Saltar al contenido

III. El Espíritu Santo, intérprete de la Escritura – 116

 PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE
– PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»
– 
CAPITULO SEGUNDO, DIOS AL ENCUENTRO DEL HOMBRE

Artículo 3 LA SAGRADA ESCRITURA

III. El Espíritu Santo, intérprete de la Escritura

116 El sentido literal. Es el sentido significado por las palabras de la Escritura y descubierto por la exégesis que sigue las reglas de la justa interpretación. “Omnes sensus (sc. sacrae Scripturae) fundentur super litteralem” (S. Tomás de Aquino., s.th. 1,1,10, ad 1) Todos los sentidos de la Sagrada Escritura se fundan sobre el sentido literal.

Meditación:

III. El Espíritu Santo, intérprete de la Escritura

La Escritura ha sido escrita para todos y cada uno de los hombres, para que ninguno de ellos se haga dios de los demás, sino que cada profeta sirva al pueblo elegido, a los que buscarán, con voluntad en la razón, para hallar la fe por la oración y el discernimiento literal de toda la Escritura.

Dios quiere salvar a todos, y no sólo a unos pocos, por esto la Escritura tiene que leerse y meditarse por el significado literal de las palabras, si estas han sido bien traducidas y no han sido manipuladas. De ser así, el hombre, por la Palabra que le da vida de fe, puede hallar la verdad de los que dicen la Verdad, de los que dan a conocer la Verdad de la Escritura.

P. Jesús

© copyright