Saltar al contenido

Evangelio de hoy

Envío diario nº 5.332- Jueves 26-1-23

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Jueves 26 de Enero de 2.023

Tiempo ordinario/2º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 4, 21-25

Todo será descubierto

21Decíales (Jesús a la muchedumbre): ¿Acaso se trae la candela para ponerla bajo un celemín o bajo la cama? ¿No es para ponerla sobre el candelero? 22Porque nada hay oculto sino para ser descubierto y no hay nada escondido sino para que venga a la luz. 23Si alguno tiene oídos, que oiga.24Decíales: Prestad atención a lo que oís: Con la medida con que midiereis, se os medirá, y se os añadirá. 25Pues al que tiene se le dará, y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

Todo será descubierto

Descubrirán todos, quién es Dios: Jesús.

Jesús es Dios, que vino al mundo a salvar a todos los hombres.

Todos descubrirán a Jesús, todos sabrán que Jesús es Dios. Todo será descubierto.

P. Jesús
© copyright

—  Consejo nº 1.455  —

.-Hay algunos que te aman y te quieren.

P. Jesús
© copyright

Envío diario nº 5.331- Miércoles 25-1-23

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Miércoles 25 de Enero de 2.023

Tiempo ordinario/2º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 16, 15-18

Aparición a los once

15Y les dijo (Jesús a los Once): Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura. 16El que creyere y fuere bautizado, se salvará; mas el que no creyere, se condenará. 17A los que creyeren les acompañarán estas señales: en mi nombre echarán los demonios, hablarán lenguas nuevas, 18tomarán en las manos las serpientes, y, si bebieren ponzoña, no les dañará; pondrán las manos sobre los enfermos, y estos se encontrarán bien.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

Aparición a los once

¿Crees que Jesús es el Mesías? ¿Crees que Jesús es el hijo de María Virgen y de Dios? ¿Crees que Jesús es el Verbo, el Hijo de Dios que vino al mundo a redimirnos, a salvarnos? ¿Crees que vivió haciendo el bien a todos, que murió y resucitó? ¿Crees que, imitándolo, serás como Dios quiere de ti? ¿Crees que comiendo su Cuerpo y bebiendo su Sangre lo recibes a Él mismo, a Jesús, en Cuerpo y Alma en la Eucaristía? ¿Crees que Jesús entregó las llaves del Cielo al primer Papa, a Pedro? ¿Crees en todo esto? ¿Y cumples con tu fe? ¿Lo intentas? Entonces, no hay más que hablar; tú, tú estás salvado por Jesús, que vino a salvar a todo aquel que cree en Él. ¡Viva!

Vas a resucitar. Sí, de verdad. ¡Como Jesús!

P. Jesús
© copyright

—  Consejo nº 1.454  —

.-Los que no te quieren, no te aman.

P. Jesús
© copyright

Fiesta de la Conversión de San Pablo

Judío de la tribu de Benjamín, Saulo fue enviado por sus padres desde muy joven a Jerusalén, donde se instruyó en la Ley de Moisés con el fariseo Gamaliel. Luego, ingresó a la severa secta de los fariseos, convirtiéndose en un perseguidor y enemigo de Cristo. Lo apasionado de su persecución lo llevó a ofrecerse al sumo sacerdote para ir a Damasco a arrestar a todos los judíos que confesaran a Jesús, pero Dios decidió mostrar su misericordia y paciencia con Saulo y ya cerca de Damasco, una luz del cielo brilló sobre él y sus compañeros, cegándolo por espacio de tres días, tiempo en el que permaneció en casa de un judío llamado Judas, sin comer ni beber.

Por revelación de Cristo, el cristiano Ananías fue al encuentro de Saulo, quien recuperó la vista y se convirtió, accediendo al bautismo y predicando en las sinagogas al Hijo de Dios, con gran asombro de sus oyentes. Así el antiguo perseguidor blasfemo se convirtió en apóstol y fue elegido por Dios, como uno de sus principales instrumentos para la conversión del mundo.

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Fiesta de la Conversión de San Pablo

Cazador de cristianos, ese era Pablo. Dios, que siempre hace lo que quiere, cuando quiere, y como quiere y porque quiere, convirtió a Pablo, lo cegó con su Luz, lo dejó en total oscuridad por tres días y después, por revelación Suya, hizo que uno de los suyos fuera a él; y se convirtió Pablo a la fe, porque la fe la da Dios.

Así que tú, que tienes miedo de este familiar tuyo que va contra ti y tus obras de fe, no temas, porque Dios puede hacerle caer del caballo a él, y que sea más ferviente en la fe que tú. Pide a Dios por esto, porque muchos Pablos sean derribados de su caballo. Si tienes fe, y con ella pides, Dios hará, hace y seguirá haciendo, porque es Dios.

Ten fe.

P. Jesús
© copyright

Envío diario nº 5.330- Martes 24-1-23

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Martes 24 de Enero de 2.023

Tiempo ordinario/2º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 3, 31-35

Réplica de Jesús a los escribas

31Vinieron su madre y sus hermanos (de Jesús), y desde fuera le mandaron a llamar. 32Estaba la muchedumbre sentada en torno de Él, y le dijeron: Ahí fuera están tu madre y tus hermanos, que te buscan. 33Él les respondió: ¿Quién es mi madre y mis hermanos? 34Y, echando una mirada sobre los que estaban sentados en derredor suyo, dijo: He aquí a mi madre y a mis hermanos. 35Quien hiciere la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

Réplica de Jesús a los escribas

Todo el que hace la voluntad de Dios, el Dios mismo que entregó al mundo su Ley, los diez mandamientos, todo aquel que ama y obedece a Dios, es de Dios, es de su familia.

La voluntad firme en la fe y la práctica de esta fe, esto te hace ser de la familia de Dios, amándole, amando a Dios sobre todas las cosas y personas.

Dios ama a todos, y todos los que lo desean, son de la familia de Dios. ¿Estás bautizado?… Cree, ama y conoce a Dios, y bautízate para heredar el Reino de Dios. Eres familia de Dios, no te pierdas el Cielo; acéptalo y comparte tu fe, sirviendo al necesitado, sobre todo, rezando por todos.

Únete al rezo del Santo Rosario, que tantos creyentes rezan a diario, y la Virgen María será una flor en tu vida, en esta vida donde Dios, Jesús, es tu Luz.

P. Jesús
© copyright

—  Consejo nº 1.453  —

.-No sufras en vano.

P. Jesús
© copyright

San Francisco de Sales, Obispo de Ginebra

San Francisco nació en el castillo de Sales, Saboya, el 21 de agosto de 1567, siendo bautizado al día siguiente como Francisco de Buenaventura. Tuvo como patrono y modelo a San Francisco de Asís. A los catorce años, Francisco fue a estudiar a la Universidad de París, donde estudió retórica, filosofía y teología. A los 24 años, obtuvo el doctorado en leyes en Padua y regresó al seno familiar. Fue ordenado sacerdote dos años después, a pesar de la fuerte oposición de su padre. Posteriormente, el santo se ofreció a evangelizar la región de Chablais, donde las condiciones de los habitantes eran deplorables a causa de los constantes ataques de los ejércitos protestantes.

La tarea de Francisco no fue fácil, y en los primeros años, el fruto del trabajo misionero era muy escaso. Sin embargo, gracias a su paciencia y su humildad, poco a poco el santo consiguió abundantes números de conversiones, restableciendo nuevamente la fe católica en la provincia. En 1602, Francisco fue elegido como Obispo de Granier. Dos años después, el santo conoció a Santa Juana Francisca de Chantal, y el resultado del encuentro de los dos santos fue la fundación de la Congregación de la Visitación. Alrededor de 1622, el santo fallece, luego de meses de agonía y sufrimiento.

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Francisco de Sales, Obispo de Ginebra

Cuando dos santos se ayudan, es cuando dos rezan a Dios por una misma misión; y Dios no niega nada a los santos: nada. Haz la prueba, como lo hicieron tantos, como lo hizo san Francisco de Sales, obispo de Ginebra.

Y si tú eres casado, haz la prueba con tu cónyuge, que como tú quiere la santidad; entonces, unidos los dos a una y más por el sacramento matrimonial, por la oración de ambos a Dios, no os negará nada, ¡nada!, para apoyar vuestras obras y misión de santidad: Iglesia doméstica.

P. Jesús
© copyright