Saltar al contenido

Catecismo de la Iglesia Católica

  

Título: Catecismo de la Iglesia Católica

 

“Creo que todo católico no sólo debería consultarlo, sino que debería leerlo entero, de principio a fin, para entender y acercarse más a Dios, para amarle más a Él y a nuestra Madre Iglesia”.

Victoria Bellido Durán

Sinopsis del libro

Este catecismo tiene por fin presentar una exposición orgánica y sintética de los contenidos esenciales y fundamentales de la doctrina católica, tanto sobre la fe como sobre la moral, a la luz del Concilio Vaticano II y del conjunto de la Tradición de la Iglesia. Sus fuentes principales son la sagrada Escritura, los santos Padres, la Liturgia y el Magisterio de la Iglesia. Está destinado a servir como un punto de referencia para los catecismos o compendios que sean compuestos en los diversos países.

Opinión del libro

“Catecismo de la Iglesia Católica” 

Un libro indispensable para todo católico y ser humano, más que un manual de conducta y explicación, es la exposición de la Verdad y la respuesta a tantas preguntas que uno puede hacerse sobre nuestra maravillosa fe.

Creo que todo católico no sólo debería consultarlo, sino que debería leerlo entero, de principio a fin, para entender y acercarse más a Dios, para amarle más a Él y a nuestra Madre Iglesia, porque no hay nada mejor ni más grande en esta vida que ser católico de verdad, de corazón, por fe, voluntad y convicción.

Uno debe informarse y formarse para ser feliz, para cumplir con la voluntad de Dios, que es “ser santos como Dios es Santo”. Por el bautismo nos hacemos hijos de Dios y herederos del Reino de los Cielos, mas con nuestras obras y palabras, nos jugamos la eternidad, y si en este mundo no hemos actuado acorde con los deseos de Dios, ya sea por indiferencia, ignorancia, necedad o maldad, Dios nos juzgará por ello, si pudiendo, no hemos aprendido y profundizado en nuestra fe.

Hay que ser personas de bien, hay que ser personas de Dios, hay que llevar a todos el Amor de la Santísima Trinidad, ese amor que día y noche debe arder en nuestro corazón.

Victoria Bellido Durán
© copyright