Saltar al contenido

Artículos - 2. página

Tú joven de hoy

Tienes una deuda con Jesús: Dios

Tienes una deuda con Jesús: Dios

Tienes una deuda con Jesús,

con Dios.

Él, Jesús…

murió por ti,

sólo por ti.

Porque te ama…

y es tan fuerte el amor que Dios siente por ti,

que Dios Padre entregó su Único Hijo al mundo.

Porque a Dios le puede el amor,

es amor, es vida…

El amor de verdad es vida,

reconstruye, edifica, crea…

y no destruye, como sí destruye el odio.

Pobre Jesús…

Él, tan bueno, tan puro e inocente,

pagó con vergüenza, agonía, sufrimiento y muerte tus pecados.

Para que ahora;

si cumples con los 10 mandamientos de la Ley de Dios,

los 5 mandamientos de la Iglesia,

y usas de los sacramentos;

PUEDAS ENTRAR EN EL CIELO ETERNO.

Y allí agradecerla a Jesús, a Dios,

cara a cara su sacrificio de amor por ti.

¿Alguien te ha amado tanto cómo Jesucristo?

Nadie

Sólo Dios ama de una forma tan pura y desinteresada.

Amale,

agradécele.

Vive por Él,

que Él murió por ti.

Recuerda:

TIENES UNA DEUDA CON JESÚS: DIOS.

Montserrat Bellido Durán
© copyright

 

 

Ponte guapo

Ponte guapo

¡Ey! Ponte guapo…

Lávate la cara,

arréglate,

péinate,

perfúmate,

vístete bien…

¡Ajá!!

¡Así!!

¡Muy bien!!

¡Estás fenomenal!!

¿A que te sientes mejor contigo mismo ahora?

Ahora que estás bien exteriormente,

arréglate interiormente;

haz una buena confesión

y ve a comulgar.

Ahora te sentirás mejor que nunca.

Ahora Dios contigo hará maravillas.

Montserrat Bellido Durán
© copyright

 

 

Tira la máscara

Tira la máscara

Sí!

Sé tú mismo!

Tira la máscara! Ya no la necesitas… pues en unión con el amor de Dios has encontrado tu verdadera personalidad, tu verdadero yo.

Eres único!

Eres irrepetible!

Eres el mejor!

Quisieron hacerte de molde, como todos…

Pero no lo consiguieron, pues Dios te creó, te eligió para ser diferente a ellos, para ser único, especial.

Dios dijo : “Voy a crear alguien especial”

Y te creó.

Si nos fijamos en los santos, todos se parecen, pero todos son diferentes…

Dios no nos crea a molde, por algo algunos somos rubios y otros castaños y otros morenos, algunos somos altos, otros bajos, algunos más alegres y otros más tímidos.

Únete a Dios y sácate la máscara, pues ya no hay que temer al mundo: DIOS ESTÁ CONTIGO.

Montserrat Bellido Durán
© copyright

 

 

Sigue las huellas de Jesús

Sigue las huellas de Jesús

No pierdas el rastro…

sigue las huellas de Jesús.

Él te llevará a la Felicidad Eterna,

esta felicidad que empieza aquí,

en la tierra…

y continua y aumenta en el Cielo.

Fíjate bien.

Rastrea.

Pues si confundes las huellas,

te vas a equivocar.

Sigue las huellas de Jesús,

e irás directo al Cielo.

Pídele ayuda a tu ángel de la guarda,

él conoce bien los pasos de Jesús,

y si te despistas…

él te avisará.

Confía en tu ángel de la guarda,

háblale…

Él está siempre a tu lado,

para cuidarte y ayudarte.

Él quiere que no pierdas el rumbo…

Sigue las huellas de Jesús.

Montserrat Bellido Durán
© copyright

 

 

Sé un buen árbol

Sé un buen árbol

¿Quieres triunfar en la vida?

Domínate.

Enriquece tu interior con la savia de la verdad,
la bondad y el bien.

Con el Amor de Dios.

Y serás un árbol fuerte y bello.

¿Qué tipo de árbol quieres ser?

¿Quieres ser de los de ramas débiles que se tuercen con un ligero viento?

¿Quieres ser de los árboles que firmes no se doblegan ante las tormentas?

Bebe del agua que da vida y serás un árbol vivo y fuerte.

Bebe de este agua que está en los sacramentos, en los mandamientos,
este agua que es el amor de Dios. Dios te ama!

Sé un árbol fuerte.

Sé como el árbol de vida, la cruz de Jesús.

Déjate clavar en ti a Jesús,
y tendrás vida.

Sé un árbol de buen fruto.

Porque por el fruto se conoce al árbol.

No seas un árbol enclenque y mediocre.

Sé un árbol fuerte y bello.

Sé un buen árbol.

Sé un árbol de Dios.

Montserrat Bellido Durán
© copyright