Saltar al contenido

Home

Síguenos:

 

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

Envío diario nº 4.267- Miércoles 26-2-20

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Miércoles 26 de Febrero de 2.020

Tiempo de Cuaresma  -Miércoles de Ceniza (Ayuno y abstinencia)

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 6, 1-6.16-18

Limosna, oración y ayuno, sin ostentación

(Dijo Jesús a sus discípulos): 1Estad atentos a no hacer vuestra justicia delante de los hombres para que os vean; de otra manera no tendréis recompensa ante vuestro Padre, que está en los cielos.

2Cuando hagas, pues, limosna, no vayas tocando la trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados de los hombres; en verdad os digo que ya recibieron su recompensa.3Cuando des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace la derecha, 4para que tu limosna sea oculta, y el Padre, que ve lo oculto, te premiará.

5Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que gustan de orar de pie en las sinagogas y en los ángulos de las plazas, para ser vistos de los hombres; en verdad os digo que ya recibieron su recompensa. 6Tú, cuando ores, entra en tu cámara y, cerrada la puerta, ora a tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.

16Cuando ayunéis, no aparezcáis tristes, como los hipócritas, que demudan su rostro para que los hombres vean que ayunan; en verdad os digo, ya recibieron su recompensa. 17Tú, cuando ayunes, úngete la cabeza y lava tu cara,18para que no vean los hombres que ayunas, sino tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Limosna, oración y ayuno, sin ostentación

¿Cuánto hace que no ayunas? ¡Hombre de poca fe! ¡Claro que sirve el ayuno! Es de obras de amor, el abstenerte de comer para que otros no pasen hambre. Dios, por tu ayuno, da de comer al hambriento y cura tu sed de mundanismo, dándote la paz de espíritu. Ayuna y sé feliz, hijo de Dios, el Señor.

P. Jesús
© copyright

Consejo nº 1.844

.-La Virgen quiere que le des tu mano.

P. Jesús

© copyright

San Néstor, Obispo de Magido, Mártir

Polio, gobernador de Panfilia y Frigia durante el reinado de Decio, trató de ganarse el favor del emperador, aplicando cruelmente su edito de persecución contra los cristianos. Néstor, obispo de Magido, gozaba de gran estima entre los cristianos y los paganos, y comprendió que era necesario buscar sitios de refugio para sus fieles. Rehusando a ser oculto, el Obispo esperó tranquilamente su hora de martirio, y cuando se encontraba en oración, oficiales de la justicia fueron en su búsqueda.

Luego de un extenso interrogatorio y amenazas de tortura, el Obispo fue enviado ante el gobernador, en Perga. El gobernador trató de convencer al santo –primero con halagos y luego con amenazas- de que renegara de la religión cristiana, pero Néstor se mantuvo firme en el Señor, siendo enviado al potro, donde el verdugo le desgarraba la piel de los costados con el garfio. Ante la firme negativa del santo de adorar a los paganos, el gobernador lo condenó a morir en la cruz, donde el santo todavía tuvo fuerzas para alentar y exhortar a los cristianos que le rodeaban. Su muerte fue un verdadero triunfo porque cuando el Obispo expiró sus últimas palabras, tanto cristianos como paganos se arrodillaron a orar y alabar a Jesús.

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Néstor, Obispo de Magido, Mártir

Los cristianos y paganos quieren ver el ejemplo de la fe de los santos; por eso los mártires como San Néstor, Obispo de Magido, mártir, por su mismo martirio, por su misma fe, cuándo subió al Cielo, los que lo vieron morir, tanto cristianos como paganos se arrodillaron a orar y alabar a Jesús. Esta es la corona de laurel, el ayudar a Dios, por las obras de la fe, a que las personas se salven. Amén.

P. Jesús

© copyright

El poder dado por Dios a Moisés

Éxodo 4, 1-9

1 Pero Moisés respondió: «Y si se niegan a creerme, y en lugar de hacerme caso, me dicen: «No es cierto que el Señor se te ha aparecido»?».
2 Entonces el Señor le preguntó: «¿Qué tienes en la mano?». «Un bastón», respondió Moisés.
3 «Arrójalo al suelo», le ordenó el Señor. Y cuando lo arrojó el suelo, el bastón se convirtió en una serpiente. Moisés retrocedió atemorizado,
4 pero el Señor le volvió a decir: «Extiende tu mano y agárrala por la cola». Así lo hizo, y cuando la tuvo en su mano, se transformó nuevamente en un bastón.
5 «Así deberás proceder, añadió el Señor, para que crean que el Señor, el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, se te ha aparecido».
6 Después el Señor siguió diciéndole: «Mete tu mano en el pecho». El puso su mano en el pecho; y al sacarla, estaba cubierta de lepra, blanca como la nieve.
7 En seguida el Señor le ordenó: «Vuelve a poner tu mano en el pecho». Así lo hizo Moisés; y cuando la retiró, ya había recuperado nuevamente su color natural.
8 Entonces el Señor le dijo: «Si se niegan a creerte y no se convencen ante la evidencia del primer prodigio, el segundo los convencerá.
9 Y si a pesar de estos dos prodigios permanecen incrédulos y no te escuchan, saca del Nilo un poco de agua y derrámala en la tierra; y al caer en la tierra, el agua que saques del Nilo se convertirá en sangre».

Meditación:

El poder dado por Dios a Moisés

Órdenes, prodigios, son los que Dios ofreció y dispuso en Moisés. ¿Y qué sacaría Moisés de todo esto?, te lo diré; sufrimiento, dolor, cansancio, ¡santidad!
Los cristiano-católicos, los discípulos de Cristo, buscan la santidad, no se extrañen de hallarla en el dolor, el sufrimiento, el cansancio.

P. Jesús

© copyright