Saltar al contenido

Home

Síguenos:

 

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

Envío diario nº 4.049- Martes 23-7-19

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Martes 23 de Julio de 2.019

Tiempo Ordinario /16º -Fiesta de Santa Brígida, religiosa y Patrona de Europa

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 15, 1-8

La alegoría de la vid

(Dijo Jesús a sus discípulos): 1Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el viñador. 2Todo sarmiento que en mí no lleve fruto, lo cortará; y todo el que dé fruto, lo podará, para que dé más fruto. 3Vosotros estáis ya limpios por la palabra que os he hablado; 4permaneced en mí y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto de sí mismo si no permaneciese en la vid, tampoco vosotros si no permaneciereis en mí. 5Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque sin mí no podéis hacer nada. 6El que no permanece en mí, es echado fuera, como el sarmiento, y se seca, y los amontonan y los arrojan al fuego para que ardan. 7Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que quisiereis, y se os dará. 8En esto será glorificado mi Padre, en que deis mucho fruto, y así seréis discípulos míos.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

La alegoría de la vid

Por tu unión con Dios, hoy, ahora, has recibido de Dios mismo, una caricia, un regalo, un acto providencial que te proclama como un fruto bueno a los ojos de Dios Padre. ¡No serás cortado! Sigue trabajando.

Dios confía en ti. ¡Que sí!

P. Jesús
© copyright

Consejo nº 1.349

.-Dios, el primero en tu vida, no sólo con el corazón, también con las obras de tu fe en acción.

P. Jesús

© copyright

Santa Brígida, Religiosa (1303-1373)

Dios quiera enviar a su Iglesia muchas Brígidas, que con sus oraciones y sus buenos ejemplos y palabras logren enfervorizar por Cristo a muchas personas más. 
Cristo murió por mí. ¿Y yo, qué haré por Él? 
Brígida significa: Fuerte y brillante.

Esta santa mujer tuvo la dicha de nacer en una familia que tenía como herencia de sus antepasados una gran religiosidad. Sus abuelos y bisabuelos fueron en peregrinación hasta Jerusalén y sus padres se confesaban y comulgaban todos los viernes, y como eran de la familia de los gobernantes de Suecia, y tenían muchas posesiones, empleaban sus riquezas en construir iglesias y conventos y en ayudar a cuanto pobre encontraban. Su padre era gobernador de la principal provincia de Suecia.

Brígida nació en Upsala (Suecia), en 1303.

De niña su mayor gusto era oír a la mamá leer las vidas de los Santos.

Cuando apenas tenía seis años ya tuvo su primera revelación. Se le apareció la Sma. Virgen a invitarla a llevar una vida santa, totalmente del agrado de Dios. En adelante las apariciones celestiales serán frecuentísimas en su vida, hasta tal punto que ella llegó a creer que se trataba de alucinaciones o falsas imaginaciones. Pero consultó con el sacerdote más sabio y famoso de Suecia, y él, después de estudiar detenidamente su caso, le dijo que podía seguir creyendo en esto, pues eran mensajes celestiales.

Cuando tenía 13 años asistió a un sermón de cuaresma, predicado por un famoso misionero. Y este santo sacerdote habló tan emocionantemente acerca de la Pasión y Muerte de Jesucristo, que Brígida quedó totalmente entusiasmada por nuestro Redentor. En adelante su devoción preferida será la de Jesucristo Crucificado.

Un día rezando con todo fervor delante de un crucifijo muy chorreante de sangre, le dijo a Nuestro Señor: – ¿Quién te puso así? – y oyó que Cristo le decía: “Los que desprecian mi amor”. “Los que no le dan importancia al amor que yo les he tenido”. Desde ese día se propuso hacer que todos los que trataran con ella amaran más a Jesucristo.

Su padre la casó con Ulf, hijo de otro gobernante. Tuvieron un matrimonio feliz que duró 28 años. Sus hijos fueron 8, cuatro varones y cuatro mujeres. Una de sus hijas fue Santa Catalina de Suecia. Un hijo fue religioso. Otros dos se portaron muy bien, y Carlos fue un pícaro que la hizo sufrir toda la vida. Sólo a la hora en que él se iba a morir logró la santa con sus oraciones que él se arrepintiera y pidiera perdón de sus pecados a Dios. Dos de sus hijas se hicieron religiosas, y otra fue “la oveja negra de la familia”, que con sus aventuras nada santas martirizó a la buena mamá.

Fue pues una familia como muchas otras: con gente muy buena y gente que hace sufrir.

Brígida era la dama principal de las que colaboraban con el rey y la reina de Suecia. Pero en el palacio se dio cuenta de que se gastaba mucho dinero en lujos y comilonas y se explotaba al pueblo. Quiso llamar la atención a los reyes, pero estos no le hicieron caso. Entonces pidió permiso y se fue con su esposo en peregrinación a Santiago de Compostela en España. En el viaje enfermó Ulf gravemente. Brígida oró por él y en un sueño se le apareció San Dionisio a decirle que se le concedía la curación, con tal de que se dedicara a una vida santa. El marido curó y entró de religioso cisterciense y unos años después murió santamente en el convento.

En una visión oyó que Jesús Crucificado le decía: “Yo en la vida sufrí pobreza, y tú tienes demasiados lujos y comodidades”. Desde ese día Brígida dejó todos sus vestidos elegantes y empezó a vestir como la gente pobre. Ya nunca más durmió en camas muy cómodas, sino siempre sobre duras tablas. Y fue repartiendo todos los bienes entre los pobres de manera que ella llegó a ser también muy pobre.

Con su hija Santa Catalina de Suecia se fue a Roma y en esa ciudad permaneció 14 años, dedicada a la oración, a visitar y ayudar enfermos, a visitar como peregrina orante muchos santuarios, y a dictar sus revelaciones que están contenidas en ocho tomos (Sufrió muy fuertes tentaciones de orgullo y sensualidad). Desde Roma escribió a muchas autoridades civiles y eclesiásticas y al mismo Sumo Pontífice (que en ese tiempo vivía en Avignon, Francia) corrigiendo muchos errores y repartiendo consejos sumamente provechosos. Sus avisos sirvieron enormemente para mejorar las costumbres y disminuir los vicios. 
Por inspiración del cielo fundó la Comunidad de San Salvador. El principal convento estaba en la capital de Suecia y tenía 60 monjas. Ese convento se convirtió en el centro literario más importante de su nación en esos tiempos. Con el tiempo llegó a tener 70 conventos de monjas en toda Europa.

Se fue a visitar los santos lugares donde vivió, predicó y murió Nuestro Señor Jesucristo, y allá recibió continuas revelaciones acerca de cómo fue la vida de Jesús. Las escribió en uno de los tomos de sus revelaciones, y son muy interesantes. En Tierra Santa parecía vivir en éxtasis todos los días.

Al volver de Jerusalén se sintió muy débil y el 23 de julio de 1373, a la edad de 70 años murió en Roma con gran fama de santidad. A los 18 años de haber muerto, fue declarada santa por el Sumo Pontífice. Sus revelaciones eran tan estimadas en su tiempo, que los sacerdotes las leían a los fieles en las misas.

Fuente: EWTN

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Santa Brígida, Religiosa (1303-1373)

Amada Santa Brígida, esposa buena, madre buena, hija buena y, buena religiosa. Tú que conociste a Dios en vida y de muerta vives con Dios y la Virgen María, intercede por nosotros, porque hay pocas buenas esposas y buenas madres y buenas hijas y buenas religiosas, para que Dios te conceda la gracia, una vez más, de ser santo ejemplo de lo que deben ser las mujeres, unidas todas al amor con que las ama la Virgen María, Madre de Dios y de cada uno de nosotros. Dios Padre, acepta esta nuestra oración, y por Santa María y Santa Brígida y en el Nombre de Jesús, concédenos santas mujeres que te amen con todas sus consecuencias y en cualquier estado de vida, amén.

Y a vosotros hermanos, tan amados en Cristo, nuestro Salvador y Redentor, os pido que si eres hombre respetes a la mujer, y si eres mujer te respetes a ti misma, porque Dios necesita de las mujeres, de ti, hija mía, para que la muerte de Cristo en la Cruz, pueda salvar a muchas más almas y, menos se pierdan, porque una mujer, con su ejemplo de santidad, da paz al corazón de los hombres, y los hombres necesitan la paz para no abusar de la maldad que vive en su corazón y maquina maldades y dolor, porque no recibió de su madre, de su esposa, de su hija, el ejemplo, la paz de ser amado con caridad.

El hombre necesita rodearse de buenas mujeres y, así, es bueno porque siente su corazón lleno del amor que le dan y recibe con la gracia de Dios.

P. Jesús

© copyright

 PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE
– PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»
– CAPÍTULO PRIMERO: EL HOMBRE ES “CAPAZ” DE DIOS

II. Las vías de acceso al conocimiento de Dios

35 Las facultades del hombre lo hacen capaz de conocer la existencia de un Dios personal. Pero para que el hombre pueda entrar en su intimidad, Dios ha querido revelarse al hombre y darle la gracia de poder acoger en la fe esa revelación en la fe. Sin embargo, las pruebas de la existencia de Dios pueden disponer a la fe y ayudar a ver que la fe no se opone a la razón humana.

Meditación:

II. Las vías de acceso al conocimiento de Dios 

Dios, principio y fin. ¿Quién más que Dios? ¿Tú? ¿Ése?…

Busca a alguien que haya estado siempre aquí: sólo Dios.

Esa es la conclusión a la que le lleva el raciocinio del hombre. Que él no es Dios, que sólo hay un Dios y que no es otro ser humano como él, sino que es un ser perfecto.

La experiencia del hombre es que es y deja de ser. Nace, puede reproducirse y muere.

El hombre es sólo una criatura de Dios.

Tú eres capaz de hallar la fe por la razón humana, porque Dios es el creador de lo humano y es la fe la que nos hace hallar a Dios que es Creador; por lo tanto, la razón humana y la fe, no tienen impedimentos en ir unidas el la realidad de la verdad que es que el hombre es capaz de hallar a Dios por que la naturaleza toda refleja a Dios que la creó al darle el beso del alma, de vida.

Tú, con tu razón ves que la fe tiene una razón de ser: La vida del hombre.

P. Jesús

© copyright