Saltar al contenido

Home

Síguenos:

 

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

Envío diario nº 4.504- Miércoles 21-10-20

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Miércoles 21 de Octubre de 2.020

Tiempo Ordinario/29º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 12, 39-48

¿Cuándo regresará Jesús?

(Dijo Jesús a sus discípulos): 39Vosotros sabéis bien que, si el amo de casa conociera a qué hora habría de venir el ladrón, velaría y no dejaría horadar su casa. 40Estad, pues, prontos, porque a la hora que menos penséis vendrá el Hijo del hombre. 41Dijo Pedro: Señor, ¿es a nosotros a quienes dices esta parábola o a todos? 42El Señor contestó: ¿Quién es, pues, el administrador fiel, prudente, a quien pondrá el amo sobre su servidumbre para distribuirle la ración de trigo a su tiempo? 43Dichoso ese siervo a quien el amo, al llegar, le hallare haciendo así. 44En verdad os digo que le pondrá sobre todos sus bienes. 45Pero si ese siervo dijese en su corazón: Mi amo tarda en venir, y comenzase a golpear a siervos y siervas, a comer, y beber, y embriagarse, 46llegará el amo de ese siervo el día que menos lo espere y a la hora que no sabe, y le mandará azotar y le pondrá entre los infieles. 47Ese siervo que, conociendo la voluntad de su amo, no se preparó ni hizo conforme a ella, recibirá muchos azotes. 48El que, no conociéndola, hace cosas dignas de azotes, recibirá pocos. A quien mucho se le da, mucho se le reclamará, y a quien mucho se le ha entregado, mucho se le pedirá.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

¿Cuándo regresará Jesús?

A la hora menos pensada, regresará Jesús, ¡Aleluya!

Todos estad atentos a la llegada de Cristo, que anunciará el fin del mundo, que recibirá a los suyos y los llevará, con sus Ángeles, al Paraíso donde nos quiso siempre Dios Uno y Trino, para envolvernos en sus Amores, y darnos la alegría eterna de vivir en la Belleza del amor de un Dios que nos ama infinitamente, tanto, que Él mismo, en la persona de Dios Hijo, se creó cuerpo humano, para recuperarnos, para salvar a las personas de los pecados que cometen por ser tentados, por la debilidad de ser humanos, sellados por el pecado original.

Dios sufre cuando pecas, porque no quiere que te pierdas el Cielo, ese Cielo Eterno, y no sólo esto, sino que no quiere que además vayas eternamente al Infierno. Comprende a Dios, comprende su amor verdadero, que le llevó a venir aquí y morir por ti, para que tú, creyendo en él, en su Nombre, Jesús, pidas perdón de tus pecados, delante de un sacerdote católico, que lo representa y que ata o desata lo que tú libremente pides perdón o te lo callas.

¡Habla en confesión!, no te dejes nada por pedir perdón, porque de todo lo que te perdonen, eso ni lo recordarás delante del Juez, pero de lo que no pidas perdón, eso tendrás que rendir cuentas, y pagarás hasta lo que debes; si no vas al Infierno, pagarás tu dolor en el Purgatorio, pero sufrirás. ¡No quieras sufrir!, ¡no quieras pecar!, vive una vida de santidad; sé bueno, haz el bien en todo y a todos. No juzgues y confiesa asiduamente tus pecados y faltas, para que se aumente tu fe, para que la Gracia de Dios trabaje, más y mejor para ti. Pide perdón siempre por tus pecados pasados, y acuérdate de pedir perdón por tus pecados de omisión, ¡que seguro que tienes!

Hazte humilde y Dios te pondrá en los primeros lugares en la Eternidad Celestial, para que disfrutes más y mejor de la potencia de su Amor, de la eternidad de su bondad.

Ama y pide perdón.

Dios te ama y te perdona; ¡pídeselo!

P. Jesús
© copyright

Consejo nº 625

.-Todo lo bueno-a que fuiste, quedó en el recuerdo de algún diario escrito anteriormente, porque en las redacciones de hoy todo es querer y querer, nada de dar, sino todo para poseer. 

P. Jesús

© copyright

Santa Úrsula, Mártir

Según un relato cincelado en una lápida de Colonia, en el siglo IV fue martirizado un grupo de doncellas cristianas. Cuatrocientos años después, los relatos sobre esas mujeres dieron lugar a esta leyenda. Úrsula, hija de un rey inglés, era cristiana, y se había fijado la fecha de su boda con un príncipe pagano. Para posponer las nupcias, abordó un barco junto con sus damas de compañía y emprendió una peregrinación a Roma.

En Colonia, ella y sus doncellas fueron atacadas por los hunos. Úrsula rechazó la propuesta de matrimonio del cabecilla de los bárbaros y todas fueron asesinadas. Es patrona de las jóvenes y colegialas.

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Santa Úrsula, Mártir

Santa Úrsula, mártir, dama santa y bella, mujer cristiana que vivió la fe hasta las últimas consecuencias. Encomiéndate a ella para defender tu fe, tu pureza, virginidad y libertad en el bien. Amén.

P. Jesús

© copyright

La Biblia
La campaña de los cuatro reyes
Génesis 14, 1-24

Capítulo 14

1 En tiempos de Amrafel, rey de Senaar, de Arioc, rey de Elasar, de Quedorlaomer, rey de Elam, y de Tidal, rey de Goím,
2 estos hicieron la guerra contra Berá, rey de Sodoma, Birsá, rey de Gomorra, Sinab, rey de Admá, Zeméber, rey de Seboím, y contra el rey de Belá, es decir, de Soar.
3 Todos ellos se concentraron en el valle de Sidím, que ahora es el mar de la Sal.
4 Durante doce años, habían estado sometidos a Quedorlaomer, pero al decimotercer año se rebelaron.
5 Y en el decimocuarto año, Quedorlaomer y los reyes que los acompañaban llegaron y derrotaron a los refaítas en Asterot Carnaim, a los zuzíes en Ham, a los emíes en la llanura de Quiriataim,
6 y a los hurritas en las montañas de Seír, cerca de El Parán, en el límite con el desierto.
7 Luego dieron vuelta hasta En Mispat –actualmente Cades– y sometieron todo el territorio de los amalecitas, y también a los amorreos que habitaban en Hasasón Tamar.
8 Entonces el rey de Sodoma, el rey de Gomorra, el rey de Admá, el rey de Seboím, y el rey de Belá –o Soar– avanzaron y presentaron batalla en el valle de Sidím
9 a Quedorlaomer, rey de Elam, a Tidal, rey de Goím, a Amrafel, rey de Senaar, y a Arioc, rey de Elasar. Eran cuatro reyes contra cinco.
10 El valle de Sidím estaba lleno de pozos de asfalto. Al huir, los reyes de Sodoma y Gomorra cayeron en ellos, mientras ya los demás escaparon a las montañas.
11 Los invasores se apoderaron de todos los bienes de Sodoma y Gomorra, y también de sus víveres. Y cuando partieron,
12 se llevaron a Lot, el sobrino de Abram con toda su hacienda, porque él vivía entonces en Sodoma.
El rescate de Lot
13 Un fugitivo llevó la noticia a Abram, el hebreo, que estaba acampado en el encinar de Mamré, el amorreo, hermano de Escol y de Aner; estos, a su vez, eran aliados de Abram.
14 Al enterarse de que su pariente Lot había sido llevado cautivo, Abram reclutó a la gente que estaba a su servicio –trescientos dieciocho hombres nacidos en su casa– y persiguió a los invasores hasta Dan.
15 El y sus servidores los atacaron de noche, y después de derrotarlos, los persiguieron hasta Jobá, al norte de Damasco.
16 Así Abram recuperó todos los bienes, lo mismo que a su pariente Lot con su hacienda, las mujeres y la gente.
El encuentro de Abrám con Melquisedec
17 Cuando Abram volvía de derrotar a Quedorlaomer y a los reyes que lo acompañaban, el rey de Sodoma salió a saludarlo en el valle de Savé, o sea el valle del Rey.
18 Y Melquisedec, rey de Salem, que era sacerdote de Dios, el Altísimo, hizo traer pan y vino,
19 y bendijo a Abram, diciendo: «¡Bendito sea Abram de parte de Dios, el Altísimo, creador del cielo y de la tierra!
20 ¡Bendito sea Dios, el Altísimo, que entregó a tus enemigos en tus manos!». Y Abram le dio el diezmo de todo.
21 Entonces el rey de Sodoma dijo a Abram: «Entrégame a las personas y quédate con los bienes».
22 Pero Abram le respondió: «Yo he jurado al Señor Dios, el Altísimo, creador del cielo y de la tierra,
23 que no tomaré nada de lo que te pertenece; ni siquiera el hilo o la correa de una sandalia. Así no podrás decir: «Yo enriquecí a Abram».
24 No quiero nada para mí, fuera de lo que mis servidores han comido. Solamente los hombres que me han acompañado, Aner, Escol y Mamré, recibirán su parte».

Meditación:

La campaña de los cuatro reyes

En aquellos tiempos, aunque las cosas fueran como en estos tiempos, en aquellos se resolvían de manera distinta los conflictos y las envidias.

El envidioso iba en busca de lo que deseaba y, por la fuerza, lo poseía; hoy en día, el envidioso arrastra al que envidia a su decadencia, a su perdición. Hoy en día, el hombre es atacado desde dentro de su cuerpo por la guerra psicológica de los envidiosos que mandan campañas y combates al hombre por medio de mensajes repetitivos y dando poder al mal ejemplo. Hoy en día la batalla se libra dentro de uno mismo por el poder de la influencia de los malos espíritus que agreden al alma para aniquilarla por completo y no recuerde la faz de su Creador, de Dios.

Las batallas son con la ciencia, la pornografía, el laicismo y religiones falsas, como falsas ideologías y filosofías.

Y debe un hermano ir en ayuda de otro, no con batalla y espada, sino con ejemplos de piedad y amor al Dios verdadero.

Debe el alma ser protegida por la fe a un solo Dios: Yahvé.

P. Jesús

© copyright