Saltar al contenido

Home

No pedimos ni aceptamos donativos, nos bastan tus oraciones y amistad.
Este Portal es sin ánimo de lucro. Todo es para Mayor Gloria de Dios.

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

 

Envío diario nº 4.710- Sábado 15-5-21

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Sábado 15 de Mayo de 2.021

Tiempo Pascual 6º – San Isidro Labrador

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 16, 23b-28

Dejo el mundo y me voy al Padre

(Dijo Jesús a sus discípulos): 23bEn verdad, en verdad os digo: Cuanto pidiereis al Padre os lo dará en mi nombre. 24Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre; pedid y recibiréis, para que sea cumplido vuestro gozo.

25Esto os lo he dicho en parábolas; llega la hora en que ya no os hablaré más en parábolas. Antes os hablaré claramente del Padre. 26Aquel día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, 27pues el mismo Padre os ama, porque vosotros me habéis amado y creído que yo he salido de Dios. 28Salí del Padre y vine al mundo; de nuevo dejo el mundo y me voy al Padre.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

Dejo el mundo y me voy al Padre

Ama a Cristo porque Dios Padre nos lo dió por amor; amándonos tanto, nos dió a su único Hijo, para que, matado por nosotros los hombres, nosotros pidiendo perdón a Dios por su muerte, en su Nombre pidamos a Dios Padre, y Dios Padre, que todo lo puede, pudo dar a su Hijo a la muerte y Resucitarlo; puede darte todo lo que le pidas en nombre de Jesús, de Dios.

Recuerda este nombre: Jesús, porque es el nombre de Dios.

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 829

.-Altos ideales, a muchos les faltan; les falta luchar por ser buenos siempre.

P. Jesús

© copyright

San Isidro Labrador

San Isidro Labrador nace en Madrid el 4 de abril de 1082, donde vive humildemente con su familia hasta que, ante la inminente invasión árabe, se traslada a Torrelaguna. Allí se casa con Santa María de la Cabeza, en el 1109, y 10 años después regresa a Madrid para trabajar como criado para la familia Vargas, viviendo en la casa que ésta tenía para los mozos de labranza, junto a la parroquia de San Andrés. Allí nace su único hijo, Juan.

Labrador y carpintero de vida sencilla, marcada por una profunda fe y devoción a la Virgen, y espíritu caritativo. Todos los días, de madrugada, acudía a la iglesia de Santa María de la Concepción, hoy Catedral de la Almudena, y a la ermita de Santa María Magdalena, por la que tenía especial devoción. Por la tarde, repetía sus itinerarios marianos, lo que provocaba las críticas de algunos de sus compañeros, que le calumniaban por tener abandonado el trabajo. Además de esta vida de oración y este fervor por la Virgen, se consagró a los pobres, con la ayuda de su mujer, que compartía con él su amor por los más necesitados.

Sus milagros, muy sencillos, se correspondían con su tipo de vida. Así, una vez hizo brotar un torrente de una roca, para dar agua a su amo sediento. Salvó con sus oraciones a su hijo Juan, que cayó a un pozo, del que fue salvado milagrosamente. Su patrón fue testigo de algunos de estos milagros, por lo que cuando San Isidro murió, el 30 de noviembre de 1172, a los 90 años, todos lo consideraban ya un santo.

Enterrado primero en el cementerio de la parroquia de San Andrés, fue trasladado a la Iglesia, ya que la lluvia desenterró su cuerpo incorrupto. Alfonso VIII en 1212 mandó que hicieran un arcón para enterrar su cuerpo. Allí permanece hasta 1619, fecha en que es beatificado por la Santa Sede, con 438 milagros aprobados. Pablo V firma el decreto y se fija su fiesta para el 15 de mayo. Fue canonizado en 1622 por el papa Gregorio XV. En tiempos de Carlos III, su cuerpo se traslada a la Colegiata donde se encuentra hoy.

El 11 de agosto de 1697, Inocencio XII declara a su mujer Beata, y en 1752 es proclamada como Santa María de la Cabeza.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Isidro Labrador

San Isidro, labrador, como tú, hombre de su tiempo y con los pies en el suelo, es decir: trabajador y devoto de la Virgen María, Madre de Dios. Con su esposa, Santa María de la Cabeza, consiguieron lo imposible para los hombres y posible para Dios: ser santos. Dios los amó tiernamente, y con ellos hizo milagros para los que aman la santidad y veneran a los santos.

P. Jesús

© copyright