Saltar al contenido

Home

 

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

Envío diario nº 4.638- Jueves 4-3-21

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Jueves 4 de Marzo de 2.021

Tiempo de Cuaresma /2º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 16, 19-25.27-31

El rico epulón y el pobre Lázaro

(Dijo Jesús a los fariseos): 19Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino y celebraba cada día espléndidos banquetes. 20Un pobre, de nombre Lázaro, estaba echado en su portal, cubierto de úlceras, 21y deseaba hartarse de lo que caía de la mesa del rico; hasta los perros venían a lamerle las úlceras. 22Sucedió, pues, que murió el pobre, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. 23En el infierno, en medio de los tormentos, levantó sus ojos y vio a Abraham desde lejos y a Lázaro en su seno. 24Y, gritando, dijo: Padre Abraham, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que, con la punta del dedo mojada en agua, refresque mi lengua, porque estoy atormentado en estas llamas. 25Dijo Abraham: Hijo, acuérdate de que recibiste ya tus bienes en vida y Lázaro recibió males, y ahora él es aquí consolado y tú eres atormentado.

27Y dijo: Te ruego, padre, que siquiera le envíes a casa de mi padre, 28porque tengo cinco hermanos, para que les advierta, a fin de que no vengan también ellos a este lugar de tormento. 29Y dijo Abraham: Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen. 30El dijo: No, padre Abraham; pero, si alguno de los muertos fuese a ellos, harían penitencia. 31Y le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se dejarán persuadir si un muerto resucita.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

El rico epulón y el pobre Lázaro

No vayas con historias a Dios. Dios sabe bien que muchos ricos no hacen caso de los pobres y enfermos. Así que aprovecha la vida mientras la tengas, para dejar la ignorancia y mostrar la sabiduría a tus hermanos, porque tú, tú quieres que tus hermanos se salven otro día. Pues… aprende el catecismo de la Iglesia Católica y aprende la sagrada Biblia.

No te distraigas en tus fiestas mundanas, mientras el pobre y enfermo, a tu puerta, está pidiendo pan y medicamentos. Dale también, además de eso, dale agua y sal.

Agua para saciarse y sal para conservarse fiel a Dios. Y así, llegada la hora de la muerte, el Cielo eterno se abrirá esplendorosamente para ti y para él.

Cuida de los que Dios te acerca.

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 758

.-Qué inocente eres, otra vez has caído, otra vez te has perdido.

P. Jesús

© copyright

San Casimiro de Polonia

Llamado por los polacos como «el pacificador», fue el tercero de los trece hijos de Casimiro IV, rey de Polonia y de Isabel de Austria. Muy devoto desde la infancia, Casimiro se consagró a la oración y penitencia, rechazando toda blandura consigo mismo. Casimiro vivía siempre en la presencia de Dios y era tranquilo, alegre y simpático a todos. Su amor a Dios se traducía en amor a los pobres, que son miembros de Cristo.

Por obediencia a su padre, Casimiro tuvo que partir a la frontera con Hungría, como cabeza de ejército para defender a los nobles de ese país de su antiguo y tirano rey, sin embargo no tuvo mucho éxito y ante el temor de iniciar una nueva e injusta guerra, el santo prefirió entregarse nuevamente al estudio y la oración y renegar de tomar las armas, pese a los ruegos de su padre y de los nobles. Asimismo, en la corte se habló de casarlo con la hija del emperador Federico III, pero Casimiro no quiso ni pensar en renunciar al celibato que se había impuesto. Las austeridades que practicaba agravaron la enfermedad de los pulmones que padecía y Casimiro murió en 1484, cuando no tenía sino 23 años de edad.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Casimiro de Polonia

Te propongo una cosa de este santo, de san Casimiro de Polonia, que como él, vivamos siempre en la presencia de Dios. Inténtalo y serás santo, serás santa.

P. Jesús

© copyright