Saltar al contenido

Home

Síguenos:

 

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

Envío diario nº 4.050- Miércoles 24-7-19

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Miércoles 24 de Julio de 2.019

Tiempo Ordinario /16º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 13, 1-9

La simiente de la Palabra de Dios

1Aquel día salió Jesús de casa y se sentó junto al mar. 2Se le acercaron numerosas muchedumbres. Él, subiendo a una barca, se sentó, quedando las muchedumbres sobre la playa, 3y Él les dijo muchas cosas en parábolas: Salió un sembrador a sembrar, 4y de la simiente, parte cayó junto al camino, y, viniendo las aves, la comieron. 5Otra cayó en un pedregal, donde no había tierra, y luego brotó, porque la tierra era poco profunda; 6pero, levantándose el sol, la agostó, y, como no tenía raíz, se secó. 7Otra cayó entre espinas, las cuales crecieron y la ahogaron. 8Otra cayó sobre tierra buena y dio fruto, una ciento, otra sesenta, otra treinta. 9El que tenga oídos, que oiga.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

La simiente de la Palabra de Dios

¿Dónde cayó en ti, la simiente de la Palabra de Dios?…

Que cuesta cumplirla, es cierto, pero tenemos los sacramentos.

Otra cosa es saber dónde cayó, saber si eres un buen discípulo de Dios, o se perdió la Palabra que el Verbo cumplió. Eso lo sabes tú.

Hay una buena noticia, y es que la Palabra de Dios se hace semilla en cada ocasión, así que, si antes no fructificó, ahora puede hacerlo, porque tú has preparado tu tierra con voluntad, la de aceptar la fe y dejar de pecar. ¡Vamos! ¡Arriba!

P. Jesús
© copyright

Consejo nº 1.395

.-Puedes, si quieres; la Virgen pudo porque quiso. ¡Hazla tu ejemplo y tú amparo!

P. Jesús

© copyright

Beato Juan Soreth, Presbítero

En 1440, fue nombrado provincial de la Orden del Carmelo en Francia y, en 1451, fue elegido unánimemente superior general. La Orden del Carmelo, como tantas otras órdenes medicantes, necesitaba urgentemente una reforma, debido a los estragos que habían producido la “peste negra” y el cisma de occidente. Esta crisis se manifestó, sobre todo, en la falta de pobreza personal, en la dispensa del coro y de la mesa común, concedida a quienes estaban dedicados a la enseñanza, y, en una serie de “privilegios” o dispensas de la observancia. El P. Soreth estableció en todas las provincias que visitó uno o dos conventos de estricta observancia de las constituciones y permitió que todos los frailes que lo desearan pudiesen trasladarse a dichos conventos. Para ayuda de sus súbditos publicó en 1462 una edición revisada de las constituciones. Fundó también varios conventos de religiosas carmelitas. Emprendió esa actividad en 1452, cuando varias comunidades de “beguinas” de los Países Bajos pidieron la anexión a la Orden del Carmelo. 

El primero de tales conventos fue el de Gueldre, en Holanda, al que siguieron los de Lieja, Dinant, Huy, Namur, Vilvorde y otros más. A fines de siglo, el movimiento se había extendido ya a Italia y España. El beato murió en Angers, el 25 de julio de 1471. El proceso de beatificación de la Beata Francisca de Ambroise renovó, en 1863, la memoria del P. Soreth, y la Santa Sede confirmó su culto en 1865.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Beato Juan Soreth, Presbítero

Hay muchos Santos que están en el olvido, como lo estuvo por tiempo el Beato Juan Soreth, Presbítero. A ellos no les importa, pero sí que importa a los futuros santos que lo estén, porque de ser los santos, santos declarados, pueden muchos futuros santos pedirles intercesión y muchas más maravillas da Dios al mundo, porque Dios ama a todos sus hijos y en especial a los santos y a los santos futuros.

Conoced vidas de santos y pedidles intercedan por vosotros pidiendo a Dios para la Salvación del Mundo, unidos ellos y vosotros a la Santísima Madre de Dios: María.

Hay muchos santos anónimos; muchos.

¡Bendito sea Dios!

P. Jesús

© copyright

La Biblia
La designación de José como primer ministro
Génesis 41, 37-49

37 La respuesta agradó al Faraón y a todos sus servidores.
38 Por eso el Faraón les dijo a estos: «¿Podemos encontrar otro hombre que tenga en igual medida el espíritu de Dios?».
39 Y dirigiéndose a José, le expresó: «Ya que Dios te ha hecho conocer todas estas cosas, no hay nadie que sea tan prudente y sabio como tú.
40 Por eso tú estarás al frente de mi palacio, y todo mi pueblo tendrá que acatar tus órdenes. Sólo por el trono real seré superior a ti».
41 Y el Faraón siguió diciendo a José: «Ahora mismo te pongo al frente de todo el territorio de Egipto».
42 En seguida se quitó el anillo de su mano y lo puso en la mano de José; lo hizo vestir con ropa de lino fino y le colgó al cuello una cadena de oro.
43 Luego lo hizo subir a la mejor carroza después de la suya, e iban gritando delante de él: «¡Atención!» Así le dio autoridad sobre todo Egipto.
44 El Faraón dijo a José: «Yo soy el Faraón, pero nadie podrá mover una mano o un pie en todo el territorio de Egipto si tú no lo apruebas».
45 Luego impuso a José el nombre de Safnat Panéaj, y le dio por esposa a Asnat, la hija de Potifera, sacerdote de la ciudad de On. Y José fue a recorrer el país de Egipto.
46 Cuando se puso al servicio del Faraón, rey de Egipto, José tenía treinta años. José se alejó de la presencia del Faraón e hizo un recorrido por todo el territorio de Egipto.
47 Durante los siete años de abundancia, la tierra produjo copiosamente,
48 y él reunió todos los víveres recogidos en esos siete años y los almacenó en las ciudades, depositando en cada una de las cosechas de los campos vecinos.
49 De esa manera, José acumuló una enorme cantidad de cereales, tanto como la arena del mar, hasta tal punto que dejó de llevar un control, porque superaba toda medida.

Meditación:

La designación de José como primer ministro

Sufrir con paciencia y resignación, esto hizo José, siempre acordándose de su Dios, Javeh, siempre orando y siendo puro y casto, por eso Dios lo puso encima de otros muchos, lo bendijo dándole el entendimiento de los sueños y con este don hizo mucho bien, como bien sabemos, y aquí, en la lectura de hoy, vemos como Dios le dio el premio de su constancia, el que todo lo que dijo al Faraón referente a su sueño, agradase y fuera valorado como lo que era, ¡un mensaje divino!, para que preparados de antemano, las gentes no murieran de hambre, cuando pasados los siete años de abundancia, llegasen los siete años de escasez. Y, agradecido el Faraón por el aviso de Dios, que le dio en sueños, y José interpretó, llevó el Faraón a José al alto cargo, después de él, y lo presentó ante el pueblo y le dio mujer por esposa. Toda su vida cambió, por el sueño del Faraón que necesitó de su interpretación. Así ocurre con las oportunidades de los hombres, ¡de ti!, que si eres puro y casto, fiel a Dios, aún ante las grandes o pequeñas contrariedades de tu vida, Dios te dará grandes alegrías, si resistes con paciencia, humildad, esperanza y caridad, tus malos tiempos; porque Dios puede hacer distintos tus días, completamente diferentes, cuando Él quiere y si te conviene. Ten fe, y ¡vive!

P. Jesús

© copyright