Saltar al contenido

Consulta 11

m. , 43 años , de paraguay. 7/27/2008

Hola, hace dos años que fallecio mi hermana mayor ella se ahabia casado y tuvo siete hijos cuando se embarazo para el septimo se le diagnostico cancer,entonces tuvo que recurrir a muchos especialista, para que no le sacen el feto porque a consecuencia de su embarazo ella tambien se encontraba en peligro de vida,y asi deambulando encontro un buen medico que le hizo la operacion de su seno que tenia el cancer y a los ochos meses casi nueve nacio una hermosa niña, que ahora ya tiene doce años,ella salio bien en su operacion y luego de la quimioterapia se recupero bastante gracia a nuestro misericordioso Dios,pero despues de diez años de haber hecho su operacion ella volvio a empeorar y esta ya era para dar paso a la vida eterna, mi consulta es la siguiente: mi madre en vida ahora esta casi muerta porque no acepta la partida de mi hermana y sigue llorando, y yo le digo que Dios no puede estar en su corazon si lo tiene con trizteza y agobiado,que debe pedirle a Dios perdon por no querer acptar su designios,ya que mi hermana ya cumplio su mision aca en la tierra, pero ella no entiende y me dice que no tengo sensibiliada.¿stoy aciendo mal en querer que ella se recupere de eso?

Respuesta de: María Durán de Bellido. 12/8/2008

Alma sufriente y bondadosa; no haces mal en querer que tu madre se recupere, pero recuperarse no quiere decir que uno tenga que dejar de llorar a los muertos. Ella, tu bendita madre puede llorar si su sensibilidad le lleva a ello, porque a lo mejor Dios así lo quiere y recibe Dios estos sollozos como prendas regaladas por tu madre para salvar a muchas almas.

Sí que es doloroso ver llorar a una madre, y te comprendo perfectamente, pero deja que lloré. Hay quien llora por la perdida de una hija y hay quien llora por los pecados cometidos y ya perdonados, pero si la sensibilidad de ambos lleva a algunas personas por estos parajes de tristeza y melancolía, hay que aceptarlo y rezar por ellas, para que Dios las consuele y te consuele a ti de ver a tu madre sufrir.

Oh buena hija, se paciente porque el sufrimiento es a veces desgarrador y quien lo padece necesita compasión, aunque haya pasado diez años de la muerte de tu hermana o de los pecados cometidos y ya perdonados. Tenemos todos que ayudarnos en la carga de la cruz y aceptando la carga de los demás que a veces nos puede cargar con su desconsuelo la nuestra, y soportarlo todo como hermanos que somos de Cristo que tan dura carga llevo a cuestas que aún hoy en cada Misa la recordamos y nos sirve de santificación.

Eres una muy buena hija. Gracias.

Queda en paz.

 

Sección: Pérdida de un ser querido