Saltar al contenido

Home

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

No pedimos ni aceptamos donativos, nos bastan tus oraciones y amistad.
Este Portal es sin ánimo de lucro. Todo es para Mayor Gloria de Dios.

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Domingo 23 de Junio de 2.024

Tiempo Ordinario

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 4, 35-41

Dios sabe adónde quiere ir

35En aquel día les dijo (Jesús a los discípulos):, llegada ya la tarde: Pasemos al otro lado. 36Y, despidiendo a la muchedumbre, le llevaron según estaba en la barca, acompañado de otras. 37Se levantó un fuerte vendaval, y las olas se echaban sobre la barca, de suerte que ésta estaba ya para llenarse.

38Él estaba en la popa durmiendo sobre un cabezal. Le despertaron y le dijeron: Maestro, ¿no te da cuidado de que perezcamos? 39Y, despertando, mandó al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y se aquietó el viento y se hizo completa la calma. 40Les dijo: ¿Por qué sois tan tímidos? ¿Aún no tenéis fe? 41Y, sobrecogidos de gran temor, se decían unos a otros: ¿Quién será éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

Dios sabe adónde quiere ir

Dios sabe adónde quiere ir, y te dice “pasemos al otro lado”; sube con Dios a la barca, sé de los que acompañan a Jesús, no de la muchedumbre, esos que acabaron gritando “matadlo”; tú únete al grupo de Dios, los cristianos católicos; que tus amigos sean como tú, cristianos católicos, o acabarás diciendo: ¡matadle!

P. Jesús
© copyright

—  Consejo nº 1.832  —

.-Controla tu maldad.

P. Jesús
© copyright

Santo Tomas Moro, Mártir († 1535)

Patrono de los políticos y gobernantes.

Santo Tomás Moro nació en Londres el 1478. Estudió en Oxford y en Londres. Fue un gran humanista, amigo de Erasmo y de Luis Vives. Pensó algún tiempo en la vida monástica, y por fin, leyendo La Ciudad de Dios de San Agustín, decide ser ciudadano de la ciudad celeste sin apartarse de la terrestre.

La Vida de Pico de la Mirándola influyó mucho en su vocación. Contrajo matrimonio con Juana, y tuvieron cuatro hijos, pero al poco tiempo queda viudo, contrayendo segundas nupcias con Alicia.

El santo supo compaginar una vida interior profunda con una escrupulosidad en sus obligaciones profesionales. Como pionero en la promoción de los laicos, se enfrenta a los problemas de su tiempo con criterios cristianos. Demuestra con su ejemplo el valor de «la obra bien hecha». Crece su prestigio como abogado, y en la Corte le piden su colaboración, y luego es elegido Canciller del Reino. Sin embargo, cuando el Rey Enrique VIII consigue la anulación de su matrimonio con Catalina de Aragón por presiones y sobornos, el santo renuncia a su cargo, intuyendo que eso le costará muy caro.

Moro se niega a firmar el Acta de Sucesión y de Supremacía, por la que se proclama el rey Cabeza de la Iglesia Anglicana y la independencia de Roma. Moro acata la autoridad civil del rey, pero no quiere ser infiel a su conciencia. Poco después, Tomás Moro es juzgado y encerrado en la Torre de Londres; muchos le piden que firme, que ceda, aunque sea disimulando, pero su conciencia no se lo permite, «prefiere ser discípulo del Señor antes que del Rey». Su hija Margarita lo visita con frecuencia; rezan juntos, piensan en el cielo.

El 16 de julio de 1535 fue decapitado. Santo Tomás Moro escribió muchos libros de piedad y en defensa de la fe; el más famoso de ellos es «Utopía». Es un mártir por la unidad de la Iglesia y por la libertad de conciencia centras las leyes civiles injustas. Pio XI lo canonizó en 1935.

Conozca más sobre Santo Tomás Moro, Patrono de los políticos en la Enciclopedia Católica: 
http://www.enciclopediacatolica.com/t/tomasmoro.htm

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Santo Tomas Moro, Mártir († 1535)

Hacer bien nuestra labor en el mundo pensando en la Patria Celestial, esto se aprende de Tomás Moro, hombre de mundo y hombre de Dios.

Tuvo dos esposas, al morir una se casó con otra, pero jamás, los placeres de la vida lo apartaron de su deber para con Dios. Ojala eso pudieran hacer muchos, otra sería la Iglesia Católica no como es hoy, sino como tiene que ser: Iglesia Domestica. Padres e hijos que vivan en el mundo siendo influyentes en el mundo y pensando siempre en su buena conciencia, en la caridad, la oración, la meditación del Reino Celestial  y cumplir con honor las tareas del mundo: Vivir estando con Dios, vivir amando a Dios.

Gracias San Tomás Moro; a ti nos encomendamos los que somos ciudadanos de la tierra y del Cielo.

¡Dios nos guarde sin permitirnos pecar! ¡Que Gracia del Cielo, a los que Aman a Dios!: Los Santos de todos los tiempos: ¡tú!

P. Jesús
© copyright