Saltar al contenido

Home

Síguenos:

 

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

Envío diario nº 4.300- Lunes 30-3-20

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Lunes 30 de Marzo de 2.020

Tiempo Cuaresma/5º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 8, 1-11

El que esté sin pecado

1Se fue Jesús al monte de los Olivos; 2pero, de mañana, volvió otra vez al templo, y todo el pueblo venía a Él, y, sentado, les enseñaba. 3Los escribas y fariseos trajeron a una mujer sorprendida en adulterio y, poniéndola en medio, 4le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante delito de adulterio. 5En la Ley nos ordena Moisés apedrear a éstas; tú ¿qué dices? 6Esto lo decían tentándole, para tener de qué acusarle. Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en la tierra. 7Como ellos insistieron en preguntarle, se incorporó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado, arrójele la piedra el primero. 8E inclinándose de nuevo, escribía en tierra. 9Ellos que le oyeron fueron saliéndose uno a uno, comenzando por los más ancianos, y quedó Él solo, y la mujer en medio. 10Incorporándose Jesús, le dijo: Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado? 11Dijo ella: Nadie, Señor. Jesús dijo: Ni yo te condeno tampoco; vete y no peques más.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

El que esté sin pecado

Tú, que acusas a este y al otro, si tú no tienes pecado, ¡tira la primera piedra!

Nadie puede tirarla, pero tampoco no vayas al otro extremo de negar el pecado. ¡El pecado existe!, todo aquel que no cumple la Ley de Dios, peca; y si es un pecado mortal, si no se confiesa arrepentido, no podrá ir al Cielo, ¡irá al Infierno!

Lo que nadie puede hacer, es condenar y dañar a otro por su pecado; ¡nadie puede tirar piedras, jamás!, y todos deben ser un ejemplo bueno para los otros.

Tampoco hay que aparentar que no ves nada, porque el pecado existe, y existen los pecadores, y muchos no se arrepienten, es más, quieren, además, que tú peques.

Hay que hablar claro del pecado, sin negarlo y sin asustarse; hay que decir lo que es pecado, y hay que apartarse de las ocasiones de pecar; así que, si tú conoces a un pecador que no se arrepiente y sigue con su vicio, apártate de él, porque es pecado que te pongas tú en ocasión de pecar. No pierdas tu alma por “amistad”. Tu Amigo es Dios, Jesús; y te demostró su lealtad, porque jamás pecó, porque nunca dejó de practicar la Ley de Dios.

¡Sólo Dios basta!

Aprende de los pecados de los demás, y tú no peques jamás, ¡jamás!

Que tu corazón sea puro y tu cuerpo sano.

P. Jesús
© copyright

Consejo nº 1.877

.-Soñar y soñar, es sólo soñar.

P. Jesús

© copyright

San Zósimo, Obispo de Siracusa

Los padres del santo fueron terratenientes sicilianos, que dedicaron a su pequeño hijo al servicio de Santa Lucía y lo colocaron, a la edad de siete años, en un monasterio que llevaba el nombre de la santa, cerca de su hogar. Allí su principal ocupación fue la de cuidar las reliquias de la santa, tarea que no iba con la manera de ser del niño acostumbrado a la vida de campo, llegando a escapar del convento. Fue devuelto con humillación y tras soñar con San Lucía -quien tenia un semblante de enojo- y ver a la Santísima Madre interceder por él, Zósimo prometió que nunca haría de nuevo tales cosas, adaptándose a la vida del claustro.

Durante 30 años vivió casi olvidado; al morir el abad de Santa Lucía, recayó en el obispo de Siracusa designar al nuevo abad, quien eligió a Zósimo, siendo ordenado luego unos días después como sacerdote. El santo gobernó el monasterio con tal sabiduría, amor y prudencia que superó a todos sus predecesores y a todos sus antecesores. Cuando la sede de Siracusa quedó vacante, el Papa Teodoro designó a Zósimo y lo consagró. Durante su episcopado, el santo fue notable por su celo en la enseñanza del pueblo y por su generosidad con los pobres.

San Zósimo murió alrededor del año 660, a la edad de 90 años.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Zósimo, Obispo de Siracusa

Dios ama y deja que la vida enseñe, y Él forma con su Espíritu a los que, aun no sabiendo, quieren servirle. Así hizo con san Zósimo, obispo de Siracusa. Déjate enseñar por Dios; Él, Dios, te llama en la Providencia de tus deberes actuales; sé humilde y trabaja con la mirada puesta en Dios y sus enseñanzas.

P. Jesús

© copyright

m. , 35 años , de Mexico. 6/9/2008 

ultimamente entre mi novia y yo los besos y caricias se han
tornado un tanto mas alla del limite y tengo un conflicto emocional ya que
por un lado la amo mucho pero por otro no se si sea pecado si llegara a
pasar algo mas entre nosotros? a mi me gustaria llegar al matrimonio con
ella.

Respuesta de: María Durán de Bellido . 7/21/2008 

Alma de Dios y para Dios. Mejor esperáis a casaros para besaros. Ambos sois fogosos y no es bueno para vuestra alma llegar a los malos pensamientos, que ya sabes que esto es pecado mortal. Sí, mortal. Relee el noveno mandamiento de la ley de Dios.

Cásate con ella si la amas y te quemas. No eres un niño, por tu edad, cásate y sed felices disfrutando del amor lícito y bueno en el santo matrimonio: el sexo.

Queda en paz.

 

Sección: Noviazgo