Saltar al contenido

Envío diario

Envío diario nº 4.012- Domingo 16-6-19

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Domingo 16 de Junio de 2.019

Tiempo Ordinario /11º- Solemnidad de la Santísima Trinidad

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 16, 12-15

El Espíritu Santo, unido a Jesús, te habla

(Dijo Jesús a sus discípulos): 12Muchas cosas tengo aún que deciros, mas no podéis llevarlas ahora; 13pero cuando viniere Aquél, el Espíritu de verdad, os guiará hacia la verdad completa, porque no hablará de sí mismo, sino que hablará lo que oyere y os comunicará las cosas venideras. 14El me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo dará a conocer. Todo cuanto tiene el Padre es mío; 15por esto os he dicho que tomará de lo mío y os lo dará a conocer.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

El Espíritu Santo, unido a Jesús, te habla

Todo lo que Jesús, Dios, no pudo decir, lo dijo el Espíritu Santo cuando Jesús, Dios, subió al Cielo, y Dios Padre envió a Dios Espíritu Santo a los apóstoles.

La sabiduría de Dios va a los que tienen fe en que Jesús es Dios, a esos va Dios Espíritu Santo, porque Jesús murió antes de decir todo lo que quería decir a los suyos, lo hemos leído hoy en el Evangelio, y la sabiduría, la guía del Espíritu Santo, es la palabra del Verbo encarnado, que se fue, y Dios Padre entregó al mundo Dios Espíritu Santo para enseñar, ayudar, dirigir a los suyos, a la Iglesia de Dios, la Católica, la que fundó Jesús con sus apóstoles.

El bautismo católico es el real, el verdadero, el que une a la persona con Dios Espíritu Santo. Es así, así es, lo leemos en la Sagrada Biblia, en la Palabra de Jesús, Dios, fundador de la Iglesia católica.

P. Jesús
© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece el Evangelio

Consejo nº 1.357

.-La fe en las obras, construye tu casa sobre roca.

P. Jesús

© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece el Consejo

San Pío Pietrelcina

El Padre Pío nació en el seno de una humilde y religiosa familia de agricultores, el 25 de mayo de 1887, en una pequeña aldea del Sur de Italia, llamada Pietrelcina. Recibió su primera instrucción de un maestro privado y a la edad de 15 años hizo su ingreso en el Noviciado de los Padres Capuchinos en la Ciudad de Morcone.

De débil salud, pero de excepcional fuerza de voluntad, pudo completar sus estudios y gracias a una continua asistencia divina tuvo la ansiada ordenación sacerdotal. El 20 de Septiembre de 1918, aparecieron visiblemente las llagas de Nuestro Señor en sus manos, pies y costado izquierdo del pecho, haciendo del P. Pío el primer sacerdote estigmatizado en la historia de la Iglesia (recuerden que San Francisco no era sacerdote).   Grandes multitudes, de todas las nacionalidades pasaron por su confesionario. Las conversiones fueron innumerables.

Diariamente recibía centenares de cartas de fieles, que pedían su consejo iluminado y su dirección espiritual, la cual ha siempre significado un retorno a la serenidad, a la paz espiritual y al coloquio con Dios.    Toda su vida no ha sido otra cosa que una continua oración y penitencia, lo cual no impedía que sembrase a su alrededor felicidad y gran alegría entre aquellos que escuchaban sus palabras, que eran llenas de sabiduría o de un extraordinario sentido del humor.   El Papa Juan Pablo II lo conoció personalmente en 1947, poco después de su ordenación sacerdotal. El Padre Pío profetizó que aquel joven sacerdote sería un día Papa.   El Señor lo llamó a recibir el premio celestial el 23 de Septiembre de 1968. Tenía 81 años.

Durante 4 días su cuerpo fue expuesto ante millares de personas que formaban una enorme columna que no conoció interrupción hasta el momento del funeral, al cual asistieron más de cien mil personas.   Millones visitan su tumba en el pueblo de San Giovanni Rotondo, Italia. Entre ellos el Papa Juan Pablo II. El P. Pío está sepultado en la cripta del Santuario de Nuestra Señora de las Gracias, San Giovanni Rotondo.

Los preliminares de su Causa de Beatificación y Canonización se iniciaron en noviembre de 1969.  Declarado Venerable el 18 de diciembre de 1997 y Beato, el 2 de mayo de 1999. Declarado Santo el 16 de junio de 2002, en la Plaza de San Pedro en Roma, por S.S. Juan Pablo II.     Fechas importante en la vida de San Pío Pietrelcina  25 de mayo, 1887. Nace en Pietrelcina, Benevento, en el sur de Italia. Sus padres, Grazio “Orazio” Mario Forgione  (1860-1946), granjero, y María Giuseppa de Nunzio Forgione (1859-1929).  26 de mayo, 1887. Bautizado en la Iglesia de Santa María de los   Ángeles. Recibe el nombre de Francesco Forgione.     27 de mayo, 1899. Recibe el Sacramento de la Confirmación.  6 y 22 de enero, 1903.

A los dieciséis años entra al noviciado de Marcone. El 22 de enero es investido con el hábito de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos. Toma el nombre de Fra Pío (Fra por Fratello/Hermano).    22 de enero, 1904. Terminado el año de noviciado hace la Primera Profesión (profesión temporal) de los Consejos Evangélicos de Pobreza, Castidad y Obediencia.  Entra al convento de la provincia monástica y estudia para ordenarse sacerdote. 1907.

Al cumplirse los tres años de los votos temporales hace su  profesión perpetua o votos solemnes..     10 de agosto, 1910. Con férrea voluntad se sobrepone a graves problemas de salud, es ordenando sacerdote en la capilla del Arzobispo de Beneveto, pero los problemas de salud le obligan a residir con su familia, por largos períodos, hasta el 1916.   Septiembre, 1910. Recibe los estigmas visiblemente por primera vez, pero por poco tiempo y de forma intermitente. 

Ruega a Dios se los quite. Confía el acontecimiento únicamente a su Director Espiritual.   Noviembre, 1911. El suceso sobrenatural llega a la atención de sus superiores cuando es observado un día en éxtasis.   28 de julio, 1916. Llega al Convento de San Giovanni Rotondo y permanece allí hasta su muerte.    5 a 7 de agosto, 1918. Transverberación del corazón,  le causan heridas visibles en su costado. (La Transverberación del corazón es una experiencia mística de ser traspasado en el corazón, que indica la unión de amor con Dios.)  20 de septiembre, 1918. Mientras reza, luego de la Misa, en el área del coro de la antigua Iglesia de Nuestra Señora de las Gracias, aparecen los estigmas de forma visible y permanen- te.  El fenómeno perdurará por los próximos 50 años.    1919.

Comienzan a circular rumores en el pueblo del posible traslado del ¨santo¨ de San Giovanni Rotondo, lo que agita grandemente a la población.     2 de junio, 1922. El Santo Oficio (hoy Congregación para la Doctrina de la Fe) prohíbe apariciones públicas y el acceso del público a Padre Pió.  1924-1931. En varias ocasiones la Santa Sede rechaza que el fenómeno sea de origen sobrenatural.   9 de junio, 1931. (Solemnidad de Corpus Christi). La Santa Sede ordena al Padre Pío desistir de toda actividad salvo la celebración de la Santa Misa, la cual sólo podrá celebrar en privado.  

Principios de 1933. El Santo Padre Pío XI ordena al Santo Oficio que de marcha atrás y deje sin efecto la  prohibición que pesaba sobre el Padre Pío de celebrar públicamente.  Su Santidad Pío XI comenta al respecto: “Nunca sentí mala disposición hacia el Padre Pío, pero sí fui malamente informado.”     1934. Las facultades del Padre Pío son restauradas poco a poco. Se le permite confesar primero a hombres (25 de marzo, 1934) y luego confesar a mujeres (12 de mayo, 1934).    23 de septiembre de 1968. Fallece serenamente en su celda a las 2:30 de la madrugada. Murió saludable y sin los estigmas, así como había profetizado en cierta ocasión. Sus últimas palabras: “Gesú e Maria” (Jesús y María).   26 de septiembre, 1968.

El cuerpo del Padre Pío se entierra en una cripta en la Iglesia de Nuestra Señora de las Gracias. Asisten al funeral más de 100.000 personas.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Pío Pietrelcina

Hay que asistir a los funerales y hay que celebrar una Santa Misa por el difunto; es necesario ser respetuosos con el cuerpo muerto y con el alma inmortal.

Muchos amaron a San Pío de Pietrelcina y, algunos de la misma Iglesia Santa, lo odiaron hasta no dar veracidad en sus informes ante el Papa Pío XI. Pero todo se llega a saber en este mundo y los Santos sólo viven para Dios y, mientras son castigados por el hombre, ellos, en su penitencia sin pecado, ayudan a salvar al mundo, y Dios lo permite todo para el bien de la Santa Madre Iglesia Católica.

La Historia nos muestra una vez más que Dios gana, como siempre va a ganar, y que las fechorías de los que no obran bien, siempre las aprovecha Nuestro Señor Jesús para dar más bendiciones al mundo.

Aprendemos de San Pío de Pietrelcina que sufrir por Dios siempre lleva su gratificación: Es Santo. ¡Aleluya!

P. Jesús

© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece la meditación de la Biografía

Domingo, 24 de octubre de 2.010

A ti, hijo, hija, tú que no superaste las pruebas:

Alma triste y con gran cargo de conciencia por tu dolor ante tu triste vida pasada de pecado voluntario; a ti, te digo: cógete de mi mano, ¡vamos a Dios!

Me escribió Marifer, el 2 de julio, comentándome:

En 02.07.2010 18:23 escribió Marifer, de Argentina

——————————————————————————–
Gracias, Padre Jesús, por cada bella palabra en cada una de sus cartas…Como dice usted, Dios nos creó para ser felices; pero cómo puede ser feliz alguien que, después de haber hecho su voluntad sin tener en cuenta la de Dios, ahora vive tristemente las consecuencias de todos sus caprichos, equivocaciones y errores, y no puede volver atrás para remediarlos sin herir a los que involucró en todo ello? Pido su oración para esta alma arrepentida… Mis saludos en Cristo y María, desde Buenos Aires-Argentina.

Hija, para ti, para todos, mis palabras son de aliento, ¡ánimo! Has reconocido ¡por fin!, tu pecado; ve a confesarlo. Y te diré que las personas que implicaste en él, deben de hacer lo mismo, porque todos son libres y, libremente, aceptaron compartir tu pecado. También te diré que, si llamas a las cosas por su nombre, más rápido vas a avanzar en la fe, y es la fe lo que te hace feliz, la fe de saberte amada por Dios, la fe de saberte salvada por Dios, la fe de saberte esperada en el Cielo Eterno, por Dios. Tú puedes hacer mucho por tu fe, como es llamar pecado a lo que fue y es pecado, y no errores, caprichos, equivocaciones; porque del pecado, uno puede deshacerse, de los errores no. Todos cometen errores, porque se calculan mal las cosas, y esto no es lo mismo que hacer pecados; el pecado es ir voluntariamente contra la voluntad de Dios; sabiendo que Dios quiere una cosa, haces otra. Y esto no es un error; es un pecado.

Nunca me cansaré de pediros que seáis realistas, que uséis del sentido común, que aprendáis la Verdad, y sabiéndola, unida a ella, afrontéis la vida por lo que es y no por los sueños que tenéis de ella, de la vida, de vuestra vida. Un ejemplo: una persona inválida, jamás podrá ganar una maratón de gente que, no siendo inválida, camina, pero sí que podrá ganar a mucha gente en santidad, porque la santidad no tiene nada que ver con el físico; y el verdadero premio, el galardón más deseado, es la ¡santidad! Todo lo demás se pierde en esta vida, porque el cuerpo se descompone totalmente después de la muerte, pero el alma, esa “caja negra”, tiene impreso en ella toda nuestra vida, todas nuestras palabras y pensamientos, y obras hechas, y las de omisión también han quedado marcadas en el alma. Comprended, oh hijos amados de Cristo, hijos de la Santa Iglesia Católica, que es una ventaja conocer lo que es pecado para la persona. ¡Dejad de ir de dios! La vida es como es, y cuanto antes la persona acepte la realidad de la vida, la de que se sufre, sí o sí, la de que somos libres sí o sí, la de que Dios nos Ama, sí o sí, la de que Dios nos espera en el Cielo y nos lo regala, sí o sí, por tu sí. Entonces, acepta la verdad y vive la verdad, búscala hoy, ahora, y aunque tiempo atrás, o ayer mismo, o hace cinco minutos, estabas confundido-a, ahora que has visto claro, y aceptas la claridad de todo, piensa en arrepentirte de tus PECADOS, que los pecados se pueden perdonar; los errores no se perdonan, porque son cosas que pasan con todas las buenas intenciones. Uno hace un negocio y cree ganar, y por un error, pierde. Eso jamás se podrá recuperar, pero uno que ha pecado, imaginemos que es por fornicar, y de esta fornicación nace un hijo no deseado, y no hay por qué casarse sin amor. Sí que hay que aceptar al hijo, y amarlo y cuidarlo, ¡eso siempre!, y haciendo esto, al mismo tiempo, te arrepientes de tu pecado de fornicación y vas a confesarlo. ¡Claro que quedarán las consecuencias del hecho! Pero puedes ganarte el Cielo, aun habiendo pecado, aún teniendo un hijo natural, porque has ido a confesarte y Dios te ha perdonado. Y si cumples con tus deberes con este hijo, las cosas serán buenas para ti, para él, para la otra parte con la que fornicaste. ¡Demasiada gente se engaña!, se dicen que fornicaron por amor, y es que no quieren admitir que engendraron un ser por lujuria, y luego, pasado el tiempo, dicen que se acabó el amor; pero el amor verdadero no se acaba nunca, lo que ocurrió es que no hubo amor en la fornicación, quizás momentos de pasión; vino la tentación y se cayó en ella. Pero todo, todo tiene solución en esta vida, si se da la cara, y se acepta que no fue un error, sino que se pecó. Junto con la reconciliación con Dios, Dios hace milagros para los que se han arrepentido de verdad, y para NO VOLVER A PECAR.

Hay quien en su juventud se drogó, practicó el sexo homosexual y, pasado el tiempo, sufren por este suceso sus padres, su familia, él mismo, que cambió, que, de pecador, lleva una vida cara a Dios; pero su pecado está allí, fue hecho, y no por error sino por voluntad de disfrutar del cuerpo; entonces, ¿qué hacer?: vivir en Gracia de Dios y aceptar su voluntad, porque todo será para bien. ¿Qué hay remordimientos?, ¡desde luego!, y esto es bueno, es bueno tener remordimientos, porque este dolor, ofrecido a Dios y aceptado por Él, libra del Infierno y del Purgatorio.

Una mujer que ha abortado, ¡no fue un error! Fue un pecado, y su cuerpo y toda ella recibirá las consecuencias del mismo. Si se va a confesar, Dios la perdonará; el bebé seguirá muerto, pero Dios perdona siempre y, otro día, en la Eternidad, gozará de su perdón, que es donde realmente se vive, porque vivir es vivir siempre, como amar es amar siempre, por eso aunque a esta vida la llamamos vivir, y se vive, es realmente como estar en el vientre de la madre tierra gestándonos durante menos de 120 años, para ir a la Vida Verdadera, y antes, en esta madre tierra, estamos nueve meses de gestación en el vientre de nuestra madre. Me gustaría tanto que comprendiérais eso, porque, al hacerlo, comprenderíais que se vive después de salir de la madre tierra. En nuestra madre humana, de ella y del padre, recibimos la vida, que se engendra al unirse hombre y mujer, y dentro de la mujer se forma el cuerpo humano total; luego, al salir, se forma, viviendo, el carácter de cada quién, ayudados por nuestros padres y por el mundo, y sobre todo, pasada la infancia, por nosotros mismos, porque el proceso de ser persona en plena facultad, llega unido a la naturaleza física, cuando ya podemos procrear otra vida, y seguir con el círculo natural de la humanidad: ser engendrado, nacer, crecer, reproducirse y morir; esto es lo que hacemos en este viejo mundo creado por Dios, para eso, para pasar de aquí a MEJOR VIDA. ¿Importa lo que se vive en el vientre de la madre? ¿Importa lo que se vive en la madre tierra? Oh, mis queridos, me atrevería a decir, MIS AMADOS hermanos, ¡la que nos espera!: LA DICHA SIN FIN, EN EL CIELO ETERNO. Aquí es una aventura vivir, es tener la Meta siempre presente, ¡el Cielo! Y vino Jesús al mundo a decirnos cómo ir Allí, es más, nos abrió Él, Dios mismo, el Cielo, nos dio la Salvación por creer en Él. ¡Fíate de Dios! Vino del Más Allá, pasó todo el proceso de la vida, para poder hablarte en tu propio lenguaje, de qué va la vida, de lo que necesitas para vivir. ¡Reza el Padrenuestro! Allí está todo lo que necesitas, y, por supuesto, necesitas de Dios en los Sacramentos. Ay, ¡que me emociono! Óyeme bien, escucha mis palabras que te hablan de la Verdad, y aprende de mí, que soy fiel a la Santa Madre Iglesia y a Dios. Déjame seguir emocionándome al contarte la Verdad…

A ver… ¿Comprendes por qué vives aquí? De la misma manera que viviste en el vientre de tu madre, ahora vives en la madre tierra, para formarte bien, para que estés capacitado para ir al Cielo, al Reino de Dios, al Paraíso. Que sí, que existe este lugar de Belleza y Bondad superlativa. 

Si aquí, en el mundo, necesitas de aire para vivir, en el Reino de Dios se necesita de Bondad superlativa, de Amor al máximo, para vivir en ese hábitat del Cielo. Dentro del vientre de tu madre no respirabas oxígeno, pero vivías. Fuera del vientre de tu madre biológica, y dentro de la madre tierra, respiras oxígeno, y… Fuera de la madre tierra, por la muerte, respiras Amor, que el amor es ser, cuanto más, semejante a Dios, que es Amor; y has aprendido a amar, amando a Dios sobre todas las cosas, mientras estás en la madre tierra; si no has aprendido a respirar el “aire” del Reino de Dios, después de morir no podrás vivir allí, y por eso Dios dictó a Moisés los Mandamientos de su Ley, para que, siguiéndolos, aprendas a respirar el “aire” del Cielo Eterno, del Paraíso, del Reino de Dios. Pero si no los has querido seguir libremente, entonces pecas; llamamos pecado a lo que no es Amor Verdadero. ¡Es fácil comprenderlo!, ¿verdad? ¿No me digas que no lo has comprendido? ¡Por Dios!

Sigo…

Para aprender a vivir en La Mejor Vida, que se llega a ella por el “parto” de la muerte, entonces debes hoy, ahora, saber usar del “aire” que allí se respira con Dios, que es el Amor; la “substancia” de la cual es Dios.

El Amor es lo que ha existido siempre, es el principio de vida, como debería ser que cada uno de nosotros naciera, ¡por amor!, de sus padres al engendrar al fruto de su unión de dos en uno con Dios, que es Amor. ¡El Amor da vida! ¡Viva el Amor!… El Amor, que es Dios, vivía y se movía y era… y decidió el Amor Amar, y creó el mundo, y vio que era bueno todo lo salido de sus manos, de su Amor, de Amor.

… uy, veo que me estoy alargando muchísimo en esta carta de hoy, así que la proseguiré la próxima semana, pero antes de terminar, le diré a esta madre que abortó, que interrumpió el círculo de otra vida: el que naciera, creciera, se reprodujese y muriera; que no tenía derecho a pecar, porque el que peca, no ama, y no podrá respirar el “aire” del Reino de Dios; así, que si no se va a confesar y recibe a Dios Amor, a Dios Espíritu Santo, sin esa “botella de “oxígeno”, de Amor que Dios te da gratis, no podrás respirar en el Cielo, y tendrás que ir a tu hábitat, el Infierno; allí no hay Amor, no hay Dios, no hay nada; la nada es no amar a nadie, ni a uno mismo, y el que peca voluntariamente, no se ama a sí mismo. Sólo Dios es Amor, y comer al Amor, al comer su Cuerpo y beber su Sangre, por la fe en Jesús, esa fe, que es el regalo de Dios por Amor, por su Amor, entonces, por la fe, en Jesús, todo el Amor de Dios está a tu disposición; y por las obras de la fe que te llevan a cumplir con lo que Dios pide, renunciando a la tentación que llega de Satanás (os lo contaré en la próxima carta), y venciéndote a ti mismo, por hacer lo que es natural, entonces, oh amados de Dios, ¡qué maravilla!, sigo emocionado, porque entonces ocurre algo maravilloso: somos capaces de amar, somos capaces de respirar el “aire” del Cielo: Amor.

Os quiero muchísimo, y quiero que, por la razón, halléis el Camino y viváis con fe la Vida, por la Verdad de Cristo Rey.

Tenemos un Reinado, donde Dios nos espera. ¡No temas a la muerte! ¡Te lo digo!: es pasar a mejor vida, si sabes Amar. ¿Sabes? Yo te enseñaré, no te preocupes por nada, aquí me tienes para servirte. ¿OK?, OK.

Os quiero mucho. Feliz semana a los que van a morir para pasar a mejor Vida, ¡la verdadera Vida del hombre!, estar con Dios, con el Amor.

Me cuesta despedirme hoy. Tengo tantas cosas para contarte, hijo, hija, ¡tantas! Y todo son maravillas de Amor. ¡Eres católico por Gracia de Dios! ¡¡Viva!!

Con afecto sincero.

P. Jesús

© copyright

Para quien quiera contestar a la carta, CLICAR AQUÍ, aunque el P. Jesús no podrá responder a cada uno, sí que pedirá a Dios Padre, en nombre de Jesús por esta persona y sus intenciones. EXPLICACIÓN.

Puedes comentar aquí lo que te parece la carta

Puedes dejarnos un comentario AQUI

Envío diario nº 4.011- Sábado 15-6-19

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Sábado 15 de Junio de 2.019

Tiempo Ordinario /10º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 5, 33-37

Cumple tus juramentos a Dios

(Dijo Jesús a sus discípulos): 33También habéis oído que se dijo a los antiguos: No perjurarás, antes cumplirás al Señor tus juramentos. 34Pero yo os digo que no juréis de ninguna manera: ni por el cielo, pues es el trono de Dios; 35ni por la tierra, pues es el escabel de sus pies; ni por Jerusalén, pues es la ciudad del gran Rey. 36Ni por tu cabeza jures tampoco, porque no está en ti volver uno de tus cabellos blanco o negro. 37Sea vuestra palabra: sí, sí; no, no; todo lo que pasa de esto, de mal procede.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Cumple tus juramentos a Dios

Si has jurado algo santo para ofrecerle a Dios, ¡cúmplelo!

Mejor empero, que tu manera de ser, no sea la del desespero, la de hacer promesas a nadie, por el deseo del momento; tú confía en Dios, y espera, orando y trabajando, que pase el día a día, cumpliendo tú, cada día, con tu deber, llevando la fe por tu alegría, la alegría de saber que Dios te ayuda en todo. ¡Ten fe y vive!

P. Jesús
© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece el Evangelio

Consejo nº 1.356

.-La fe de palabra, hoy la tienes y mañana callas.

P. Jesús

© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece el Consejo

Santos Vito, Modesto y Crescencia, Mártires

El culto a estos tres santos se remonta a tiempos muy antiguos; sus nombres aparecen en el llamado martirologio de San Jerónimo o Hieronymianum. Dieron su vida por la fe en la provincia romana de Lucania, en el sur de Italia.

La veneración a San Vito se extendió tanto por Alemania, que su nombre se incluyó entre los Catorce Santos Protectores y se le consideró como patrono especial de los epilépticos y de los afectados por esa enfermedad nerviosa llamada ‘Baile de San Vito’, tal vez por eso se le tiene también por protector de los bailarines y actores. Asimismo, se le invocaba contra el peligro de las tormentas, contra el exceso de sueño, mordeduras de serpientes y contra todo daño que las bestias pueden hacer a los hombres. A menudo se le representa acompañado de alguna fiera. San Vito, Modesto y Crescencia, a los que se le atribuían poderes sobrenaturales, murieron por negarse rotundamente a rendir sacrificio a los dioses. Fueron sometidos a diversas torturas de las que salieron ilesos. Los mártires murieron en Lucania, agotados por sus sufrimientos.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Santos Vito, Modesto y Crescencia, Mártires

A veces te puede parecer que estás agotado de sufrir, que ya no puedes más, y es por cosas del mundo; pero si todo ello lo ofreces a Dios y aceptas tanto dolor sin devolver mal por mal y perdonando a todos los que te dañan, entonces tú, con Cristo, te estás santificando. ¡Dios te hace santo!

Los santos como San Vito, Modesto y Crescencia, aguantaron por Amor a Dios, por su fe, tormentos sin fin, que los llevaron al fin de su vida llenos de amor a Dios. Tú, tú que amas tanto a Dios, no te extrañes pues de que tienes una vida difícil, llena de dolores y pruebas, y es que Dios te quiere santo. ¡Sé santo! Vas a salir de estas, pero luego de un tiempo vendrán otras y otras más, distintas y quizás no tan duras, pero, oh amado de Dios, la Santidad se gana a golpes de corazón: renunciando a devolver mal por mal y perdonando a todos. Dios te ama si sufres tanto. Piensa en el Cielo, oh amado de Dios. Dios purifica tus excesos y cubre tu alma de los abusos de sentimentalismos que la ponen una y mil veces en peligro. Sé recio, se Santo: ¡Por Dios!

P. Jesús

© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece la meditación de la Biografía

Puedes dejarnos un comentario AQUI

Envío diario nº 4.010- Viernes 14-6-19

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Viernes 14 de Junio de 2.019

Tiempo Ordinario /10º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 5, 27-32

Desear lo ajeno es pecado

(Dijo Jesús a sus discípulos): 27Habéis oído que fue dicho: No adulterarás. 28Pero yo os digo que todo el que mira a una mujer deseándola, ya adulteró con ella en su corazón. 29Si, pues, tu ojo derecho te escandaliza, sácatelo y arrójalo de ti, porque mejor te es que perezca uno de tus miembros que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna. 30Y si tu mano derecha te escandaliza, córtatela y arrójala de ti, porque mejor te es que uno de tus miembros perezca que no que todo el cuerpo sea arrojado a la gehenna.31También se ha dicho: El que repudiare a su mujer, dele libelo de repudio. 32Pero yo os digo que quien repudia a su mujer — excepto el caso de fornicación — la expone al adulterio, y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Desear lo ajeno es pecado

Tú a lo tuyo, ¿para qué quieres lo de los demás? Vive en paz, dando gracias a Dios por todo lo que tienes y por lo que vas a conseguir. Olvídate de lo que perdiste o te quitaron; eso es del pasado, vive el presente disfrutando de lo que tienes, aunque hayas perdido mucho, pero valora lo que tienes ahora, y disfrútalo, y pide con fe, lo que deseas tener, y Dios, si es bueno para ti, permitirá que llegue a ti, pero no desees lo ajeno, ¡es pecado! Busca tu propio sueño, disfruta de lo que te has ganado.

Paz.

P. Jesús
© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece el Evangelio

Consejo nº 1.355

.-Las oraciones, si no salen del corazón, no pasan a ser acciones.

P. Jesús

© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece el Consejo

Solemnidad del Corpus Christi

A fines del siglo XIII surgió en Lieja, Bélgica, un Movimiento Eucarístico cuyo centro fue la Abadía de Cornillón fundada en 1124 por el Obispo Albero de Lieja. Este movimiento dio origen a varias costumbres eucarísticas, como por ejemplo la Exposición y Bendición con el Santísimo Sacramento, el uso de las campanillas durante la elevación en la Misa y la fiesta del Corpus Christi. Santa Juliana de Mont Cornillón, por aquellos años priora de la Abadía, fue la enviada de Dios para propiciar esta Fiesta. La santa nace en Retines cerca de Liège, Bélgica en 1193. Quedó huérfana muy pequeña y fue educada por las monjas Agustinas en Mont Cornillon. Cuando creció, hizo su profesión religiosa y más tarde fue superiora de su comunidad. Murió el 5 de abril de 1258, en la casa de las monjas Cistercienses en Fosses y fue enterrada en Villiers. Desde joven, Santa Juliana tuvo una gran veneración al Santísimo Sacramento. Y siempre anhelaba que se tuviera una fiesta especial en su honor. Este deseo se dice haber intensificado por una visión que tuvo de la Iglesia bajo la apariencia de luna llena con una mancha negra, que significaba la ausencia de esta solemnidad. Juliana comunicó estas apariciones a Mons. Roberto de Thorete, el entonces obispo de Lieja, también al docto Dominico Hugh, más tarde cardenal legado de los Países Bajos y a Jacques Pantaleón, en ese tiempo archidiácono de Lieja, más tarde Papa Urbano IV. El obispo Roberto se impresionó favorablemente y, como en ese tiempo los obispos tenían el derecho de ordenar fiestas para sus diócesis, invocó un sínodo en 1246 y ordenó que la celebración se tuviera el año entrante; al mismo tiempo el Papa ordenó, que un monje de nombre Juan escribiera el oficio para esa ocasión. El decreto está preservado en Binterim (Denkwürdigkeiten, V.I. 276), junto con algunas partes del oficio. Mons. Roberto no vivió para ver la realización de su orden, ya que murió el 16 de octubre de 1246, pero la fiesta se celebró por primera vez al año siguiente el jueves posterior a la fiesta de la Santísima Trinidad. Más tarde un obispo alemán conoció la costumbre y la extendió por toda la actual Alemania. El Papa Urbano IV, por aquél entonces, tenía la corte en Orvieto, un poco al norte de Roma. Muy cerca de esta localidad se encuentra Bolsena, donde en 1263 o 1264 se produjo el Milagro de Bolsena: un sacerdote que celebraba la Santa Misa tuvo dudas de que la Consagración fuera algo real. Al momento de partir la Sagrada Forma, vio salir de ella sangre de la que se fue empapando en seguida el corporal. La venerada reliquia fue llevada en procesión a Orvieto el 19 junio de 1264. Hoy se conservan los corporales -donde se apoya el cáliz y la patena durante la Misa- en Orvieto, y también se puede ver la piedra del altar en Bolsena, manchada de sangre. El Santo Padre movido por el prodigio, y a petición de varios obispos, hace que se extienda la fiesta del Corpus Christi a toda la Iglesia por medio de la bula “Transiturus” del 8 septiembre del mismo año, fijándola para el jueves después de la octava de Pentecostés y otorgando muchas indulgencias a todos los fieles que asistieran a la Santa Misa y al oficio. Luego, según algunos biógrafos, el Papa Urbano IV encargó un oficio -la liturgia de las horas- a San Buenaventura y a Santo Tomás de Aquino; cuando el Pontífice comenzó a leer en voz alta el oficio hecho por Santo Tomás, San Buenaventura fue rompiendo el suyo en pedazos. La muerte del Papa Urbano IV (el 2 de octubre de 1264), un poco después de la publicación del decreto, obstaculizó que se difundiera la fiesta. Pero el Papa Clemente V tomó el asunto en sus manos y, en el concilio general de Viena (1311), ordenó una vez más la adopción de esta fiesta. En 1317 se promulga una recopilación de leyes -por Juan XXII- y así se extiende la fiesta a toda la Iglesia. Ninguno de los decretos habla de la procesión con el Santísimo como un aspecto de la celebración. Sin embargo estas procesiones fueron dotadas de indulgencias por los Papas Martín V y Eugenio IV, y se hicieron bastante comunes a partir del siglo XIV. La fiesta fue aceptada en Cologne en 1306; en Worms la adoptaron en 1315; en Strasburg en 1316. En Inglaterra fue introducida de Bélgica entre 1320 y 1325. En los Estados Unidos y en otros países la solemnidad se celebra el domingo después del domingo de la Santísima Trinidad. En la Iglesia griega la fiesta de Corpus Christi es conocida en los calendarios de los sirios, armenios, coptos, melquitas y los rutinios de Galicia, Calabria y Sicilia. Finalmente, el Concilio de Trento declara que muy piadosa y religiosamente fue introducida en la Iglesia de Dios la costumbre, que todos los años, determinado día festivo, se celebre este excelso y venerable sacramento con singular veneración y solemnidad; y reverente y honoríficamente sea llevado en procesión por las calles y lugares públicos. En esto los cristianos atestiguan su gratitud y recuerdo por tan inefable y verdaderamente divino beneficio, por el que se hace nuevamente presente la victoria y triunfo de la muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

*Más información en: http://www.aciprensa.com/Eucaristia/index.html

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Solemnidad del Corpus Christi

Y está verdaderamente Dios en Cuerpo y Alma en la Sagrada Hostia, por eso salir con Ella por calles y lugares públicos es lo que la Iglesia, por disposición de los Papas, puede hacer y hace. Salir con Dios a la calle y mostrar al pueblo que Dios es Dios y los ama, los ama tanto que va al encuentro de ellos, con su Cuerpo y Alma reales.

Se pierden las tradiciones; poco sale el Señor en la fiesta del Corpus Christi, y menos sale con cada uno de nosotros siendo otros Cristos como deberíamos ser.

Dios está contigo. Tú lo recibes cuando vas a comulgar, si es que no estás en pecado mortal, y entonces tú honras y das gloria a Dios, y Dios sale contigo por las calles y plazas y habla con quien tú hablas, si tú tienes Su amor viviendo en tu corazón. Sé portador de Dios.

P. Jesús

© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece la meditación de la Biografía

¡Soy feliz!

Soy taaaaaannnn feliz.

Hoy siento tanto el amor de Dios.

Dios me ama!!

Es maravilloso sentir el amor de Dios.

Es un amor tan grande, tan puro tan lleno, tan acaparador.

Me siento como si estuviera abrazada al sol.

Me encanta que Dios me ame.

Es tan cariñoso Dios…

Es como la unión del amor de padre, de madre y de enamorado.

Un amor tan fuerte…

Es la aspirina de la vida.

Cualquier persona que sufra,
que esté sola,
que esté triste,
que esté alegre,
o que sencillamente esté…

Que tome de la aspirina del amor de Dios.

Y sentirá como un profundo rayo le recorre el interior.

Este rayo, es la energía del amor de Dios.

Sientes mucha fuerza y alegría espiritual.

Te sientes taaannnn bien…

Dile a Dios que le amas.

No te canses.

Dile: Te amo, te amo, te amo, te amo Jesús!!

Y verás como Jesús, Dios, te responde con su Gran Amor.

¡Qué feliz soy!

Montserrat Bellido Durán
© copyright

 

I. , 49 años , de Bolivia.  5/21/2011

Padre, comentarle que el amigo de mi esposo se quitó la vida, quisiera que me diga si esa persona está en el infierno, y si hacemos oraciones le ayudan para poder purgar o es muy tarde.

Respuesta de: Dr. Joan Antoni Mateo. 5/30/2011

La mayoría de suicidios se producen por enajenación mental por lo que es muy conveniente rezar por las almas de estos difuntos y confiar en la misericordia de Dios.

SALIR DE LA INFELICIDAD

¿Cuántas veces buscando la felicidad, conseguimos todo lo contrario, ser infelices?

Cada uno percibe, inconscientemente, que será feliz al satisfacer cierta necesidad que siente de, por ejemplo:  “tener eso”, “ser eso”, “sentirse amado”, “recuperar la salud”, “no tener preocupaciones económicas”, hasta un largo etcétera… y si satisface esa necesidad, experimentará la felicidad.

¿Pero qué ocurre cuando sacias necesidades falsas?… Cuando el mundo te crea “necesidades” que en realidad no tienes, estás insatisfecho, infeliz por no satisfacer lo que crees que necesitas tener, hacer, o incluso ser. Y si lo consigues, sigues infeliz porque al no ser una necesidad verdadera, no te sació realmente, o porque era una cosa mala, y la auténtica necesidad de tu ser, tu alma, es rechazarla, porque tú eres una obra divina de amor, y todo lo que Dios no querría para ti, no lo necesitas realmente; necesitas rechazarlo o elegir permanecer en la tristeza profunda del alma, cargando con necesidades fingidas.

Está claro que no está de moda en el mundo, satisfacer las verdaderas necesidades de tu ser, de tu alma… Muchas de esas “necesidades” que crea el mundo, no son precisamente cosas buenas; y ¿hay alguna persona mundana que sea realmente feliz? No. Hemos llegado al punto en el que el mundo convence al hombre de la necesidad de tener y hacer cosas malas, cosas que realmente apartan de Dios. Como dice el Catecismo: “tenemos que hacer frente a mentalidades de “este mundo” que nos invaden si no estamos vigilantes”1. Jesús mismo nos advirtió que el príncipe de este mundo es el Demonio2.  

El Santo Sacramento de la Confesión te libera de tu tristeza y sacia la auténtica necesidad de tu ser; volviendo a ponerte en Gracia de Dios, le vuelves a abrir tu corazón, tu alma a Dios, para que habite en ti y dejar así la infelicidad. ¡Haz la prueba!, y verás que es así, no por el hecho de “cumplir con normas” sino por el hecho de saciar tu verdadero ser y obtener paz de conciencia.

Aquello que realmente te aparta de la santidad, por pequeño que sea, no lo necesitas… ¡Quítatelo de la cabeza!, y recházalo, ya que no saciar la necesidad de rechazar el mal, te hace infeliz. Si lo necesitases de verdad, eso te haría feliz, y ya sabemos que si ofende a Dios y te aparta de Él, te hará infeliz; por tanto, no lo necesitas. Si lo necesitases de verdad, sería algo bueno,  y no una tentación, porque toda necesidad verdadera es buena a los ojos de Dios. “Es que necesito satisfacer mi orgullo, mi necesidad en la inclinación al mal”, “es que necesito decirle cuatro cosas a tal persona sin caridad y con gritos”, “es que necesito sexo antes de casarme”; eso no es una verdadera necesidad, lo que necesitas es sentir la Gracia de Dios, que te indica que Él vive en ti. Pero el demonio con sus artimañas, se ocupa de lavar el cerebro del hombre y convencerle hasta lo más profundo de su médula, que necesita lo que en realidad no necesita, para que caiga en el fuego de odio eterno, como pago de sus pensamientos, obras y palabras.

De lo malo, dite a ti mismo: “no lo necesito para ser feliz”… Es más, “para ser feliz necesito apartarlo de mí”, y empezarás a ver la vida con otros ojos, los de la esperanza de la caridad en el verdadero Amor de Dios, que es el Bien y lo Bueno, y quiere para nosotros sólo el bien y lo bueno.

 

Patricia Bellido Durán

© copyright

         

____________________________

1 Cf. Catecismo de la Iglesia Católica nº 2727

2 Cf.  Jn 14, 30 y  Jn 16, 11 (Sagrada Biblia)

Puedes dejarnos un comentario AQUI

Envío diario nº 4.009- Jueves 13-6-19

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Jueves 13 de Junio de 2.019

Tiempo Ordinario /10º -Fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 17, 1-2.9.14-26

Todos, tú, uno con Dios

1Esto dijo Jesús, y, levantando sus ojos al cielo, añadió: Padre, llegó la hora; glorifica a tu Hijo, para que el Hijo te glorifique, 2según el poder que le diste sobre toda carne, para que a todos los que tú le diste, les dé Él la vida eterna.

 9Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que tú me diste; porque son tuyos, 14Yo les he dado tu palabra, y el mundo los aborreció, porque no eran del mundo, como yo no soy del mundo. 15No pido que los tomes del mundo, sino que los guardes del mal. 16Ellos no son del mundo, como no soy del mundo yo. 17Santifícalos en la verdad, pues tu palabra es verdad. 18Como tú me enviaste al mundo, así yo los envié a ellos al mundo, 19y yo por ellos me santifico, para que ellos sean santificados en la verdad.

20Pero no ruego sólo por éstos, sino por cuantos crean en mí por su palabra, 21para que todos sean uno, como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, para que también ellos sean en nosotros, y el mundo crea que tú me has enviado. 22Yo les he dado la gloria que tú me diste, a fin de que sean uno, como nosotros somos uno. 23Yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectamente uno, y conozca el mundo que tú me enviaste y amaste a éstos como me amaste a mí. 24Padre, lo que tú me has dado, quiero que donde esté yo estén ellos también conmigo, para que vean mi gloria, que tú me has dado, porque me amaste antes de la creación del mundo.25Padre justo, si el mundo no te ha conocido, yo te conocí, y éstos conocieron que tú me has enviado, 26y yo les di a conocer tu nombre, y se lo haré conocer para que el amor con que tú me has amado esté en ellos y yo en ellos.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Todos, tú, uno con Dios

No vayas a la tuya, ve siempre a la de Dios. Cree y confía, y aunque la vida del cristiano, como toda vida, es dura y complicada, con días mejores que otros, con dolores y alegrías, si eres uno con Dios, tendrás cabida en la otra vida, en la eterna; ¡que la vida continúa después de ésta!; Dios Hijo lo demostró resucitando y anunciando el Reino de Dios. Cree en Jesús, cree y únete a Dios, que fundó la Iglesia Católica.

P. Jesús
© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece el Evangelio

Consejo nº 1.354

.-Unida está la familia que quiere estar unida.

P. Jesús

© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece el Consejo

San Antonio de Padua, Doctor de la Iglesia (1231)

Nace en Lisboa en 1195. A los 27 años se hizo franciscano y tomó el nombre de Antonio en recuerdo de San Antonio Abad. Fue a evangelizar al Africa pero el clima y el trabajo lo enfermaron. Se embarcó para España pero una tempestad lo llevó a Italia. Allí y en Francia predicó previniendo a la gente para que no se dejara engañar por los herejes albigenses.

Fijó su residencia en Padua, ciudad universitaria. Allí consiguió los mejores frutos de sus sermones y adquirió una fama inmensa. León XIII lo llamó “el santo de todo el mundo”, porque su imagen y su devoción se encuentran por todas partes.

Fue un evangelizador incansable. Repetía que el gran peligro del cristiano es predicar y no practicar, creer pero no vivir de acuerdo con lo que se cree. Los favores que consigue son inmensos. Es más amado e invocado por el pueblo humilde que ve en él un protector de los pobres y necesitados.

Murió el 13 de junio de 1231, a los 35 años. La ciudad de Padua ha conservado sus restos con enorme devoción durante más de siete siglos, construyéndole una bellísima basílica. Dios quiso glorificar su sepulcro obrando allí infinidad de milagros. El Papa Gregorio XI lo declaró santo al año de muerto. Pío XII lo declaró “Doctor Evangélico”. La gente experimenta que él conmueve a los ricos para ayudar a los pobres y consigue buenos matrimonios.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Antonio de Padua, Doctor de la Iglesia (1231)

San Antonio de Padua, puede hacer mucho por ti, aún hoy. Eso es lo bueno que tiene ser Santo, que aunque uno muere, no ‘muere’, porque por misericordia de Dios, puede seguir repartiendo los milagros que Dios concede a través de él. ¿No te gustaría ser un santo de estos a los que la muerte no deja que sigan obrando por amor de Dios? Sí, sé que te gustaría, entonces, medita su consejo y advertencia:

“…el gran peligro del cristiano es predicar y no practicar, creer pero no vivir de acuerdo con lo que se cree”.

P. Jesús

© copyright

Puedes comentar aquí lo que te parece la meditación de la Biografía

Cambia tú

No esperes nada de los demás, empieza tú a hacer la diferencia, y con el tiempo algunos cambiarán para mejor con tu buen ejemplo. Lo importante es que tú hagas lo correcto; porque Dios a ti te pasará cuentas, sí, a ti, sólo a ti, a cada uno individualmente, no en colectivo.

Céntrate en qué necesitas hacer para mejorar y dar gloria a Dios. Investiga cuáles son tus puntos débiles y tus puntos fuertes, para saber en qué debes esforzarte para cambiar y qué de bueno tienes para desarrollar y aumentar.

No pierdas el tiempo mirando qué hacen o dejan de hacer los demás. Invierte tu tiempo en ti, en hacer de ti un hombre de bien, un hombre de verdad, una persona con una historia buena, tú puedes hacer de ti, con la ayuda de Dios; ese ser perfecto y maravilloso que este mundo necesita para que a través de ti Dios se haga presente en esta sociedad.

Lo que mucho vale, mucho cuesta. Pero vale la pena esa lucha interna, porque la satisfacción personal y espiritual es inmensa, ya que la riqueza moral que conlleva ser una persona plena, por ser buena de verdad; es la meta máxima a la que todos estamos llamados por naturaleza y deseo de Dios.

¿A qué esperas?

Haz la prueba.

Dios te ama.

Montserrat Bellido Durán

© copyright

Puedes dejarnos un comentario AQUI