Saltar al contenido

56 Biblia y meditación

La Biblia
Los hijos de Lía
Génesis 29, 31-35

Capítulo 29

31 Cuando el Señor vio que Lía no era amada, la hizo fecunda, mientras que Raquel permaneció estéril.
32 Lía concibió y dio a luz un hijo, al que llamó Rubén, porque dijo: «El Señor ha visto mi aflicción; ahora sí que mi esposo me amará».
33 Luego volvió a concebir, y tuvo otro hijo. Entonces exclamó: «El Señor se dio cuenta de que yo no era amada, y por eso me dio también a este». Y lo llamó Simeón.
34 Después concibió una vez más, y cuando dio a luz, dijo: «Ahora mi marido sentirá afecto por mí, porque le he dado tres hijos». Por eso lo llamó Leví.
35 Finalmente, volvió a concebir y a tener un hijo. Entonces exclamó: «Esta vez alabaré al Señor», y lo llamó Judá. Después dejó de tener hijos.

Meditación:

Los hijos de Lía

La historia de Lía, nos enseña que Dios ayuda siempre, y ayudó a Lía, en su tristeza de nos ser amada como Raquel, por Jacob, dándole a ella hijos de los dos.

¿Y por qué hace Dios estas cosas?, porqué Dios oye toda oración salida de un corazón atormentado, sufriente y que se siente desplazado, y así se sentía el corazón de Lía, que le rezaba al Señor; y el Señor escucha toda oración apoyada por la tradición del Pueblo de Dios, y se permitía tener más de una esposa, y se apoyaba el que primero se casara la hija mayor de una familia, antes que la segunda. Tradición. Antes, la vida era muy dura, y la muerte era algo muy común al dar la vida.

Entender las Escrituras es comprender la historia del hombre al que tanto ama Dios, y lo demuestra al oír la oración, dándole al que sufre, compensación.

P. Jesús

© copyright