Saltar al contenido

Envío diario

Envío diario nº 4.172- Sábado 23-11-19

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Sábado 23 de Noviembre de 2.019

Tiempo Ordinario /33º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 20, 27-40

Hay quien no cree en que va a resucitar

27Se acercaron algunos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaron (a Jesús) 28diciendo: Maestro, Moisés nos ha prescrito que, si el hermano de uno viniere a morir con mujer, pero sin hijos, su hermano tome la mujer para dar descendencia a su hermano. 29Pues había siete hermanos, y el primero tomó mujer y murió sin dejar hijos. 30También el segundo 31y el tercero tomaron la mujer, e igualmente los siete, y no dejaron hijos y murieron. 32Por fin, murió también la mujer. 33En la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete la tuvieron por mujer. 34Díjoles Jesús: Los hijos de este siglo toman mujeres y maridos. 35Pero los juzgados dignos de tener parte en aquel siglo y en la resurrección de los muertos, ni tomarán mujeres ni maridos, 36porque ya no pueden morir y son semejantes a los ángeles e hijos de Dios, siendo hijos de la resurrección. 37Pues que han de resucitar los muertos, el mismo Moisés lo da a entender en el pasaje de la zarza, cuando dice: <<El Señor, Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob>>.38Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para Él todos viven. 39Tomaron entonces la palabra algunos escribas y dijeron: Maestro, muy bien has dicho. 40Porque ya no se atrevían a proponerle ninguna cuestión.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Hay quien no cree en que va a resucitar

Y aunque no se crea en la resurrección, esta es real y es cierta y pasa a todos, que resucitan después de morir, y Dios, Jesús, los espera para darles el premio o el castigo de la vida eterna, en el Cielo o en el Infierno.

¡Es de fe!

Empieza a creer, como crees que la tierra es redonda, como crees en las estaciones del año, como crees que el día tiene 24 horas; cree y vivirás la fe, porque, el que cree que la tierra es redonda, tiene la seguridad de que no hay ningún precipicio al final de ninguna parte, y tiene la seguridad de que las estaciones se suceden una a la otra para el bien de la misma naturaleza, y tiene la seguridad de que el día tiene 24 horas, y no 26 o 21, sino 24; y de esas horas, unas descansa y otras trabaja, y las demás vive en paz, porque sabe que dentro de 24 horas volverá a vivir un día más, sea invierno o verano, sea en un país o en otro, porque la vida siempre será lo que es; y entonces, en base a esto, cree que después de la muerte, se vive, es más, la muerte no es verlo todo oscuro por un tiempo, la muerte es dejar el cuerpo, eso es la muerte, el que dejas este cuerpo, como saliste también del cuerpo de tu madre; y así, con tu alma espiritual, vas al encuentro de Dios, y vives la alegría de tus buenas obras, o sufres el dolor de tus pecados; tú decides; por Dios, te lo pido, ¡decide ahora!, ahora que estás dentro de tus días en la tierra.

Decide y vencerás.

P. Jesús
© copyright

Consejo nº 1.523

.-No digas palabras ociosas.

P. Jesús

© copyright

San Clemente I, Papa

San Clemente fue el tercer sucesor de San Pedro (después de Lino y Cleto) y gobernó a la Iglesia desde el año 93 hasta el 101.

El año 96 escribió una carta a Los Corintios, que es el documento Papal más antiguo que se conoce (Después de las cartas de San Pedro). En esa carta da muy hermosos consejos, y recomienda obedecer siempre al Pontífice de Roma (Entre otras cosas dice: “el que se conserva puro no se enorgullezca por ello, porque la pureza es un regalo gratuito de Dios y no una conquista nuestra”).

Por ser cristiano fue desterrado por el emperador Trajano a Crimea (al sur de Rusia) y condenado a trabajos forzados a picar piedra con otros dos mil cristianos. Las actas antiguas dicen que estos le decían: “Ruega por nosotros Clemente, para que seamos dignos de las promesas de Cristo”.

San Ireneo (que vivió en el siglo segundo) dice que Clemente vio a los santos apóstoles Pedro y Pablo y trató con ellos.

Las Actas antiguas añaden que allá en Crimea convirtió a muchísimos paganos y los bautizó. Los obreros de la mina de mármol sufrían mucho por la sed, porque la fuente de agua más cercana estaba a diez kilómetros de distancia. El santo oró con fe y apareció allí muy cerca una fuete de agua cristalina. Esto le dio más fama de santidad y le permitió conseguir muchas conversiones más.

Un día las autoridades le exigieron que adorara a Júpiter. Él dijo que no adoraba sino al verdadero Dios. Entonces fue arrojado al mar, y para que los cristianos no pudieran venerar su cadáver, le fue atado al cuello un hierro pesadísimo. Pero una gran ola devolvió su cadáver a la orilla.

San Cirilo y San Metodio llevaron a Roma en el año 860 los restos de San Clemente, los cuales fueron recibidos con gran solemnidad en la Ciudad Eterna, y allá se conservan.

Oremos por nuestro actual Pontífice, para que a imitación de San Clemente y los demás Pontífices santos que ha tenido la Iglesia Católica, sepa guiar sabiamente a los que seguimos la santa religión de Cristo.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Clemente I, Papa

San Clemente I, Papa, nos enseña a ser fieles al Santo Padre, y hay que serlo, porque la unidad de la Iglesia reposa sobre él, y como San Clemente fue fiel a sus antecesores, así nos enseña que debenos serlo también nosotros. Hagámosle caso porque lo pide el que fue un Papa: San Clemente I, gracias al Cielo.

P. Jesús

© copyright

Envío diario nº 4.171- Viernes 22-11-19

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Viernes 22 de Noviembre de 2.019

Tiempo Ordinario /33º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 19, 45-48

Al templo se va a orar

45Entrando (Jesús) en el templo, comenzó a echar a los vendedores, 46diciéndoles: Escrito está: Y será mi casa casa de oración; pero vosotros la habéis convertido en cueva de ladrones. 47Enseñaba cada día en el templo; pero los príncipes de los sacerdotes y los escribas, así como los primates del pueblo, buscaban prenderle, 48y no sabían qué hacer, porque el pueblo todo estaba pendiente de Él escuchándole.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Al templo se va a orar

Al templo, a la iglesia, se va a orar; no se va a otra cosa, aunque algunos no oran y, en vez de orar, hacen otras cosas; y Dios quiere que se ore en el templo, en la iglesia.

Ve a la iglesia y ora.

Acude a Dios, a Jesús, que está en la Sagrada Hostia Consagrada, dentro del Sagrario, y quiere que le hables de tus cosas, íntimamente, como no le hablas a nadie, para solucionarte tus problemas, por el hecho de hablarle y de hacer el bien. Sólo esto necesitas, orar con Dios, contarle tus cosas, hacer el bien siempre y a todos, y esperar la venida de la Providencia Divina, que aclara todo lo oculto, que enseña lo necesario y que pone paz y da pan al necesitado.

Cree en Dios y confía en la oración.

Ama a la Virgen María, y verás que en tu vida habrá muchas alegrías que contar, y ve a contárselas a Dios, en la iglesia, con tu oración de alabanza, de gratitud, de confianza.

Que sólo Dios sepa tus problemas, y Él se ocupará de darte lo necesario para seguir avanzando en santidad.

Dios todo lo puede, haz la prueba; ve al templo y ora a Dios, a Jesús en el Sagrario.

Dios te ama. Confía en Él, es de fiar; dio su vida por ti, resucitó y ¡vendrá a buscarte!

Pax Domini.

P. Jesús
© copyright

Consejo nº 1.522

.-No blasfemes.

P. Jesús

© copyright

Santa Cecilia, Virgen y Mártir

Según una antigua tradición, la santa pertenecía a una de las principales familias de Roma, que acostumbraba vestir una túnica de tela muy áspera y que había consagrado a Dios su virginidad. Sus padres la comprometieron en matrimonio con un joven llamado Valeriano, pero Cecilia le dijo a éste que ella había hecho voto de virginidad y que si él quería ver al ángel de Dios debía hacerse cristiano. Valeriano se hizo instruir por el Papa Urbano y fue bautizado. Las historias antiguas dicen que Cecilia veía a su ángel de la guarda. 

El alcalde de Roma, Almaquio, había prohibido sepultar los cadáveres de los cristianos. Pero Valeriano y Tiburcio se dedicaron a sepultar todos los cadáveres de cristianos que encontraban. Por eso fueron arrestados. Llevados ante el alcalde, éste les pidió que declararan que adoraban a Júpiter. Ellos, defendieron su fe y murieron mártires. En seguida la policía arrestó a Cecilia y le exigió que renunciara a la religión de Cristo. Ella declaró que prefería la muerte antes que renegar de la verdadera religión. Entonces fue llevada junto a un horno caliente para tratar de sofocarle con los terribles gases que salían de allí, pero en vez de asfixiarse ella cantaba gozosa (quizás por eso la han nombrado patrona de los músicos). Visto que con este martirio no podían acabar con ella, el cruel Almaquio mandó que le cortaran la cabeza. En 1599 permitieron al escultor Maderna ver el cuerpo incorrupto de la santa y él fabricó una estatua en mármol de ella, la que se conserva en la iglesia de Santa Cecilia en Roma.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Santa Cecilia, Virgen y Mártir

La fe de los santos y mártires puede y debe hacer pensar a todos en implicarse más y mejor a servir por amor a Dios, y servir es lo que hizo Santa Cecilia, virgen y mártir; Dios se sirvió de ella para hacer grandes discípulos en la fe verdadera, la Católica, Apostólica y Romana. Veneremos a esta gran santa que no tuvo miedo y en vez de ocultarse del hombre que sus padres habían decidido darle como esposo, lo convenció para ser fiel al Dios que ella entregó su virginidad y que debido a su gran pureza lo evangelizó de tal manera que sin ser su esposa él creyó en ella y a Dios se consagró también para hacer el bien.

Bendita Santa Cecilia, quien como tú sea virgen podría ser mártir llegado el caso, si llegara, de decidir morir antes que renunciar a la fe verdadera. Y hoy que tantos y tantas la dejan, ¿será que no son vírgenes? ¿Será que no tienen pureza ni intención de tenerla? Es.

P. Jesús

© copyright

Hazte socio de Dios

¿Cuáles son tus sueños?

¿Deseas volar alto?

¿Quieres ser el mejor?

¿Quieres ser perfecto?

¿Quieres amar a Dios sobre todas las cosas?

Dios cree en ti.

Dios confía en ti.

Por eso te ha hecho libre.

Para que libremente le demuestres que tiene razón creyendo en ti, amándote.

Cree tú en Él.

Confía en Él.

Cuéntale tus sueños.

Hazle Socio de tu empresa, de tu negocio, de tu proyecto.

Y lo lograrás.

Llegarás a las estrellas.

Porque para Dios Nada es Imposible.

Hazte socio de Dios.

Y sonreirás.

Porque en esta vida estamos para servir…

¿Y qué mejor manera de servir que sirviendo con Dios?

Sirve con Dios,

y servirás bien.

Hazte socio de Dios,

y serás rico.

Pues Dios te llenará de riquezas espirituales,

también te dará riquezas materiales,

para que amándolo y siendo su socio;

SIGAS SIRVIENDO AL MUNDO POR SU AMOR.

Montserrat Bellido Durán
© copyright

 

C. , 38 años , de argentina. 11/22/2010

Yo tengo una duda y querría que me guíen mejor. Yo estoy acostumbrada a comulgar con la boca, pero veo que muchos comulgan con la mano. ¿Por qué se cambia la manera? ¿A qué se debe?

Respuesta de: Dr. Joan Antoni Mateo. 11/22/2010

La legislación de la Iglesia en España permite la Sagrada Comunión en la mano, aunque la Iglesia recomienda tomarla directamente en la boca. Si se hace con la mano debe hacerse dignamente. Se pone la mano izquierda sobre la derecha como haciendo un trono y después que el sacerdote ha depositado la Sagrada Forma en la mano, delante suyo la llevamos reverentemente a la boca. Antes hay que hacer un signo de reverencia sea una genuflexión o una profunda inclinación antes de comulgar.

 

SONDEA MI ALMA

Quería abrir una brecha
en las entrañas de la tierra,
y enterrar ahí mi temor.

Pero hallé en Dios cobijo,
Él es mi Pastor.
Así que si el miedo me derrumba,
en ti, Jesús, me apoyaré.
Y si las tinieblas me encogen,
sujétame Dios Santo, te lo pido.
Y si mi esperanza se desespera,
bésame en mis adentros, Jesús.
Y si grito y llamo
y sólo el Cielo me oye,
susúrrame tu amor.

Sondea mi alma, que necesita
de la paz de tu calma.
Sostén mi entendimiento,
aplaca mis estremecimientos.
Levanta mi corazón,
para ti, como el sol.

Que el crepúsculo de mi temor,
se torne ya en día nuevo
de amaneceres de esperanzas.
Y, mirando al que traspasaron,
 a Ti, Jesús, te cantaré,
y será mi vida tu canto
con desplegables acordes de amor.

 

Patricia Bellido Durán
© copyright

 

Envío diario nº 4.170- Jueves 21-11-19

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Jueves 21 de Noviembre de 2.019

Tiempo Ordinario /33º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 19, 41-44

Jesús lloró

41Así que (Jesús) estuvo cerca, al ver la ciudad, lloró sobre ella, diciendo: 42¡Si al menos en este día conocieras lo que hace a la paz tuya! Pero ahora está oculto a tus ojos. 43Porque días vendrán sobre ti, y te rodearán de trincheras tus enemigos, y te cercarán, y te estrecharán por todas partes, 44y te abatirán al suelo a ti y a los hijos que tienes dentro, y no dejarán en ti piedra sobre piedra por no haber conocido el tiempo de tu visitación.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Jesús lloró

Llora tú por el dolor con que Dios lloró.

Dios te ama, en serio, pero es que te lo digo muy en serio, de verdad. Dios te ama, y sufre por las personas, por las gentes que van sin Dios, sin Él, que se conforman con lisonjas de cariño, cuando podrían tener todo el amor de un Dios que te ama infinitamente y para siempre.

Deja que Dios te consuele, porque bien sabemos que Jesús lloró, lo hemos leído en el Evangelio de hoy, y comprende el dolor, tu dolor, y quiere que sea alegría y no pena, lo que contenga tu corazón; porque no quiere Dios que no le tengas en cuenta; si le tuvieras en cuenta, tu pena sería menos, porque sabrías que hay un Dios de Cielos y tierra, que te ama y te consuela.

Déjate consolar por Dios; ve a confesarte, y, Dios Espíritu Santo, te llenará de alegría, la de la paz, la de saberte perdonado y amado por Dios en santa unidad.

Confiésate, no sea que luego tengas que llorar.

P. Jesús
© copyright

Consejo nº 1.521

.-Limpia tu conciencia del pecado, yendo a confesarte.

P. Jesús

© copyright

La Presentación de la Santísima Virgen María

Hoy, celebramos junto con toda la Iglesia, la Presentación en el Templo de la niña Santa María.

Es en una antigua y piadosa tradición que encontramos los orígenes de esta fiesta mariana que surge en el escrito apócrifo llamado “Protoevangelio de Santiago”. Este relato cuenta que cuando la Virgen María era muy niña sus padres San Joaquín y Santa Ana la llevaron al templo de Jerusalén y allá la dejaron por un tiempo, junto con otro grupo de niñas, para ser instruida muy cuidadosamente respecto a la religión y a todos los deberes para con Dios.

Históricamente, el inicio de esta celebración fue la dedicación de la Iglesia de Santa María la Nueva en Jerusalén en el año 543. Estas fiestas se vienen conmemorando en Oriente desde el siglo VI, inclusive el emperador Miguel Comeno cuenta sobre esto en una Constitución de 1166.

Más adelante, en 1372, el canciller en la corte del Rey de Chipre, habiendo sido enviado a Aviñón, en calidad de embajador ante el Papa Gregorio XI, le contó la magnificencia con que en Grecia celebraban esta fiesta el 21 de noviembre. El Papa entonces la introdujo en Aviñón, y Sixto V la impuso a toda la Iglesia.

Oración:

Santa Madre María, 
tú que desde temprana edad te consagraste al Altísimo, 
aceptando desde una libertad poseída
el servirle plenamente como templo inmaculado, 
tú que confiando en tus santos padres,
San Joaquín y Santa Ana, 
respondiste con una obediencia amorosa 
al llamado de Dios Padre, 
tú que ya desde ese momento
en el que tus padres te presentaron en el Templo 
percibiste en tu interior el profundo designio de Dios Amor; 
enséñanos Madre Buena a ser valientes seguidores de tu Hijo, 
anunciándolo en cada momento de nuestra vida 
desde una generosa y firme respuesta al Plan de Dios. 

Amén.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

La Presentación de la Santísima Virgen María

Seguir a Dios, unirse al Templo y ser fiel a Cristo, es todo lo mismo; y es lo que hizo la Santísima Virgen María, y se conmemora todo ello en la fiesta de la Presentación de la Santísima Virgen María.

P. Jesús

© copyright

La vida

Son pocas las personas que viven con la convicción de que podrán conseguir en esta vida cualquier cosa que se propongan con la ayuda de Dios, claro está que ha de ser algo bueno y que dé gloria a Dios.

Cuando uno asimila la idea de que es hijo de Dios y que por lo tanto Dios es su padre, se da cuenta de que teniendo a Dios a su lado, nada le faltará en esta vida; algo se sufrirá sí, porque desde que existe el pecado, el dolor está en el mundo, pero aún así, el que va de la mano de Santa María hacia Dios, puede conseguir cualquier cosa buena que se proponga, aunque tarde tiempo en conseguirla, si trabaja en ello, pone empeño y tiene paciencia, sí o sí, tiene el éxito asegurado. Porque Dios nos pide que dominemos la tierra, él quiere que las personas prosperemos espiritual y económicamente, para poder ayudar a otras personas y hacer un mundo bueno.

Es deber de todo ser humano el querer perfeccionarse y hacer una obra maestra de su vida, porque nuestra vida pertenece a Dios, y no podemos darle una chapuza, debemos hacer lo posible y lo imposible con la ayuda de la oración, para que Dios esté contento de nuestra vida.

Tú puedes mejorar tu vida y debes hacerlo ¿Cómo? Viviendo en gracia de Dios. Sé todo tú de Dios, y ya verás que alto volarás. Porque NADA es imposible para Dios, recuérdalo “NADA”, así que sé feliz de saberte amado por Dios, y hazle feliz tú a Él. Que Dios no tenga que llorar por ti, hazle reír.

Confía en Dios, Él es el Creador de la vida, puede hacer en esta vida lo que le dé la gana, y todo lo hace para bien.

Vive feliz, Dios te ama.

Montserrat Bellido Durán

© copyright