Saltar al contenido

Home

 

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

Envío diario nº 4.601- Martes 26-1-21

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Martes 26 de Enero de 2.021

Tiempo Ordinario/3º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 3, 31-35

La familia de Jesús

31Vinieron su madre (de Jesús) y sus hermanos, y desde fuera le mandaron a llamar. 32Estaba la muchedumbre sentada en torno de Él, y le dijeron: Ahí fuera están tu madre y tus hermanos, que te buscan. 33Él les respondió: ¿Quién es mi madre y mis hermanos? 34Y, echando una mirada sobre los que estaban sentados en derredor suyo, dijo: He aquí a mi madre y a mis hermanos. 35Quien hiciere la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

La familia de Jesús

Somos de la familia de Jesús, si hacemos la voluntad de Dios. ¿Que cuesta?, sí; ¿que lo intentas?, sí; ¿que pones en Dios, en Jesús, todas tus fuerzas y andas con tu cruz a cuestas?; bien, yo también.

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 721

.-La perla sigue en la ostra, dentro del mar. ¿Cuándo vas a decidirte a irla a buscar?

P. Jesús

© copyright

San Timoteo, Obispo y Mártir

Discípulo amado de San Pablo, desde joven se entregó al estudio de la Sagrada Escritura, y cuando San Pablo se hallaba predicando de la región de Licaonia, los cristianos le hicieron tales alabanzas de Timoteo que Pablo lo tomó como apóstol para remplazar a Bernabé. San Pablo le confió la predicación a los cristianos de Tesalónica, quienes sufrían una cruel persecución. Fue elegido obispo, según parece por especial inspiración del Espíritu Santo y cuando Pablo regresó de Roma, dejó a Timoteo al frente de la Iglesia de Efeso para acabar con los falsos maestros y ordenar sacerdotes y diáconos. Murió apedreado y apaleado en la fiesta llamada Katagogia por los paganos al manifestar su oposición a sus ceremonias.

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Timoteo, Obispo y Mártir

Matan a los santos; los santos mueren como murió san Timoteo, obispo y mártir. A pedradas mataron al santo; ¿cómo vas a “morir” tú por vivir la fe?  Ese morir del que hablo, es morir al mundanismo, con sus fiestas paganas, con sus largos etcéteras llenos gastos de dinero y energías y tiempo, innecesarios para salvarse; es más, actos y cosas que apartan de la santidad. No, no, no puedes ser santo y pagano a la vez; es imposible; repito: no puedes ser santo y pagano a la vez; entonces, elige, elige: ¿qué quieres ser? ¡Tú decides! Aunque decidas hacer lo que te dice… Sea quien sea quien te lo diga; tú decides. Decide por ti.

P. Jesús

© copyright

 PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE
– PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»
– 
CAPITULO SEGUNDO, DIOS AL ENCUENTRO DEL HOMBRE

Artículo 3 LA SAGRADA ESCRITURA

IV. El canon de las Escrituras

123 Los cristianos veneran el Antiguo Testamento como verdadera Palabra de Dios. La Iglesia ha rechazado siempre vigorosamente la idea de prescindir del Antiguo Testamento so pretexto de que el Nuevo lo habría hecho caduco (marcionismo).

Meditación:

IV. El canon de las Escrituras

Y, ¿Por qué hay que prescindir de toda la Verdad?, sólo los mentirosos pretenden no saber, porque por sus negocios les interesa no tener toda la información para salvarse, porque los 10 mandamientos de la Ley de Dios están expuestos, escritos por el dedo de Dios en las Tablas de la Ley, dadas a Moisés, y si se omitiera de las enseñanzas de la fe, del Cristianismo, el Antiguo Testamento, no habría Ley de Dios que cumplir, y el pecado podría ser abolido en nombre del amor. Pero la Ley de Dios existe, está escrita en el Antiguo Testamento, y la apoyó toda Palabra de Jesús, toda obra de Dios se apoya en esta Ley que nos dio. No se puede ser cristiano y renunciar a saber, a dar a conocer, a tener en cuenta los 10 mandamientos de la Ley de Dios.

Hay unas reglas de vida, de convivencia, de salvación, y estas reglas son el cumplimiento fiel de los 10 mandamientos de la Ley de Dios, de cada uno de ellos. Dios, Jesús, los cumplió, y tú debes imitar a Cristo, porque la salvación viene de Él mismo, de Jesús, el Hijo de Dios, que sabía todo el Antiguo Testamento y lo cumplió.

Cumple tú también como Dios, la Ley de la salvación, de la felicidad terrena y eterna.

P. Jesús

© copyright