Saltar al contenido

Evangelio de hoy

Envío diario nº 4.596- Jueves 21-1-21

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Jueves 21 de Enero de 2.021

Tiempo Ordinario/2º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 3, 7-12

Descansa

7Se retiró Jesús con sus discípulos hacia el mar, y una numerosa muchedumbre de Galilea, de Judea, 8de Jerusalén, de Idumea, de Transjordania y de los alrededores de Tiro y de Sidón, una muchedumbre grande, oyendo lo que hacía, acudía a Él. 9Dijo a sus discípulos que le preparasen una barca, a causa de la muchedumbre, para que ésta no le oprimiese, 10pues curaba a muchos, y cuantos padecían algún mal se echaban sobre Él para tocarle. 11Los espíritus impuros, al verle, se arrojaban ante Él y gritaban, diciendo: Tú eres el Hijo de Dios. 12Él, insistentemente, les reprendía para que no le diesen a conocer.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

Descansa

Un cristiano, tú, que eres católico, pues puedes vivir bien, ¡tienes el Cielo ganado!; Dios, Jesús, te lo da, si quieres, si crees en Él, en que es Dios y se dejó matar y murió en la Cruz por ti, sí, por ti; entonces, te digo que sí, que puedes descansar de tu fatiga, porque tu esperanza está viva; hay un Cielo que te espera, en donde vivirás eternamente la felicidad. ¡Eso ya lo tienes!, nadie te lo puede quitar, porque es Dios mismo, Jesús, Dios Hijo, quien por obedecer a la voluntad de Dios Padre, te lo da, sí, a ti, a ti te lo ha dado; estás bautizado y tienes las de ganar, aunque ahora estés perdiendo tus sueños humanos, o sufras de enfermedad, de dolor; tú tienes el Cielo ganado, tu futuro está seguro, nadie te lo puede quitar, porque sólo lo da Dios, y si estás bautizado, ya es tuyo, sólo tienes que ir a confesar tus pecados y llevar una vida recta, como Dios la llevó en la tierra, una vida de servicio y oración; porque para descansar bien y mejor, tienes que orar mucho, y Dios mandará a sus ángeles a aliviarte y a guardarte para este futuro ¡que es tuyo!, la vida eterna en el Cielo, que es lo que te espera y Dios te lo da. Eso lo tienes ganado, ahora sólo tienes que vivir una vida en paz, y esto, una buena parte, te ganas tu mismo esta paz. Vive la alegría de saber que tu futuro ya lo tienes bien, ya sabes cómo terminará todo, ¡en el Cielo!

Piénsalo, piensa que tienes una herencia que seguro cobrarás, y que por el resto de la eternidad, vivirás en la Alegría Celestial; sólo si es que tienes algún problema, es ahora y aquí, y esto se soluciona haciendo siempre el bien a todos, y cumpliendo con tu deber, y disfrutando de tu fe; tú, tú eres uno de los salvados, ¡que lo sepas!; empieza a disfrutar de tu realidad, la VIDA ETERNA EN EL CIELO. ¡Olééé!

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 716

.-Al final no sonaron las campanas a boda, y la lujuria fue vencida por la cordura de un corazón valiente; el de preferir la paz a la pasión ilícita.

P. Jesús

© copyright

Santa Inés, Virgen y Mártir

Considerada en la Iglesia como patrona de la pureza, es una de las más populares santas cristianas, y su nombre está incluido en el canon de la misa. Debido a sus riquezas y hermosura, la santa –a la edad de trece años- fue pretendida por varios jóvenes de las principales familias romanas; sin embargo, la joven había consagrado su virginidad al Señor Jesús.

Ante esta negativa, sus pretendientes la denunciaron como cristiana al gobernador, quien utilizó halagos y amenazas para persuadirla, pero todo fue en vano, pues Inés se mantuvo firme en su decisión. Al ver esto, el gobernador la envió a una casa de prostitución, donde acudieron muchos jóvenes licenciosos pero que no se atrevieron a acercársele, pues se llenaron de terror y espanto al ser observados por la santa. El gobernador enfurecido la condenó a ser decapitada. El cuerpo de la santa fue sepultado a corta distancia de Roma, junto a la Vía Nomentana.

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Santa Inés, Virgen y Mártir

Hay santos que, por sus circunstancias de vida, tienen una historia conmovedora y dan un ejemplo tal de su fe, que arrastra a la oración por ella, como sucede con la vida de Santa Inés, virgen y mártir, que demuestra con su biografía toda la belleza de su pureza. Es sin duda una hija de María; porque quien diga amar a María y tenerla por madre suya y, no viva la pureza, no es amor verdadero lo que siente por Ella, por la Madre de Dios.

P. Jesús

© copyright

Envío diario nº 4.595- Miércoles 20-1-21

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Miércoles 20 de Enero de 2.021

Tiempo Ordinario/2º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 3, 1-6

Vigilan a Dios

1Entró (Jesús) de nuevo en la sinagoga, donde había un hombre con una mano seca, 2y le observaban a ver si le curaba en sábado, para poder acusarle. 3Y dice al hombre de la mano seca: Levántate y sal al medio. 4Y les dice: ¿Es lícito en sábado hacer bien o mal, salvar una vida o matarla? Y ellos callaban. 5Y dirigiéndoles una mirada airada, entristecido por la dureza de su corazón, dice al hombre: Extiende tu mano. La extendió y fuele restituida la mano. 6Saliendo los fariseos luego se concertaron con los herodianos contra Él para perderle.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

Vigilan a Dios

Pero a Dios no le importa que le vigilen, es más, mira todo lo que ha creado, todo está expuesto a la vista o al discernimiento.

¿En qué se diferencia la alegría cristiana de la euforia mundana?; los mundanos, cuando las cosas no les salen como quieren, ¡se enfadan!, y muuucho; ya lo creo, son capaces de hacer cualquier cosa para salirse con la suya, y en eso de cualquier cosa, está HACER EL MAL. En cambio, los cristianos no viven obsesionados en sus deseos, tienen sus buenos deseos, ¡claro que sí!, son humanos, pero sus ojos ven todo lo que hay, y no sólo lo que quieren; es decir, un cristiano es realista, y lo primero en el cristiano, es saber la historia, el pasado, la vida de Cristo en la tierra, los hechos de Dios en el mundo; porque la historia es historia, los deseos sólo son sueños que la mente humana realiza con el pensamiento, pero pueden ser o pueden no ser, porque aún no son historia. Hay que saber la historia, y debes leer la Sagrada Biblia, esto es muy importante para que sepas que hay muchos sueños que se cumplen; sobre todo los sueños del pueblo de Dios, sus deseos de tener mejor vida, y Dios los lleva por la tierra, pasando el tiempo, y los perfecciona con las circunstancias, sobre todo las adversas, para que oren más y mejor, porque en la oración está la oportunidad de conseguir hacer los sueños realidad; porque todo lo ha hecho Dios, y todo lo bueno, incluso rezar, es Dios quien te empuja a ello; y para todo lo bueno, siempre es igual, es Dios quien lo hace, quien te lo da, pero, ¡cuenta con el tiempo!, quiero decir, que debes saber esperar, confiar en Dios y apartarte del mal y de los malos. A veces hay quien no recibe, porque los malos no le dejan recibir el bien que Dios quiere darle. Hoy te hablo de la alegría cristiana, que también es del catecismo, sí. El cristiano es alegre, porque tiene futuro, porque pase lo que pase aquí y ahora, Dios puede cambiarlo, si pide con fe, si se aparta del mal y los malos, y si hace el bien y lo bueno, dejando todo el tiempo en manos de Dios; y no hay mejores manos para tu futuro; sí o sí, te espera el Cielo, si quieres. Así que vive confiado en que al final el éxito será tuyo, por tu fe y las obras de la misma, y mientras vives, en tu vida hay esperanza, porque Dios está contigo, si tú vas a Él, ¡claro!; Dios no se esconde de nadie y quiere a todos, incluso al que odia a Dios, porque hay quien odia a Dios, porque quiere ser servido por Dios, quiere que Dios le dé, ¡ahora, ya!, lo que desea, y si no lo obtiene, porque olvida que en este mundo hay el bien y el mal, se enfada tanto, que odia a Dios; dice que no lo puede ni ver, que no lo quiere ni ver; y los demonios están contentos, ¡ellos sí que están felices de lo malos que son algunos!, pero ¿importa algo la felicidad del que no quiere nunca hacer el bien?, porque, que te quede claro, los demonios, jamás hacen el bien, nunca, nunca, ¡nunca!

Mañana, ven. ¡Hasta mañana, amigo!

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 715

.-La misericordia de Dios es infinita, y cuando te arrepientes de pecar y vas a confesar, te la da.

P. Jesús

© copyright

San Sebastián, Mártir

Sebastián, hijo de familia militar y noble, era oriundo de Narbona, pero se había educado en Milán. Llegó a ser capitán de la primera corte de la guardia pretoriana. Era respetado por todos y apreciado por el emperador, que desconocía su cualidad de cristiano. Cumplía con la disciplina militar, pero no participaba en los sacrificios idolátricos. Además, como buen cristiano, ejercitaba el apostolado entre sus compañeros, visitaba y alentaba a los cristianos encarcelados por causa de Cristo. Esta situación no podía durar mucho, y fue denunciado al emperador Maximino quien lo obligó a escoger entre ser su soldado o seguir a Jesucristo.

El santo escogió la milicia de Cristo; desairado el Emperador, lo amenazó de muerte, pero San Sebastián, convertido en soldado de Cristo por la confirmación, se mantuvo firme en su fe. Enfurecido Maximino, lo condenó a morir asaeteado: los soldados del emperador lo llevaron al estadio, lo desnudaron, lo ataron a un poste y lanzaron sobre él una lluvia de saetas, dándolo por muerto. Sin embargo, sus amigos que estaban al acecho, se acercaron, y al verlo todavía con vida, lo llevaron a casa de una noble cristiana romana, llamada Irene, que lo mantuvo escondido en su casa y le curó las heridas hasta que quedó restablecido.

Sus amigos le aconsejaron que se ausentara de Roma, pero el santo se negó rotundamente pues su corazón ardoroso del amor de Cristo, impedía que él no continuase anunciando a su Señor. Se presentó con valentía ante el Emperador, desconcertado porque lo daba por muerto, y el santo le reprochó con energía su conducta por perseguir a los cristianos. Maximino mandó que lo azotaran hasta morir, y los soldados cumplieron esta vez sin errores la misión y tiraron su cuerpo en un lodazal. Los cristianos lo recogieron y lo enterraron en la Vía Apia, en la célebre catacumba que lleva el nombre de San Sebastián.

El culto a San Sebastián es muy antiguo; es invocado contra la peste y contra los enemigos de la religión, y además es llamado además el Apolo cristiano ya que es uno de los santos más reproducidos por el arte en general.

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Sebastián, Mártir

Morir es consecuencia de la vida, y así tiene que ser nuestra vida a imitación de Cristo; anunciando la Buena Nueva: Dios vino al mundo, el Mesías vino ya a salvarnos y estamos salvados por el Hijo de Dios: Jesús, el carpintero de Nazaret, que estableció su Reino en las almas de los fieles creyentes, que tienen como Él, como Cristo Rey, la resurrección y la vida en el Nuevo Reino de Dios para ti. ¿Quieres vivir para siempre? Sé santo. Puedes, con Dios, puedes, imitando a Cristo puedes, porque siendo como Cristo fue, Dios Padre te cubre con su Poder de Amor y con el Amor de Dios Espíritu Santo; tú puedes aceptar el Amor de Dios y, viviendo de su Amor, amar y en este amar está la plena santidad. ¡sé santo!

Santo es y fue San Sebastián, mártir.

P. Jesús

© copyright

La Biblia
El sacrificio de Isaac
Génesis 22, 1-19

Capítulo 22

1 Después de estos acontecimientos, Dios puso a prueba a Abraham: «¡Abraham!», le dijo. El respondió: «Aquí estoy».

2 Entonces Dios le siguió diciendo: «Toma a tu hijo único, el que tanto amas, a Isaac; ve a la región de Moria, y ofrécelo en holocausto sobre la montaña que yo te indicaré».

3 A la madrugada del día siguiente, Abraham ensilló su asno, tomó consigo a dos de sus servidores y a su hijo Isaac, y después de cortar la leña para el holocausto, se dirigió hacia el lugar que Dios le había indicado.

4 Al tercer día, alzando los ojos, divisó el lugar desde lejos,

5 y dijo a sus servidores: «Quédense aquí con el asno, mientras yo y el muchacho seguimos adelante. Daremos culto a Dios, y después volveremos a reunirnos con ustedes».

6 Abraham recogió la leña para el holocausto y la cargó sobre su hijo Isaac; él, por su parte, tomó en sus manos el fuego y el cuchillo, y siguieron caminando los dos juntos.

7 Isaac rompió el silencio y dijo a su padre Abraham: «¡Padre!». El respondió: «Sí, hijo mío». «Tenemos el fuego y la leña, continuó Isaac, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?».

8 «Dios proveerá el cordero para el holocausto», respondió Abraham. Y siguieron caminando los dos juntos.

9 Cuando llegaron al lugar que Dios le había indicado, Abraham erigió un altar, dispuso la leña, ató a su hijo Isaac, y lo puso sobre el altar encima de la leña.

10 Luego extendió su mano y tomó el cuchillo para inmolar a su hijo.

11 Pero el Angel del Señor lo llamó desde el cielo: «¡Abraham, Abraham!». «Aquí estoy», respondió él.

12 Y el Angel le dijo: «No pongas tu mano sobre el muchacho ni le hagas ningún daño. Ahora sé que temes a Dios, porque no me has negado ni siquiera a tu hijo único».

13 Al levantar la vista, Abraham vio un carnero que tenía los cuernos enredados en una zarza. Entonces fue a tomar el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo.

14 Abraham llamó a ese lugar: «El Señor proveerá», y de allí se origina el siguiente dicho: «En la montaña del Señor se proveerá».

15 Luego el Angel del Señor llamó por segunda vez a Abraham desde el cielo,

16 y le dijo: «Juro por mí mismo –oráculo del Señor–: porque has obrado de esa manera y no me has negado a tu hijo único,

17 yo te colmaré de bendiciones y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar. Tus descendientes conquistarán las ciudades de sus enemigos,

18 y por tu descendencia se bendecirán todas las naciones de la tierra, ya que has obedecido mi voz».

19 Abraham regresó a donde estaban sus servidores. Todos juntos se fueron a Berseba, y Abraham residió allí.

Meditación:

El sacrificio de Isaac

¿Cómo deben de ser los sacrificios agradables a Dios?… Los que más nos duelan. Un sacrificio, si no duele hacerlo, no es sacrificio, sino un acto justo que es un pecado de omisión.

Los sacrificios son, no dar de lo que nos sobra, sino de lo que necesitamos.

Abraham necesitaba de su hijo Isaac, y Dios se lo pide como sacrificio. A muchos padres, Dios les pide como sacrificio el que su hijo sea sacerdote, sea sólo para Dios, para Él. Y se lo niegan muchos…

Y los sacrificios tienen que ser para Dios, no para agradar a otra persona o a un grupo de personas, sino que los sacrificios que valen, son los agradables a Dios, como por ejemplo, tener más hijos, dejar que Dios dé vida a través del matrimonio; este puede ser un sacrificio agradable a Dios, porque a lo mejor, no hay suficiente entrada de dinero para este nuevo hijo, pero Dios, a Abraham, luego le dio un carnero, y Dios puede darte un mejor trabajo, una entrada extra de dinero, el que te sientas mejor para trabajar más; pero antes te probará, como probó a Abrahán: hasta el máximo.

Abraham, a este lugar donde él iba a ofrecer el sacrifico de su único hijo a Dios, lo llamó: “El Señor proveerá”; y el Señor provee siempre, siempre que se obre para Él. Repito, y lee bien: siempre que se obre para Dios, para Él, porque a Dios no se le puede engañar nunca. Dios sabe, y quiere que tú sepas, que si te ganas el Cielo, es por tus obras de amor a Él, porque tú mismo las haces y las ves, y por verlas, luego cuando Dios te premia con el Cielo Eterno, sabes que sí, que puedes ir, que te lo has ganado con tus obras de fe. Aunque el Cielo se gana por los méritos de Jesús, son las obras de la fe las que ponen el sello de tu caridad, de ese nuevo mandamiento que Jesús dió: “Amaos los unos a los otros como yo Dios os he amado”. Y Dios dio su vida por sus amigos y por los enemigos que deseen convertirse y crean en Él. Lo mismo también nuestros sacrificios, tienen que ser para Dios y demostrando nuestro amor, amor de Dios, en y con nuestros hermanos de fe. Y lógicamente no hay que hacer mal a nadie, ¡a nadie!, como jamás Jesús hizo mal a nadie; pero empecemos a sacrificarnos amándonos entre los santos, sirviéndonos entre los santos, lavando los pies a los futuros santos, como hizo Jesús, que lavó los pies a los suyos, y a Judas, que era de los suyos, pero no lavó los pies de los publicanos, sino que amó a los que Dios Padre le había entregado. Vosotros padres, amad a vuestros hijos, incluso a los judas, amadlos y lavadles los pies, luego se arrepentirán, como se arrepintió Judas; hizo mal en suicidarse, pero hizo bien en arrepentirse. Vuestros hijos judas pueden arrepentirse y no suicidarse, porque Dios Espíritu Santo vino al mundo, está en el mundo, es el Amor de Dios en el mundo.

¡Hijos!, a todos los bautizados os lo pido: lavaos los pies unos a otros. Por el hecho de ser bautizados sois de la misma familia, y aunque hay muchos judas que traicionan a Jesús, vosotros lavadles los pies, servidlos, con el sacrificio que cuesta, el sacrificio de amar hasta que duela, y hacedlo todo por Dios, por caridad, y el Señor proveerá. Amén.

P. Jesús

© copyright

Envío diario nº 4.594- Martes 19-1-21

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Martes 19 de Enero de 2.021

Tiempo Ordinario/2º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 2, 23-28

Defensa de los discípulos sobre la observancia del sábado

23Caminando Él (Jesús) a través de las mieses en día de sábado, sus discípulos, mientras iban, comenzaron a arrancar espigas. 24Los fariseos le dijeron: Mira, ¿cómo hacen en sábado lo que no está permitido? 25Y les dijo: ¿Nunca habéis leído lo que hizo David cuando tuvo necesidad y sintió hambre él y los suyos? 26¿Cómo entró en la casa de Dios, bajo el pontífice Abiatar, y comió los panes de la proposición, que no es lícito comer sino a los sacerdotes, y los dio asimismo a los suyos? 27Y añadió: El sábado fue hecho a causa del hombre, y no el hombre para el sábado. 28Y dueño del sábado es el Hijo del hombre.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

Defensa de los discípulos sobre la observancia del sábado

Si tienes hambre, ve, ¡corre!; en la Iglesia hay comida: el Pan de la Eucaristía.

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 714

.-¿Por quién murió el Señor? ¡Por ti! ¡Por ti!… ¡Por ti! Sí.

P. Jesús

© copyright

San José Sebastián Pelczar

Obispo de Przemyśl
Fundador de la Congregación de las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús

José Sebastián Pelczar nació el 17 de enero del 1842 en la pequeña ciudad de Korczyna, cerca de Krosno al pie de los montes Cárpatos. Pasó la niñez en su ciudad natal, creciendo en una atmósfera de fe profunda que sus padres Adalberto Pelczar y Marianna Mięsowicz le inculcaron. Estos, viendo que su hijo tenía aptitudes extraordinarias para el estudio, al terminar los dos años de escuela popular en Korczyna, lo enviaron a Rzeszów para continuar sus estudios.
Ya de estudiante tomó la decisión de entregar su vida al servicio de Dios, como lo expresa en su diario: “Los ideales de la tierra palidecen, el ideal de la vida lo veo en el sacrificio y el ideal del sacrificio en el sacerdocio”. Al terminar el sexto curso, entró al Seminario Menor y en el año 1860 empezó los estudios de teología en el Seminario Mayor de Przemyśl.

Después de la ordenación sacerdotal (17 de julio de 1864), trabajó en la parroquia de Sambor durante año y medio y luego fue enviado a Roma (1866-1868) donde estudió a la vez en dos universidades, Collegium Romanum (hoy Universidad Gregoriana) y en el Instituto de san Apolinar (hoy Universidad Lateranense), donde profundizó sus conocimientos y fortaleció su gran amor a la Iglesia y a su cabeza visible, el Papa. Después, al regresar a su patria, trabajó como profesor en el seminario de Przemysl, y luego durante 22 años en la Universidad Jagelónica de Cracovia. Como profesor y decano de la Facultad de Teología, gozaba de estima y grande fama como hombre culto, buen organizador y amigo de los jóvenes. Como reconocimiento a sus valores, le confiaron la dignidad de Rector del Almae Matris de Cracovia (1882-1883).

Deseando realizar el ideal de “sacerdote y Polaco, que trabaja con devoción por su pueblo”, el sacerdote Pelczar no limitaba su actividad al campo de la ciencia, sino también al trabajo social y caritativo. Fue miembro activo de la Asociación de san Vicente de Paúl y de la Asociación de la Educación Popular. Durante los 16 años que fue presidente de la Asociación de la Educación popular, fundó numerosas salas de lectura y bibliotecas. Esta Asociación promovió numerosas charlas gratis, editó y distribuyó entre el pueblo más de cien mil libros y abrió una escuela para las empleadas del servicio doméstico. En 1891, por iniciativa suya, se creó “La Fraternidad de la Inmaculada Virgen María, Reina de Polonia”, que además de los fines religiosos tenía una dimensión social: se ocupaba de la protección de los artesanos, de los pobres, de los huérfanos y empleadas del servicio doméstico (de las empleadas enfermas y las que no tenían trabajo).

Viendo en los problemas de su tiempo, un signo de la voluntad de Dios , fundó en el año 1894, en Cracovia, la Congregación de las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús, siendo su fin la proclamación del Reino del Amor del Sagrado Corazón de Jesús. Fue su deseo que las Hermanas fueran signo e instrumento de este amor para con las jóvenes, enfermos y todos los que necesitasen cualquier tipo de ayuda.

En el año 1899 fue nombrado Obispo auxiliar y un año mas tarde, después de la muerte del Monseñor Ł. Solecki, fue Obispo de la diócesis de Przemyśl. Durante los 25 años de su ministerio episcopal, se dio a conocer como un valiente pastor, celoso por el bien de las almas a él confiadas.

A pesar de su debilitada salud, Mons. Pelczar seguía desempeñando actividades religiosas y sociales. Para animar a los fieles a mantener y renovar la fe, visitaba frecuentemente las parroquias, se preocupaba además por la dimensión moral e intelectual del clero, dando a la vez ejemplo de una profunda piedad que se expresaba en la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y a la Madre de Dios. Tenía gran devoción al Santísimo Sacramento e invitaba a los fieles a participar en las celebraciones eucarísticas. Gracias a sus diligencias, aumentó el número de nuevas iglesias y capillas, también fueron restaurados muchos templos. No obstante las difíciles circunstancias políticas, realizó tres sínodos diocesanos, organizando en unas normas legislativas diferentes iniciativas, dándoles mayor apoyo y asegurando su estabilidad.

El obispo José Sebastián conocía las necesidades de sus fieles y rodeaba de cuidados a los más pobres de su diócesis. Las guarderías para los niños, los comedores populares para los pobres, los refugios para los que no tenían casa, la preparación en las labores domésticas para las jóvenes, las becas para los seminaristas sin recursos económicos, son algunas de las obras existentes debidas a su iniciativa. Se compadecía de las injusticias sufridas por los trabajadores, y se dedicó con empeño por solucionar algunos problemas de su tiempo como la emigración y el alcoholismo. En sus cartas pastorales, en los artículos publicados y en otros escritos subrayaba la necesidad de respetar estrictamente la enseñanza social del Papa León XIII.

Dotado copiosamente por Dios, no desperdiciaba los talentos recibidos sino que los desarrollaba y multiplicaba. Una de las pruebas de su increíble laboriosidad son sus numerosos escritos que contienen obras teológicas, históricas, libros sobre la ley canónica, manuales, devocionarios, cartas pastorales, charlas y homilías.

Monseñor Pelczar murió la noche del 27 al 28 de marzo de 1924. Quedó en la memoria de la gente como hombre de Dios que, a pesar de los tiempos difíciles que le tocó vivir, cumplió siempre su voluntad. El profesor, P. Antonio Bystrzonowski, discípulo y sucesor del prof. Pelczar en la cátedra universitaria, el día de su entierro dijo: “El difunto Obispo de Przemyśl unía en sí las más bellas cualidades y talentos: un celo apostólico y un espíritu de iniciativa llevado a la práctica con energía. La luz de una gran sabiduría, tal vez más grande por sus virtudes. Monseñor, brillaba como modelo y ejemplo de un trabajo extraordinario unido a un entusiasmo juvenil”.

El 2 de junio del 1991, durante su IV peregrinación a Polonia, el Santo Padre, Juan Pablo II beatificó al Mons. José Sebastián Pelczar en Rzeszów. Las Reliquias del Beato se encuentran en la catedral de Przemyśl. En Cracovia el beato José Sebastián es venerado, de modo especial, en la iglesia de las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús, donde se encuentra la capilla a él dedicada. Su memoria se celebra el 19 de enero.

Fue canonizado por el Papa Juan Pablo II el domingo 18 de mayo de 2003.

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San José Sebastián Pelczar

Amado por Dios, la Santísima Trinidad, un sólo Dios, fue san José Sebastián Pelczar, que fundó, escribió, ayudó; hizo de su vida una obra de Dios.

P. Jesús

© copyright

 PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE
– PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»
– 
CAPITULO SEGUNDO, DIOS AL ENCUENTRO DEL HOMBRE

Artículo 3 LA SAGRADA ESCRITURA

IV. El canon de las Escrituras

122 En efecto, «el fin principal de la economía antigua era preparar la venida de Cristo, redentor universal». «Aunque contienen elementos imperfectos y pasajeros», los libros del Antiguo Testamento dan testimonio de toda la divina pedagogía del amor salvífico de Dios: «Contienen enseñanzas sublimes sobre Dios y una sabiduría salvadora acerca del hombre, encierran tesoros de oración y esconden el misterio de nuestra salvación» (DV 15).

Meditación:

IV. El canon de las Escrituras

Dios da esperanzas al hombre; la virtud de la esperanza está llena de obras de fe en el Antiguo Testamento. Tú, cuando sufras, cuando veas débil tu fe, cuando creas que Dios está lejos de ti, lee el Antiguo Testamento, siéntete Job, o Raquel, y aprende de sus sufrimientos, para el alimento de tu esperanza de fe.

Dios no te abandona, no te tiene abandonado-a, está a tu lado siempre, en espera de tus buenas obras. ¡No obres nunca mal!, ten paciencia, que la paciencia apoye tu fe, y verás deslumbrar al alba, a la Divina Providencia, que como Luz de Amor, alumbrará tu vida de belleza, la belleza de la verdadera libertad, la de hacer el bien siempre, sin mirar a quien, amando a Dios sobre todas las cosas y personas. Amén.

P. Jesús

© copyright