Saltar al contenido

Home

No pedimos ni aceptamos donativos, nos bastan tus oraciones y amistad.
Este Portal es sin ánimo de lucro. Todo es para Mayor Gloria de Dios.
CatholicosOnLine

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

 

Envío diario nº 4.866- Domingo 17-10-21

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Domingo 17 de Octubre de 2.021

Tiempo Ordinario/29º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 10, 35-45

Jesús, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir

35Se acercaron Santiago y Juan, los hijos del Zebedeo, diciéndole: Maestro, queremos que nos hagas lo que vamos a pedirte. 36Díjoles Él: ¿Qué queréis que os haga? 37Ellos le respondieron: Concédenos sentarnos, el uno a tu derecha y el otro a tu izquierda en tu gloria. 38Jesús les respondió: ¡No sabéis lo que pedís! ¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber, o ser bautizados con el bautismo con que yo he de ser bautizado? 39Le contestaron: Sí que podemos. Les dijo Jesús: El cáliz que yo he de beber, lo beberéis, y con el bautismo con que yo he de ser bautizado, seréis bautizados vosotros; 40pero sentaros a mi diestra o a mi siniestra, no me toca a mí dároslo, sino que es para aquellos para quienes está preparado. 41Los diez, oyendo esto, se enojaron contra Santiago y Juan; 42pero, llamándolos Jesús a sí, les dijo: Ya sabéis cómo los que en las naciones son considerados como príncipes las dominan con imperio, y sus grandes ejercen poder sobre ellas. 43No ha de ser así entre vosotros; antes, si alguno de vosotros quiere ser grande, sea vuestro servidor; 44y el que de vosotros quiera ser el primero, sea siervo de todos, 45pues tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por muchos.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

Jesús, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir

Hay que pedirle a Jesús, Él es el camino para ir al Padre.

Jesús te escucha siempre, y aunque muchas cosas dice que le corresponden al Padre Dios concederlas, lo que oye Jesús, lo oye el Padre, porque quien ha visto a Jesús, ha visto al Padre.

Tengamos puesta nuestra confianza en Jesús, que es Dios; y el Padre y Él, Jesús, son Dios.

Aumenta tu fe, pidiendo.

Da un voto de confianza a Dios, pidiéndole todo lo que quieras, todo lo que necesitas, todo lo que deseas. Y habla dentro de ti mismo de todo ello, en la intimidad de tu corazón. Haz con Dios una amistad intocable, perdurable, ¡eterna!

Dios no falla nunca, Dios siempre te dará lo mejor.

Cuando Dios permite que algo malo te ocurra, es que te está evitando algo peor. Acéptalo todo con la fe puesta en que todo lo que vives y tienes, es lo mejor, y pide, pide a Dios consolación, ayuda, protección, y salir airoso de cualquier mal tiempo. Hay que hacer como hicieron los apóstoles, y con confianza, pedir a Dios, a Jesús, lo que nos gustaría; Él nos escucha y, si puede, lo hace, y si no puede, nos conforta.

Tengamos el ánimo en alza, porque Dios nos ama, porque Jesús murió por ti.

¡Aleluya!

Confiemos en Dios, en Jesús, que conoce al Padre; y en el Padre, que conoce al Hijo, y dejémonos consolar por Dios Espíritu Santo, que nos ama tanto; ¡es Dios!, y Dios de Amor.

Fe.

P. Jesús

© copyright

 

Consejo nº 985

.-No te sientas solo, tu Madre bendita te lo suplica.

P. Jesús

© copyright

San Ignacio de Antioquia

San Ignacio fue obispo de Antioquia, la primera ciudad en que los seguidores de Cristo empezaron a llamarse «cristianos». La tradición señala que fue un discípulo de San Juan Evangelista. Por 40 años estuvo como obispo ejemplar de Antioquia que, después de Roma, era la ciudad más importante para los cristianos, porque tenía el mayor número de creyentes.

El emperador Trajano mandó a encarcelaran a todos los que no adoraran a los falsos dioses de los paganos. Como San Ignacio se negó a adorar esos ídolos, fue llevado preso. El emperador ordenó que Ignacio fuera llevado a Roma y echado a las fieras para diversión del pueblo.

Encadenado fue llevado preso en un barco desde Antioquia hasta Roma en un largo y penosísimo viaje, durante el cual el santo escribió siete cartas que se han hecho famosas, las cuales iban dirigidas a las Iglesias de Asia Menor.

En una de esas cartas, el santo señala que los soldados que lo llevaban eran feroces como leopardos; que lo trataban como fieras salvajes y que cuanto más amablemente los trataba él, con más furia lo atormentaban.

El barco se detuvo en muchos puertos y en cada una de esas ciudades salían el obispo y todos los cristianos a saludar al santo mártir y a escucharle sus provechosas enseñanzas. De rodillas recibían todos su bendición. Varios se fueron adelante hasta Roma a acompañarlo en su gloriosos martirio.

Al llegar a Roma, salieron a recibirlo miles de cristianos. Y algunos de ellos le ofrecieron hablar con altos dignatarios del gobierno para obtener que no lo martirizaran. Él les rogó que no lo hicieran y se arrodilló y oró con ellos por la Iglesia, por el fin de la persecución y por la paz del mundo. Como al día siguiente era el último y el más concurrido día de las fiestas populares y el pueblo quería ver muchos martirizados en el circo, especialmente que fueran personajes importantes, fue llevado sin más al circo para echarlo a las fieras.

Ante el inmenso gentío fue presentado en el anfiteatro. Él oró a Dios y en seguida fueron soltados dos leones hambrientos y feroces que lo destrozaron y devoraron, entre el aplauso de aquella multitud ignorante y cruel. Así consiguió Ignacio lo que tanto deseaba: ser martirizado por proclamar su amor a Jesucristo.

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Ignacio de Antioquia

San Ignacio de Antioquia, hombre sabio, de gran fe y por lo cual, portador de la Buena Nueva: el Evangelio. No quería ser martirizado, de haberlo querido no se habría quejado en sus famosas cartas de lo feroces que eran los soldados que lo custodiaban a la muerte segura; él sólo quería, con todas las ansias de un noble corazón proclamar el amor a Cristo, y ese celo de apostolado, en esos tiempos de los primeros cristianos era pagado por la sociedad pagana con el martirio. Él, San Ignacio de Antioquia, quería salvar almas y murió comido por los leones entre aplausos de la gentuza. ¡Que pena por ellos! ¡Que gracia para San Ignacio de Antioquia!

Los santos aceptan su vida.

P. Jesús

© copyright