Saltar al contenido

Home

Síguenos:

 

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

 

Envío diario nº 3.988- Jueves 23-5-19

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Jueves 23 de Mayo de 2.019

Tiempo Pascual /5º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 15, 9-11

“Permaneced en mi amor”

(Dijo Jesús a sus discípulos): 9Como el Padre me amó, Yo también os he amado; permaneced en mi amor. 10Si guardareis mis preceptos, permaneceréis en mi amor, como yo guardé los preceptos de mi Padre y permanezco en su amor. 11Esto os lo digo para que yo me goce en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

“Permaneced en mi amor”

No está pasado de moda, el tener que cumplir con los mandamientos. ¿No quieres ser feliz? Sí, sé que quieres ser feliz; entonces, cumple con los mandamientos. Sobre todo con el primero, el que te da la identidad y la dignidad, y la filiación y el sentir amor, el Amor de Dios en ti. Sí, ése, que todos lo sabemos de memoria, el de… “Ama a Dios sobre todas las cosas y personas”. Te diré más, quien no lo cumple, puede ir al Infierno eterno, porque es pecado grave no amar a Dios sobre todas las cosas y personas, sobre ti mismo.

Piénsalo, medítalo, hijo mío, hija mía, amado de Dios; imagínate que todo lo que haces, que todo lo que piensas, que todo lo que dices, y lo que vas a hacer,… que todo ello, sea hecho, dicho, oído, pensando en Jesús, en que le tienes al lado y lo comparte contigo, y tú lo haces todo para Él, para agradarle, para servirle. Mañana intentas ponerlo en práctica; y al otro día también, y al siguiente, y dentro de un mes, y siempre. ¿Por qué no? Medítalo y me dirás si no es fascinante el vivir, sabiendo que Jesús está a tu lado, siempre junto a ti. Pues, es cierto. Es de fe.

¿Dónde está Dios? Dios está en el Cielo, en la tierra y en todo lugar y con toda persona; unos lo tienen dentro y otros sólo al lado. ¡Déjalo entrar! Dile: “Jesús ayúdame”.

P. Jesús
© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece el Evangelio

Consejo nº 1.333

.-Dios es un Dios celoso y no dejará que otros te separen de Él.

P. Jesús

© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece el Consejo

San Juan Bautista Rossi

Nació en 1698, en un pueblo cerca de Génova, en Italia. En el Colegio Romano hizo estudios con gran aplicación, ganándose la simpatía de sus profesores y compañeros. Fue ordenado sacerdote a los 23 años.

Pronto aprendió que la verdadera mortificación consiste en aceptar los sufrimientos y trabajos de cada día, esforzándonos al máximo de nuestras capacidades y posibilidades.

Tenía una fuerte inclinación por los pobres, los enfermos y los abandonados. El Sumo Pontífice había fundado un albergue para recibir a las personas desamparadas, y en ese lugar, el santo atendió por muchos años a los pobres y necesitados, además de enseñarles el catecismo y prepararlos para recibir los sacramentos.

El santo descubrió la plenitud de su vocación en el confesionario, y pronto decubrió y entendió que Dios le había hecho el llamdo especial a ser confesor. Al volver a Roma le comentó a un amigo cercano: “Antes yo me preguntaba cuál sería el camino para lograr llegar al cielo y salvar muchas almas. Y he descubierto que la ayuda que yo puedo dar a los que se quieren salvar es: confesarlos. Es increíble el gran bien que se puede hacer en la confesión”.

Consagró su vida a llevarle el perdón y la misericordia de Dios a los más necesitados. Visitó principalmente cárceles y hospitales. El 23 de mayo del año 1764, sufrió un ataque al corazón y murió a la edad de 66 años.

La estimación por él en Roma era tan grande que a su funeral asistieron 260 sacerdotes, un arzobispo, muchos religiosos e inmenso gentío. La misa del Réquiem la cantó el coro pontificio de la Basílica de Roma.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Juan Bautista Rossi

Los santos nos ponen al corriente de la verdad, así lo hizo san Juan Bautista Rossi, que pronto aprendió que la verdadera mortificación consiste en aceptar los sufrimientos y trabajos de cada día, esforzándonos al máximo de nuestras capacidades y posibilidades.

P. Jesús

© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece la meditación de la Biografía

Dios te quiere feliz

Hay quien cree que los males recibidos en la vida los envía Dios, y no es así. Muchas veces ese mal recibido es por la libertad mal usada de otras personas, que por ser libres -como tú- Dios les deja hacer, no se mete en su libertad, y como resultado tú sufres.

Dios te quiere feliz, no quiere que sufras. Por eso Jesús curaba a los enfermos. Dios no te envía nunca un mal, al contrario, Él evita que pases por los males que no podrías soportar, porque por algo vas a sufrir sí o sí en esta vida; ya que en este mundo conviven el bien y el mal, pero Dios nunca permitirá que sufras lo que puede acabar contigo. Dios es bueno.

Si no entiendes tu sufrir, calla, aguanta y reza. La Virgen María guardaba las cosas en su corazón y las hablaba interiormente con Dios, haz tú lo mismo, guarda para ti lo que no entiendes, y a través de la oración Dios te dará el consuelo que necesita tu alma.

No pierdas nunca la esperanza, el dolor es pasajero, un día se va y viene a ti la alegría, por haber sido fiel durante la prueba.

Sí que hay dolores que duran años, pero tranquilo, sólo el amor de Dios es Eterno y por ello tu sufrir no durará para siempre.

Reza y confía en Dios.

Montserrat Bellido Durán

© copyright

Puedes dejarnos un comentario AQUI