció unos meses después, el día 16 de Abril de 1879.

Asimismo, la vida de la jovencita, después de las apariciones estuvo llena de enfermedades, penalidades y humillaciones, pero con todo esto fue adquiriendo un grado de santidad tan grande que se ganó enorme premio para el cielo.

En sus primeros años con las monjas, la Santa jovencita sufrió mucho, no solo por su mala salud, sino también a causa que la Madre superiora del lugar que no creía en sus enfermedades, inclusive decía que cojeaba de su pierna, no por el tumor que tenía, sino para llamar la atención.

En su comunidad, la santa se dedicó a ser enfermera y sacristana, y más tarde, por nueve años estuvo sufriendo una dolorosa enfermedad. Al llegarle los agudos ataques exclamaba: “Lo que le pido a Nuestro Señor no es que me conceda la salud, sino que me conceda valor y fortaleza para soportar con paciencia mi enfermedad. Para cumplir lo que recomendó la Sma. Virgen, ofrezco mis sufrimientos como penitencia por la conversión de los pecadores”.

Cuando ya le faltaba poco para morir, llegó un Obispo a visitarla y le dijo que iba camino de Roma, que le escribiera una carta al Santo Padre para que le enviara una bendición, y que él la llevaría personalmente. Bernardita, con mano temblorosa, escribe: “Santo Padre, qué atrevimiento, que yo una pobre hermanita le escriba al Sumo Pontífice. Pero el Sr. Obispo me ha mandado que lo haga. Le pido una bendición especial para esta pobre enferma”. A regreso del viaje, el Obispo le trajo una bendición especialísima del Papa y un crucifijo de plata que le enviaba de regalo el Santo Padre.

El 16 de abril de 1879, estando muy mal de salud y teniendo a penas 35 años, exclamó emocionada: “Yo vi la Virgen. Sí, la vi, la vi ¡Que hermosa era!” Y después de unos momentos de silencio dijo emocionada: “Ruega Señora por esta pobre pecadora”, y apretando el crucifijo sobre su corazón se quedó muerta..

A los funerales de Santa Bernardita asistió una muchedumbre inmensa. Y ella empezó a conseguir milagros de Dios en favor de los que le pedían su ayuda. 30 años más tarde, su cadáver fue exhumado, y hallado en perfecto estado de conservación, unos años después, poco antes de su beatificación, efectuada el 12 de Junio de 1925, se realizó un segundo reconocimiento del cuerpo, el cual seguía intacto.

Santa Bernadette fue canonizada el 8 de Diciembre de 1933. Su cuerpo incorrupto todavía puede verse en el Convento de Nevers, dentro de un féretro de cristal. La festividad de la Santa se celebra el 16 de Abril.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Santa Bernadette Soubirous

Santa Bernadette Soubirous, alma bella, que eligió la misma Madre de Dios para que fuera su interlocutora, y con ella, la Virgen, por Gracia de Dios, hizo salir agua de la Gruta de Lourdes; agua, que muchas bendiciones y regalos de Dios, por petición de su Madre, da la Divina Trinidad a muchos para sanarse, para recuperar su fe o verla por primera vez. El agua limpia y fortalece la vida.

Si estás enfermo, si te encuentras mal, si necesitas fortalecer tu fe, bebe el agua de Lourdes y pide que la Virgen interceda por ti a Dios Omnipotente. Muchos milagros, aún hoy son derramados por Dios.

P. Jesús

© copyright

Envío diario nº 4.680- Jueves 15-4-21

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Jueves 15 de Abril de 2.021

Tiempo Pascual 2º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 3, 31-36

El que cree en el Hijo posee la vida eterna

(Dijo Jesús a Nicodemo): 31El que viene de arriba está sobre todos. El que procede de la tierra es terreno y habla de la tierra; el que viene del cielo, 32da testimonio de lo que ha visto y oído, pero su testimonio nadie lo recibe. 33Quien recibe su testimonio pone su sello atestiguando que Dios es veraz. 34Porque aquel a quien Dios ha enviado habla palabras de Dios, pues Dios no le dio el Espíritu con medida. 35El Padre ama al Hijo y ha puesto en su mano todas las cosas. 36El que cree en el Hijo tiene la vida eterna; el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que está sobre él la cólera de Dios.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

El que cree en el Hijo posee la vida eterna

¿Qué es eso de la ira de Dios?

Nadie puede sentir ira si antes no se le ha dañado. ¿Es que nosotros dañamos a Dios Padre? ¡Sí! Porque Dios Padre amó tanto al mundo que entregó a su Hijo, por lo mucho que nos ama a ti y a mí. Y tú, ¿qué haces con Dios mismo, con el Hijo de Dios? En vez de estarle agradecido, agradecida, te burlas de todo su amor, lo desprecias, prefiriendo los goces de la tierra que con Él, con Dios, también los tendrías, pero quieres demostrar tu libertad, buscando los goces por ti mismo, y no a través de Cristo que es la muestra del amor con que Dios Padre te ama.

¿Tiene derecho Dios Padre a sentir ira por tu desprecio?

Él, cogiendo a su Hijo, al Amado, le dió cuerpo humano y, degradando lo divino por amor a la criatura, puso a su Hijo, Dios, a la altura misma, con su cuerpo, de la criatura que formó en Adán.

Dios parece que se volvió loco… ¿Darnos a su Hijo, a Sí mismo, para que lo matáramos a golpes y crucificándolo? ¿Qué podemos esperar de una conducta que parece tan altruista, si fuera sólo humana, pero al ser Divina, es una conducta de Amor Verdadero?

Realmente no parece que Dios Padre sea muy sensato. Lo sensato es dejarnos tirados. ¿Por qué molestarse por nosotros, generación de Adán y Eva?

Y…¿Qué padre no muere de amor por sus hijos? Y todo y siendo malos, amamos a nuestros hijos, pues…

Generación perversa y depravada, en vosotros caerá la ira del Padre Dios. ¿Será injusto? Vino su Hijo al mundo y… ¿le haces caso? Ah, claro, estás pendiente de disfrutar de tu vida.

Si tú dieras a tu hijo para un negocio mundano, si lo pusieras de gerente de una empresa, y los trabajadores, aprovechando tu ausencia, llegaran a matarlo para “el bien de la empresa”… ¿Perseguiría la ira del padre tamaña injusticia?

Los judíos deben reconocer a Cristo como su Rey, porque Jesús es el Mesías.

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 799

.-Desear conocer a Dios, y conociéndolo por su Palabra, aparta de la maldad y llena el alma y el corazón de santidad.

P. Jesús

© copyright

Envío diario nº 4.679- Miércoles 14-4-21

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Miércoles 14 de Abril de 2.021

Tiempo Pascual 2º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 3, 16-21

Sálvate con Jesús, Dios

(Dijo Jesús a Nicodemo): 16Porque tanto amó Dios al mundo, que le dio su unigénito Hijo, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga la vida eterna; 17pues Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para que juzgue al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él. 18El que cree en Él no es juzgado; el que no cree, ya está juzgado, porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 19Y el juicio consiste en que vino la luz al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 20Porque todo el que obra mal, aborrece la luz, y no viene a la luz por que sus obras no sean reprendidas. 21Pero el que obra la verdad viene a la luz, para que sus obras sean manifestadas, pues están hechas en Dios.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

Sálvate con Jesús, Dios

Llénate de fe y de alegría de vivir; ¡vive! y vive bien, sabiendo que eres salvado por Jesús.

Aprende este nombre: Jesús; ¡ámalo! y siéntelo tuyo, ¡tu escudo!, tu alegría!, porque es Dios que lleva este nombre: ¡Jesús!

¡Amados de Dios!, no estáis solos, Jesús vive, ¡resucitó!

Tu fe te salvará, por las obras de Jesús, Dios.

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 798

.-Amistad con Dios, con Jesús, saberse los evangelios leyéndolos como aquel que lee la vida del Amado.  

P. Jesús

© copyright

Santa Liduvina

Santa Liduvina es la Patrona de los enfermos crónicos, quienes ofrecen su sufrimiento para la remisión de sus pecados y la conversión de los pecadores. Nació en Schiedam, Holanda, en 1380. Su familia era sumamente piadosa y a la niña le encantaba recoger regalos para llevarlos a gentes muy necesitadas.

A la edad de 15 años sufrió un terrible accidente que le dañó severamente la columna vertebral y la postró en cama casi paralizada. Su estado de salud empeoraba cada día, con continuos vómitos, jaquecas, fiebre intermitente y dolores por todo el cuerpo. La santa sufría mucho a causa de estos tormentos; se entristecía cada vez que escuchaba jugar y reír a sus compañeros, y se preguntaba porque Dios había permitido que padeciese tan duro martirio.

Sin embargo, un día, conoció al Padre Pott, nuevo párroco de la parroquia que estaba cercana a su casa. Este virtuoso sacerdote le recordó que «Dios al árbol que más lo quiere más lo poda, para que produzca mayor fruto y a los hijos que más ama más los hace sufrir». Y luego colocó en frente de la cama de la santa un crucifijo, pidiéndole que de vez en cuando mirara a Jesús crucificado y se comparara con El y pensara que si Cristo sufrió tanto, debe ser que el sufrimiento lleva a la santidad.

Al principio la joven se negaba a seguir el consejo del sacerdote; pero pronto empezó a mirar al Cristo y a meditar en sus heridas, en sus angustias y dolores y a meditar en su Santísima Pasión y este recuerdo de los sufrimientos de Jesús le produjo un cambio total en su modo de pensar y de sufrir: pidió a Jesús que le diera valor y amor para sufrir como Él por la conversión de los pecadores, y la salvación de las almas. Descubrió que su «vocación» era ofrecer sus padecimientos por la conversión de los pecadores. Y para ello se dedicó a meditar fuertemente en la Pasión y Muerte de Jesús.

La enfermedad fue invadiendo todo su cuerpo; pero nadie la veía triste o desanimada, sino todo lo contrario: feliz por lograr sufrir por amor a Cristo y por la conversión de los pecadores. Pasó 38 años de su vida paralizada, sin comer o beber algo pues sólo se alimentaba con la Sagrada Comunión que recibía a diario.

La santa además recibió de Dios los dones de anunciar el futuro a muchas personas y de curar a numerosos enfermos, orando por ellos, y a los 12 años de estar enferma y sufriendo, empezó a tener éxtasis y visiones.

En los últimos siete meses, la santa no podía conciliar ya el sueño a causa de sus tremendos dolores, pero nunca dejó de elevar su oración a Dios, uniendo sus sufrimientos a los padecimientos de Cristo en la Cruz.

El 14 de abril de 1433, día de Pascua de Resurrección poco antes de las tres de la tarde, pasó santamente a la eternidad. Antes de morir, pidió que su casa se convirtiera en hospital para pobres.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Santa Liduvina

Santa Liduvina, te amo en Dios, porque sufriste tanto y tantos años, que muchos demonios aún hoy te odian al recordarte sufriendo y alcanzando victorias para Dios, Jesús de Nazaret, que te enseñó a padecer y compartió contigo tu gruesa cruz, que la ofreciste toda a Dios.

Dios permite el mal y saca siempre un bien de todo mal que hay en el mundo, gracias a las almas santas. Tú, tú que me lees, puedes hacer que todo mal que padeces y recibes, sea un bien, aceptándolo y no devolviendo mal por mal, sino sufriendo con paciencia y caridad; esto es la verdadera santidad.

¡Sé santo con estos dolores, con estos males que padeces! ¡Aprovéchalos para que te hagan un bien, y hagan bien a otros! Tú puedes, con Dios, puedes convertir tu mal en bien. Amén.

P. Jesús

© copyright

La Biblia
Las esposas hititas de Esaú
Génesis 26, 34-35

Capítulo 26

34 Cuando Esaú cumplió cuarenta años, se casó con Judit, hija de Beerí, el hitita, y con Basmat, hija de Elón, el hitita.
35 Ellas fueron una fuente de amargura para Isaac y Rebeca.

Meditación:

Las esposas hititas de Esaú

Isaac, el amado de Dios, el que recibió tantas bendiciones del Altísimo, sufrió por las mujeres de su hijo Esaú, que eligió para unirse, para tener descendencia, a dos mujeres, hijas de dos hititas. Era tan importante la descendencia en aquel entonces, para poblar la tierra, que los hombres tenían varias mujeres para así tener más hijos. Hoy los hombres se acuestan con varias mujeres y ni las hacen esposas, las usan y las abandonan, abandonando con ellas a los hijos que engendran y que muchos son abortados por esas mujeres usadas, no en concubinato, ni como esposas, sino como placer de unas horas. Muchas mujeres no saben hacerse respetar como personas, piensan que el fornicar es un acto natural en los hombres, y no es así, en los hombres su natural es querer tener descendencia, querer dejar hijos que hereden de él su fe, su sabiduría y sus bienes, este es el deseo de un hombre que es persona, y no la fornicación, la fornicación es una desviación de lo natural; lo natural es tener hijos, y para tenerlos hay que hacerlos con el acto sexual, y algunos hombres se han quedado sólo con el deseo del placer de engendrar y no con la responsabilidad del acto de engendrar, que es el acto sexual, pero esto no quiere decir que lo natural sea la fornicación, sino que lo natural es la engendración, el perpetuar la especie, la vida del hombre sobre la tierra.

P. Jesús

© copyright