Saltar al contenido

Home

No pedimos ni aceptamos donativos, nos bastan tus oraciones y amistad.
Este Portal es sin ánimo de lucro. Todo es para Mayor Gloria de Dios.
CatholicosOnLine

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

 

Envío diario nº 5.169- Martes 16-8-22

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Martes 16 de Agosto de 2.022

Tiempo ordinario/21º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 19, 23-30

Lo hemos dejado todo y te hemos seguido

(Dijo Jesús a sus discípulos): 23Y Jesús dijo a sus discípulos: En verdad os digo: ¡que difícilmente entra un rico en el reino de los cielos!24De nuevo os digo: es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja que entre un rico en el reino de los cielos. 25Oyendo esto, los discípulos se quedaron estupefactos, y dijeron: ¿Quién, pues, podrá salvarse? 26Mirándolos, Jesús les dijo: Para los hombres, imposible; mas para Dios todo es posible.

27Entonces, tomando Pedro la palabra, le dijo: Pues nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido, ¿qué tendremos? 28Jesús les dijo: En verdad os digo que vosotros, los que me habéis seguido, en la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente sobre el trono de su gloría, os sentaréis también vosotros sobre doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel. 29Y todo el que dejare hermanos o hermanas, o padre o madre, o hijos o campos, por amor de mi nombre, recibirá el céntuplo y heredará la vida eterna. 30Y muchos primeros serán los postreros; y los postreros, primeros.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

Lo hemos dejado todo y te hemos seguido

No es que los ricos no puedan creer en Dios, que sí que pueden, ocurre que los ricos, muchos ricos, tienen puesto en su corazón y pensamientos, el dinero que tienen, la posesiones que tienen, y todos sabemos que lo que el hombre tiene en su corazón. esto es lo que ama. Los ricos, muchos, aman el dinero, y no hay cabida en su corazón al amor primero y único a Dios.

Es por eso que Dios avisa, dice que difícilmente entrará un rico en el Reino de los Cielos, y que aún no es posible para ningún hombre salvarse; sí que es verdad que se salva por Jesús, por Dios, pero debe creer en Él, amarlo sobre todas las cosas y más que a sus riquezas y propiedades, pero la condición humana es pensar en lo que se tiene; si se tiene a Dios, por la fe en él, por la Eucaristía, entonces, las obras de esta fe viva muestran y demuestran qué es lo que tiene en su corazón. Si tiene sólo su dinero, no tiene a Dios, porque el mismo Dios nos dijo: No se puede amar y servir a Dios y al dinero.

Debes elegir a quién servir.

Un alma de fe, sirve a Dios utilizando su dinero.

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 1.291

.-La fe sin obras, sólo es palabrería.

P. Jesús

© copyright

San Roque

En Italia y Francia se veneraba ya a San Roque en el siglo XV, poco después de su muerte. San Roque era hijo del gobernador de Montepellier, lugar donde nació en 1378, y a la edad de 20 años quedó huérfano de ambos padres. Durante la epidemia de peste que se desató por aquella época en Italia, el santo se dedicó a asistir a los enfermos y consiguió curar a muchos más tan sólo con hacer sobre ellos la señal de la cruz. 

Estando en Piacenza, trabajando en uno de los hospitales, el santo contrajo la mortal enfermedad. Como no quiso ser una carga para ningún hospital, decidió trasladarse a las fueras de la ciudad, instalándose en una caverna. Sin embargo, un perro lo alimentó milagrosamente, y el amo del animal acabó por descubrir a San Roque brindándole cuidados y atención. 

Cuando recobró las fuerzas, el santo volvió a la ciudad donde curó milagrosamente a muchas personas y numerosas cabezas de ganado. 
Retornó a Montepellier donde su tío no lo reconoció y lo dejó en el abandono. San Roque fue arrestado, probablemente porque fue confundido erróneamente por un espía, permaneciendo en la cárcel por cinco años donde finalmente falleció. 

La popularidad y rápida extensión del culto a San Roque fue verdaderamente extraordinaria. En su tumba se obraron muchos milagros, y son miles los que lo han invocado contra la peste.

FUENTE: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Roque

Tú, quizás eres o puedes ser tío de un Santo, y puedes reconocerlo y ayudarlo a que sus obras, las obras que Dios hace a través de él y con él, sigan derramándose en el mundo. No me hagas como hizo el tío de San Roque, que no lo reconoció como sobrino y, creyéndole un espía, acabó en la cárcel y murió allí.

Ayuda a los de tu casa, a los de tu familia, porque puede que sean santos y, si aún no lo son, deberían serlo con tu ayuda. No niegues la ayuda a los tuyos, porque la mano de Dios está también en tus obras de misericordia. ¡A ver lo que haces de hoy en adelante! ¡Ya lo sabes!

P. Jesús

© copyright