Saltar al contenido

Home

No pedimos ni aceptamos donativos, nos bastan tus oraciones y amistad.
Este Portal es sin ánimo de lucro. Todo es para Mayor Gloria de Dios.
CatholicosOnLine

Portal de formación e información espiritual completamente GRATIS. Lee el Evangelio meditado.

 

Envío diario nº 5.089- Sábado 28-5-22

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Sábado 28 de Mayo de 2.022

Tiempo Pascual/6º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 16, 23b-28

“Ese día pediréis en mi nombre”

(Dijo Jesús a sus discípulos): 23bEn verdad, en verdad os digo: Cuanto pidiereis al Padre os lo dará en mi nombre. 24Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre; pedid y recibiréis, para que sea cumplido vuestro gozo.

25Esto os lo he dicho en parábolas; llega la hora en que ya no os hablaré más en parábolas. Antes os hablaré claramente del Padre. 26Aquel día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, 27pues el mismo Padre os ama, porque vosotros me habéis amado y creído que yo he salido de Dios. 28Salí del Padre y vine al mundo; de nuevo dejo el mundo y me voy al Padre.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

«Palabra del Señor»

«Gloria a ti Señor Jesús»

Meditación:

“Ese día pediréis en mi nombre”

Pide lo que quieras a Dios, en el nombre de Jesús, y todo lo que sea bueno para ti, te lo va a conceder.

No pidas nada que vaya contra los diez mandamientos, porque todo eso es malo para ti.

Y pide por intercesión de la Virgen María, Madre de Dios…

Y espera…

Amén.

P. Jesús

© copyright

Consejo nº 1.211

.-Si tienes miedo, úsalo a tu favor, evitando toda ocasión de pecado.

P. Jesús

© copyright

Beato Luis Biragui

Nació en Vignate (Milán, Italia) el 2 de noviembre de 1801. Era el quinto de los ocho hijos de Francesco Biraghi y Maria Fina. Poco después de su nacimiento, la familia se trasladó a Cernusco sul Naviglio, un pueblo cercano.

A los doce años Luis entró en el seminario menor de Castello sopra Lecco. Luego, prosiguió sus estudios sacerdotales en los seminarios mayores de Monza y de Milán. En la catedral de Milán recibió la ordenación sacerdotal el 28 de mayo de 1825.

Fue destinado inmediatamente a la enseñanza en los seminarios de Castello sopra Lecco, Séveso y Monza.

En 1833 lo nombraron director espiritual del seminario mayor de Milán.

En 1848 volvió a la enseñanza, pero a causa de las vicisitudes políticas que se produjeron en Italia durante esos años, sobre todo en Lombardía y Venecia, fue destituido de su cargo por los austriacos en 1850.

En 1855 fue nombrado doctor —y desde 1864 viceprefecto— de la prestigiosa Biblioteca Ambrosiana y canónigo honorario de la basílica de San Ambrosio. En 1873 Pío IX le concedió el título de prelado doméstico de Su Santidad.

Ese Pontífice lo apreciaba mucho, hasta el punto de que en 1862 le dirigió una carta autógrafa para que, usando su gran influencia, actuara de mediador y pacificador entre el clero milanés, dividido por entonces en dos facciones: los promotores de la nueva unidad nacional italiana, que se estaba concretando, y los defensores del poder temporal de los Papas.

Mons. Biraghi era hombre de gran cultura y profunda vida interior; apasionado estudioso de patrología y arqueología.

Y precisamente su conocimiento y admiración por la antigüedad cristiana, y su devoción por san Ambrosio, hicieron que surgiera en él la idea de fundar el instituto de las Religiosas de Santa Marcelina, para renovar el ideal de la virginidad consagrada, típica de la Iglesia primitiva, dedicándose simultáneamente a la educación de la juventud femenina (santa Marcelina, hermana mayor de san Ambrosio, recibió el velo de las vírgenes consagradas de manos del Papa Liberio en la Navidad del año 353, y colaboró con su hermano obispo en Milán).

Mons. Biraghi fundó el instituto en 1838, en Cernusco sul Naviglio, con la colaboración de la madre Marina Videmari (1812-1891), que fue la primera superiora y la continuadora de la obra después de la muerte del fundador.

Pronto abrió otras casas, como colegios y escuelas, en varias ciudades.

Ya sin compromisos pastorales directos, mons. Biraghi dedicó todas sus energías, hasta el fin, a la formación espiritual de sus religiosas y a la organización de la nueva congregación.

Murió el 11 de agosto de 1879, a los setenta y ocho años, en Milán. Fue sepultado en el panteón familiar, en Cernusco sul Naviglio. En 1951 sus restos fueron trasladados a la capilla de la casa madre de las Religiosas de Santa Marcelina, en ese mismo pueblo.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Beato Luis Biragui

El Papa, los Papas de todos los tiempos tienen necesidad de los Santos, y los Santos dan su ayuda al Papa, porque Dios está con los Papas y, yendo con los Santos, éstos, con Dios, ayudan al Papa, porque todo es de Dios, todo lo bueno es de Dios.

El Beato Luis Biragui es un ejemplo de la necesidad del Papa de confiar y fiarse de los santos.

P. Jesús

© copyright