Saltar al contenido

Home

Síguenos:

 

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

Envío diario nº 4.170- Jueves 21-11-19

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Jueves 21 de Noviembre de 2.019

Tiempo Ordinario /33º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 19, 41-44

Jesús lloró

41Así que (Jesús) estuvo cerca, al ver la ciudad, lloró sobre ella, diciendo: 42¡Si al menos en este día conocieras lo que hace a la paz tuya! Pero ahora está oculto a tus ojos. 43Porque días vendrán sobre ti, y te rodearán de trincheras tus enemigos, y te cercarán, y te estrecharán por todas partes, 44y te abatirán al suelo a ti y a los hijos que tienes dentro, y no dejarán en ti piedra sobre piedra por no haber conocido el tiempo de tu visitación.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Jesús lloró

Llora tú por el dolor con que Dios lloró.

Dios te ama, en serio, pero es que te lo digo muy en serio, de verdad. Dios te ama, y sufre por las personas, por las gentes que van sin Dios, sin Él, que se conforman con lisonjas de cariño, cuando podrían tener todo el amor de un Dios que te ama infinitamente y para siempre.

Deja que Dios te consuele, porque bien sabemos que Jesús lloró, lo hemos leído en el Evangelio de hoy, y comprende el dolor, tu dolor, y quiere que sea alegría y no pena, lo que contenga tu corazón; porque no quiere Dios que no le tengas en cuenta; si le tuvieras en cuenta, tu pena sería menos, porque sabrías que hay un Dios de Cielos y tierra, que te ama y te consuela.

Déjate consolar por Dios; ve a confesarte, y, Dios Espíritu Santo, te llenará de alegría, la de la paz, la de saberte perdonado y amado por Dios en santa unidad.

Confiésate, no sea que luego tengas que llorar.

P. Jesús
© copyright

Consejo nº 1.521

.-Limpia tu conciencia del pecado, yendo a confesarte.

P. Jesús

© copyright

La Presentación de la Santísima Virgen María

Hoy, celebramos junto con toda la Iglesia, la Presentación en el Templo de la niña Santa María.

Es en una antigua y piadosa tradición que encontramos los orígenes de esta fiesta mariana que surge en el escrito apócrifo llamado “Protoevangelio de Santiago”. Este relato cuenta que cuando la Virgen María era muy niña sus padres San Joaquín y Santa Ana la llevaron al templo de Jerusalén y allá la dejaron por un tiempo, junto con otro grupo de niñas, para ser instruida muy cuidadosamente respecto a la religión y a todos los deberes para con Dios.

Históricamente, el inicio de esta celebración fue la dedicación de la Iglesia de Santa María la Nueva en Jerusalén en el año 543. Estas fiestas se vienen conmemorando en Oriente desde el siglo VI, inclusive el emperador Miguel Comeno cuenta sobre esto en una Constitución de 1166.

Más adelante, en 1372, el canciller en la corte del Rey de Chipre, habiendo sido enviado a Aviñón, en calidad de embajador ante el Papa Gregorio XI, le contó la magnificencia con que en Grecia celebraban esta fiesta el 21 de noviembre. El Papa entonces la introdujo en Aviñón, y Sixto V la impuso a toda la Iglesia.

Oración:

Santa Madre María, 
tú que desde temprana edad te consagraste al Altísimo, 
aceptando desde una libertad poseída
el servirle plenamente como templo inmaculado, 
tú que confiando en tus santos padres,
San Joaquín y Santa Ana, 
respondiste con una obediencia amorosa 
al llamado de Dios Padre, 
tú que ya desde ese momento
en el que tus padres te presentaron en el Templo 
percibiste en tu interior el profundo designio de Dios Amor; 
enséñanos Madre Buena a ser valientes seguidores de tu Hijo, 
anunciándolo en cada momento de nuestra vida 
desde una generosa y firme respuesta al Plan de Dios. 

Amén.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

La Presentación de la Santísima Virgen María

Seguir a Dios, unirse al Templo y ser fiel a Cristo, es todo lo mismo; y es lo que hizo la Santísima Virgen María, y se conmemora todo ello en la fiesta de la Presentación de la Santísima Virgen María.

P. Jesús

© copyright

La vida

Son pocas las personas que viven con la convicción de que podrán conseguir en esta vida cualquier cosa que se propongan con la ayuda de Dios, claro está que ha de ser algo bueno y que dé gloria a Dios.

Cuando uno asimila la idea de que es hijo de Dios y que por lo tanto Dios es su padre, se da cuenta de que teniendo a Dios a su lado, nada le faltará en esta vida; algo se sufrirá sí, porque desde que existe el pecado, el dolor está en el mundo, pero aún así, el que va de la mano de Santa María hacia Dios, puede conseguir cualquier cosa buena que se proponga, aunque tarde tiempo en conseguirla, si trabaja en ello, pone empeño y tiene paciencia, sí o sí, tiene el éxito asegurado. Porque Dios nos pide que dominemos la tierra, él quiere que las personas prosperemos espiritual y económicamente, para poder ayudar a otras personas y hacer un mundo bueno.

Es deber de todo ser humano el querer perfeccionarse y hacer una obra maestra de su vida, porque nuestra vida pertenece a Dios, y no podemos darle una chapuza, debemos hacer lo posible y lo imposible con la ayuda de la oración, para que Dios esté contento de nuestra vida.

Tú puedes mejorar tu vida y debes hacerlo ¿Cómo? Viviendo en gracia de Dios. Sé todo tú de Dios, y ya verás que alto volarás. Porque NADA es imposible para Dios, recuérdalo “NADA”, así que sé feliz de saberte amado por Dios, y hazle feliz tú a Él. Que Dios no tenga que llorar por ti, hazle reír.

Confía en Dios, Él es el Creador de la vida, puede hacer en esta vida lo que le dé la gana, y todo lo hace para bien.

Vive feliz, Dios te ama.

Montserrat Bellido Durán

© copyright