Saltar al contenido

Home

No pedimos ni aceptamos donativos, nos bastan tus oraciones y amistad.
Este Portal es sin ánimo de lucro. Todo es para Mayor Gloria de Dios.
CatholicosOnLine

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

 

 

Envío diario nº 4.846- Lunes 27-9-21

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Lunes 27 de Septiembre de 2.021

Tiempo ordinario 26º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 9, 46-50

El más pequeño de vosotros es el más importante

46Surgió entre ellos (los discípulos) una discusión sobre quién sería el mayor de ellos. 47Conociendo Jesús los pensamientos de su corazón, tomó un niño, le puso junto a sí, 48y les dijo: El que recibiere a este niño en mi nombre, a mí me recibe, y el que me recibe a mí, recibe al que me envió; y el menor entre todos vosotros, ése será el más grande.

49Tomando la palabra, Juan dijo: Maestro, hemos visto a uno echar los demonios en tu nombre y se lo hemos estorbado, porque no era de nuestra compañía. 50Contestóle Jesús: No se lo estorbéis, pues el que no está contra vosotros, está con vosotros.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

El más pequeño de vosotros es el más importante

Fijaos bien amigos de Dios; por un lado, Dios pide a sus seguidores que traten a los demás como a niños que cuidar, y luego también dice que a todo aquel que en su nombre evangelice, se le deje hacerlo.

Vemos con ello que Dios ve las cosas de modo distinto a lo que hacemos los hombres, que queremos una parte ser más unos que otros, y por otra, queremos controlar a otros y no queremos que evangelicen, no sea que sean más importantes que nosotros y los tengan más en cuenta. Pero Dios pasa de las tonterías humanas, de los deseos de ser mayores unos que otros, y deja la libre ‘competencia’ de predicar la verdad según su carisma, pero la misma Verdad.

Nadie es grande en el Cielo; los que van al Cielo, los santos, lo saben, saben que sólo Dios es Grande y se ponen a su servicio, y cuidan de los demás como a niños sin padres que se han perdido en el mundo del desorden del alma, y quieren darle, la paz.

Amar es servir.

Sufrir porque otros que no son de tu grupo predican a Jesús, y otros los siguen y los escuchan quizás más y mejor que tú, son tonterías, porque en el Cielo y en la tierra sólo hay uno que es grande: El que murió en la Cruz, el que mataron crucificándolo desnudo. ¡Cristo! El mayor de todos los hombres, porque es el único que es hombre por su cuerpo y con su cuerpo, y Dios por su Alma en el cuerpo de Jesús.

Amemos a Dios y dejemos que Él sea el mayor de todos, porque lo es y será.

Queda en paz.

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 965

.-Los sueños, como esperanzas en proyectos, dejan de serlo a medida que uno los va construyendo.

P. Jesús

© copyright

San Vicente de Paul

Nació en el pueblecito de Pouy en Francia, en 1580. San Vicente -cuyo nombre significa victorioso- solía decir, por experiencia propia, a los impacientes: «Tres veces hablé cuando estaba de mal genio y con ira, y las tres veces dije barbaridades». Por eso cuando le ofendían permanecía siempre callado, en silencio como Jesús en su Santísima Pasión». 

El Ministro Gondi nombró al P. Vicente como capellán de las grandes regiones donde tenía sus haciendas, descubriendo con horror que los campesinos ignoraban totalmente la religión; que las pocas confesiones que hacía eran sacrílegas porque callaban casi todo, y que no tenían quién les instruyera. 

Se consiguió un grupo de sacerdotes amigos, y empezó a predicar misiones por esos pueblos. La gente acudía por centenares y miles a escuchar los sermones, se confesaban y enmendaban su vida. Fue ahí donde vio la necesidad de fundar la Comunidad de Padres Vicentinos, dedicada a instruir y ayudar a los más necesitados. La obra apostólica del santo se extendió velozmente fundando no sólo comunidades sino también grupos de caridad para ayudar e instruir a las gentes más pobres; sin embargo, para dirigir las misiones el santo vio la necesidad de que sean religiosas quienes lo ayudasen fundando la comunidad de las hermanas vicentinas a cargo de Santa Luisa de Marillac. 

Murió el 27 de septiembre de 1660, a los 80 años de edad. El Santo Padre León XIII lo proclamó Patrono de todas las asociaciones católicas de caridad.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Vicente de Paul

«Tres veces hablé cuando estaba de mal genio y con ira, y las tres veces dije barbaridades». Por eso cuando le ofendían permanecía siempre callado, en silencio como Jesús en su Santísima Pasión». Acuérdate del veraz comentario de San Vicente de Paul, y haz como Jesús y como hacía luego el mismo San Vicente de Paul, que callaba. Calla y no te arrepentirás de hablar mal, porque lo mismo que quieres decir, lo podrás decir pero de otra manera; sin perder la Gracia y por tanto lo dirás con caridad, para ayudar y no para protegerte. Protegerte ¿de qué? ¡Tú eres libre!, y mientras no peques, y mientras no vayas contra ningún mandamiento de la Ley de Dios, entonces, vas bien, y puedes ir mal si haces caso a lo que te dicen personas que son libres pero que no practican la caridad. Todo aquel que no practica la caridad, miente cuando dice que tiene fe, porque la fe tiene obras de Amor a Dios y por Dios y con Dios a todos los hombres.

Si tienes que perder la caridad: Calla. Es más grato a Dios este ejercicio que la misma flagelación; y en cuanto al ayuno, lo que hace, es ayudar al cuerpo a poder dominarlo, y por el ayuno tú callas más, eres mejor y tienes paz. El ayuno es bueno para personas que no tienen paciencia, les ayuda a la caridad.

El ayuno sólo se puede practicar si tu cuerpo esta bien. Hablo del ayuno-ayuno, y no de dejar de comer unas horas. Hablo de 24 horas sin comer. Lo otro no es ayuno, aunque se le llama ayuno, pero no lo es. Y si no busca en el diccionario. Llámalo de otra manera. Porque cuando Dios Jesús ayunó cuarenta días y cuarenta noches, fue sin comer nada. ¡Claro que era Dios! Pero las cosas claras: Su cuerpo era de un hombre como tú y como yo, pero el alma de Dios vivificaba y cumplía su misión que es dominar por amor a Dios todo el cuerpo, toda la materia. ¡Sólo Dios!, y algunas almas privilegiadas pueden ayunar; lo otro es cambiar de dieta por un día, puede ser a pan y agua, y esto es agradable a Dios, pero no es ayunar como ayunó Dios mismo: Jesús.

P. Jesús

© copyright

H. , 35 años , de USA. 9/5/2008

Tengo 15 años de haber conocido a mi esposa,1 y medio de casado por lo civil con ella. Y un año de haberle abierto a mi corazón a Jesús y a la Virgensita, por que durante toda mi vida no quise saber de ellos, pero ahora estoy en lo espiritual más feliz que nunca. Hace unos meses atras la mejor amiga de mi esposa que es una mujer maravillosa ha entrado en mi vida,pero nunca ha pasado nada entre nostros, solo palabras. Mi mujer me ha atado en lo economico a ella y ahora ha planeado una boda religiosa en menos de nada. No se que hacer ella sabe que ahora mi vida al señor es otra, me entregado a El y no se si ella esta aprovechando esto para tenerme. No se que hacer yo se que Dios quiere la felicidad de cada uno de nostros, pero yo me enamore de su amiga perdidamente. Yo respeto a ella y al señor pero no duermo pensando cada dia de esto. Recen por mi y no se que hacer?.\
Dios los Bendiga a todos.

Respuesta de: María Durán de Bellido. 9/5/2008

Alma asustada y confusa. No puedes recibir el sacramento del matrimonio canónico si no estás seguro de amar y querer compartir toda tu vida con la mujer que ahora es tuya por contrato matrimonial civil.

El Santo sacramento matrimonial, es Dios contigo y la otra persona, pero para que realmente lo recibas, para que realmente seáis los dos una sola persona en y con Dios, es necesario, que sepas bien lo que es el matrimonio canónico y a lo que se compromete y promete uno para que en ambos sea válido.

No te cases si no estás seguro. Primero es Dios, luego es el mundo.

Pero tampoco vivas y compartas lecho con una mujer a la que no amas y con la que estás casado por matrimonio civil. No la hagas sufrir más, porque ella sufre y eso no es bueno ni para ti ni para ella. Si te gusta su amiga, debes separarte de tu mujer, casados civilmente y tratar un tiempo a la otra persona.

Que sepas que estás haciendo daño a dos almas que se merecen tu respeto.

No vivas con una mujer por estar atado económicamente, no contraigas tampoco matrimonio canónico con ella si no estás seguro de amarla y quererla para siempre y en lo bueno y en lo malo y para tener hijos hacer uso del acto sexual matrimonial. Pero recuerda que ella a ti te ama y como no ha hallado la vida religiosa como tú, posiblemente no te comprenderá y la dañarás mucho. Ten caridad con ella, ya que eres tú quien amas más a Dios, lo conoces y lo tratas.

Se bueno con todo el mundo.

Sufrirás y sufriréis, eso seguro, los errores tienen eso que para enderezar lo curvado duele. Acéptalo en ti y en ella y en los familiares y amigos. Ten mucha paciencia y delicadeza.

Dios te ama. Os ama.

 

Sección: Parejas de hecho