Saltar al contenido

Home

No pedimos ni aceptamos donativos, nos bastan tus oraciones y amistad.
Este Portal es sin ánimo de lucro. Todo es para Mayor Gloria de Dios.
CatholicosOnLine

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

 

Envío diario nº 5.273- Lunes 28-11-22

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Lunes 28 de Noviembre de 2.022

Tiempo de Adviento/1º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 8, 5-11

“Yo iré y le curaré”

5Entrando (Jesús) en Cafarnaúm, se le acercó un centurión, suplicándole 6y diciéndole: Señor, mi siervo yace en casa paralítico, atrozmente atormentado. 7Él le dijo: Yo iré y le curaré. 8Y respondiendo el centurión, dijo: Señor, yo no soy digno de que entres bajo mi techo: di sólo una palabra, y mi siervo será curado. 9Porque yo soy un subordinado, pero bajo mí tengo soldados y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi esclavo: Haz esto, y lo hace. 10Viéndole Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: En verdad os digo que en nadie de Israel he hallado tanta fe. 11Os digo, pues, que del oriente y del occidente vendrán y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

“Yo iré y le curaré”

Acuérdate, hijo de Dios, de tu Dios y las palabras que pronunció: “Yo iré y le curaré”, porque Dios tiene el poder de curarte, de sanarte, de hacerte salir de esta triste situación de desespero, de sufrimiento.

Acuérdate de lo que dijo Jesús, Dios: “Yo iré y le curaré”.

Te dejo, por hoy, meditando en estas santas y veraces palabras de Dios: “Yo iré y le curaré”.

Ten fe.

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 1.395

.-Puedes, si quieres; la Virgen pudo porque quiso. ¡Hazla tu ejemplo y tú amparo!

P. Jesús

© copyright

Santiago de la Marca

Santiago de la Marca, cuyo nombre de pila era Domingo Gangali, nació en Monteprandone (Ascoli Piceno) en 1394. Quedó huérfano de padre siendo todavía muy niño y se transladó a Offida donde un sacerdote familiar suyo. 

Siguió los estudios de derecho civil en Perusia; llegó a ser notario. Después se estableció en Florencia, donde fue elegido alcalde. Regresó a las Marcas por asuntos familiares, se detuvo en Asís y aquí, después de un coloquio con el prior de Santa María de los Ángeles, resolvió entrar a formar parte de la familia franciscana. 

Realizó su profesión religiosa: 1º. de agosto de 1416. Seis años después, ya sacerdote, fue encargado de la predicación: «1422, in festo sancti Antonii de Padua incepi predicare Florentiae in sancto Miniato». Y esta será la ocupación principal de toda su vida hasta la muerte, el 28 de noviembre de 1476 en Nápoles. 

Durante más de medio siglo recorrió a Europa oriental y centro Septentrional no sólo para predicar el nombre de Jesús (tema constante de sus homilías, siguiendo el ejemplo de su maestro San Bernardino), sino también para cumplir delicadas misiones encomendadas por los Papas Eugenio IV, Nicolás V y Calixto III. 

Este gran peregrino parecía que sólo se detenía el tiempo necesario para fundar un nuevo convento o para restablecer la observancia de la genuina regla franciscana en los ya existentes. Los últimos 18 años de su vida los pasó casi todos predicando en las regiones de Italia. Se encontraba en Aquila cuando murió San Bernardino de Siena, en 1444, y a los seis años pudo presenciar en Roma su solemne canonización. Lo seguía devotamente Fray Venancio, quien cuenta que durante una misión predicada en Lombardía le propusieron a Fray Santiago ser obispo de Milán; pero el humilde fraile no aceptó. Fray Venancio, después de la muerte del maestro, escribió una biografía de san santiago de la Marca en la que narra los milagros que hizo en vida y después de la muerte.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Santiago de la Marca

Santo fiel a la Iglesia y al Santo Padre, ayudó a varios Papas y fue muy útil a toda la Iglesia Católica; se le recuerda por sus virtudes, por su paciencia, y sobre todo, por los milagros obtenidos de Dios por su fe; ya en vida, Dios le premió su misma vida con sus milagros.

P. Jesús

© copyright