Saltar al contenido

Home

Síguenos:

 

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

Envío diario nº 4.171- Viernes 22-11-19

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Viernes 22 de Noviembre de 2.019

Tiempo Ordinario /33º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 19, 45-48

Al templo se va a orar

45Entrando (Jesús) en el templo, comenzó a echar a los vendedores, 46diciéndoles: Escrito está: Y será mi casa casa de oración; pero vosotros la habéis convertido en cueva de ladrones. 47Enseñaba cada día en el templo; pero los príncipes de los sacerdotes y los escribas, así como los primates del pueblo, buscaban prenderle, 48y no sabían qué hacer, porque el pueblo todo estaba pendiente de Él escuchándole.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Al templo se va a orar

Al templo, a la iglesia, se va a orar; no se va a otra cosa, aunque algunos no oran y, en vez de orar, hacen otras cosas; y Dios quiere que se ore en el templo, en la iglesia.

Ve a la iglesia y ora.

Acude a Dios, a Jesús, que está en la Sagrada Hostia Consagrada, dentro del Sagrario, y quiere que le hables de tus cosas, íntimamente, como no le hablas a nadie, para solucionarte tus problemas, por el hecho de hablarle y de hacer el bien. Sólo esto necesitas, orar con Dios, contarle tus cosas, hacer el bien siempre y a todos, y esperar la venida de la Providencia Divina, que aclara todo lo oculto, que enseña lo necesario y que pone paz y da pan al necesitado.

Cree en Dios y confía en la oración.

Ama a la Virgen María, y verás que en tu vida habrá muchas alegrías que contar, y ve a contárselas a Dios, en la iglesia, con tu oración de alabanza, de gratitud, de confianza.

Que sólo Dios sepa tus problemas, y Él se ocupará de darte lo necesario para seguir avanzando en santidad.

Dios todo lo puede, haz la prueba; ve al templo y ora a Dios, a Jesús en el Sagrario.

Dios te ama. Confía en Él, es de fiar; dio su vida por ti, resucitó y ¡vendrá a buscarte!

Pax Domini.

P. Jesús
© copyright

Consejo nº 1.522

.-No blasfemes.

P. Jesús

© copyright

Santa Cecilia, Virgen y Mártir

Según una antigua tradición, la santa pertenecía a una de las principales familias de Roma, que acostumbraba vestir una túnica de tela muy áspera y que había consagrado a Dios su virginidad. Sus padres la comprometieron en matrimonio con un joven llamado Valeriano, pero Cecilia le dijo a éste que ella había hecho voto de virginidad y que si él quería ver al ángel de Dios debía hacerse cristiano. Valeriano se hizo instruir por el Papa Urbano y fue bautizado. Las historias antiguas dicen que Cecilia veía a su ángel de la guarda. 

El alcalde de Roma, Almaquio, había prohibido sepultar los cadáveres de los cristianos. Pero Valeriano y Tiburcio se dedicaron a sepultar todos los cadáveres de cristianos que encontraban. Por eso fueron arrestados. Llevados ante el alcalde, éste les pidió que declararan que adoraban a Júpiter. Ellos, defendieron su fe y murieron mártires. En seguida la policía arrestó a Cecilia y le exigió que renunciara a la religión de Cristo. Ella declaró que prefería la muerte antes que renegar de la verdadera religión. Entonces fue llevada junto a un horno caliente para tratar de sofocarle con los terribles gases que salían de allí, pero en vez de asfixiarse ella cantaba gozosa (quizás por eso la han nombrado patrona de los músicos). Visto que con este martirio no podían acabar con ella, el cruel Almaquio mandó que le cortaran la cabeza. En 1599 permitieron al escultor Maderna ver el cuerpo incorrupto de la santa y él fabricó una estatua en mármol de ella, la que se conserva en la iglesia de Santa Cecilia en Roma.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Santa Cecilia, Virgen y Mártir

La fe de los santos y mártires puede y debe hacer pensar a todos en implicarse más y mejor a servir por amor a Dios, y servir es lo que hizo Santa Cecilia, virgen y mártir; Dios se sirvió de ella para hacer grandes discípulos en la fe verdadera, la Católica, Apostólica y Romana. Veneremos a esta gran santa que no tuvo miedo y en vez de ocultarse del hombre que sus padres habían decidido darle como esposo, lo convenció para ser fiel al Dios que ella entregó su virginidad y que debido a su gran pureza lo evangelizó de tal manera que sin ser su esposa él creyó en ella y a Dios se consagró también para hacer el bien.

Bendita Santa Cecilia, quien como tú sea virgen podría ser mártir llegado el caso, si llegara, de decidir morir antes que renunciar a la fe verdadera. Y hoy que tantos y tantas la dejan, ¿será que no son vírgenes? ¿Será que no tienen pureza ni intención de tenerla? Es.

P. Jesús

© copyright

Hazte socio de Dios

¿Cuáles son tus sueños?

¿Deseas volar alto?

¿Quieres ser el mejor?

¿Quieres ser perfecto?

¿Quieres amar a Dios sobre todas las cosas?

Dios cree en ti.

Dios confía en ti.

Por eso te ha hecho libre.

Para que libremente le demuestres que tiene razón creyendo en ti, amándote.

Cree tú en Él.

Confía en Él.

Cuéntale tus sueños.

Hazle Socio de tu empresa, de tu negocio, de tu proyecto.

Y lo lograrás.

Llegarás a las estrellas.

Porque para Dios Nada es Imposible.

Hazte socio de Dios.

Y sonreirás.

Porque en esta vida estamos para servir…

¿Y qué mejor manera de servir que sirviendo con Dios?

Sirve con Dios,

y servirás bien.

Hazte socio de Dios,

y serás rico.

Pues Dios te llenará de riquezas espirituales,

también te dará riquezas materiales,

para que amándolo y siendo su socio;

SIGAS SIRVIENDO AL MUNDO POR SU AMOR.

Montserrat Bellido Durán
© copyright

 

C. , 38 años , de argentina. 11/22/2010

Yo tengo una duda y querría que me guíen mejor. Yo estoy acostumbrada a comulgar con la boca, pero veo que muchos comulgan con la mano. ¿Por qué se cambia la manera? ¿A qué se debe?

Respuesta de: Dr. Joan Antoni Mateo. 11/22/2010

La legislación de la Iglesia en España permite la Sagrada Comunión en la mano, aunque la Iglesia recomienda tomarla directamente en la boca. Si se hace con la mano debe hacerse dignamente. Se pone la mano izquierda sobre la derecha como haciendo un trono y después que el sacerdote ha depositado la Sagrada Forma en la mano, delante suyo la llevamos reverentemente a la boca. Antes hay que hacer un signo de reverencia sea una genuflexión o una profunda inclinación antes de comulgar.

 

SONDEA MI ALMA

Quería abrir una brecha
en las entrañas de la tierra,
y enterrar ahí mi temor.

Pero hallé en Dios cobijo,
Él es mi Pastor.
Así que si el miedo me derrumba,
en ti, Jesús, me apoyaré.
Y si las tinieblas me encogen,
sujétame Dios Santo, te lo pido.
Y si mi esperanza se desespera,
bésame en mis adentros, Jesús.
Y si grito y llamo
y sólo el Cielo me oye,
susúrrame tu amor.

Sondea mi alma, que necesita
de la paz de tu calma.
Sostén mi entendimiento,
aplaca mis estremecimientos.
Levanta mi corazón,
para ti, como el sol.

Que el crepúsculo de mi temor,
se torne ya en día nuevo
de amaneceres de esperanzas.
Y, mirando al que traspasaron,
 a Ti, Jesús, te cantaré,
y será mi vida tu canto
con desplegables acordes de amor.

 

Patricia Bellido Durán
© copyright