Saltar al contenido

III. El Espíritu Santo, intérprete de la Escritura – 117-2.

 PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE
– PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»
– 
CAPITULO SEGUNDO, DIOS AL ENCUENTRO DEL HOMBRE

Artículo 3 LA SAGRADA ESCRITURA

III. El Espíritu Santo, intérprete de la Escritura

       2. El sentido moral. Los acontecimientos narrados en la Escritura pueden conducirnos a un obrar justo. Fueron escritos “para nuestra instrucción” (1 Cor 10,11; cf. Hb 3-4,11).

Meditación:

III. El Espíritu Santo, intérprete de la Escritura

Dios enseña la moral de vida, en las vidas de los que vivieron. Toda verdadera moral lleva al cumplimiento de los diez mandamientos de la Ley de Dios.

Así vemos que en todo lo que el hombre duda, puede hallar en las Sagradas Escrituras un Camino, que es Cristo mismo, el Mesías, esta esperanza de vida que necesitas tener para elegir bien tu conducta. Necesitas perder el miedo y así obrarás bien, porque es el miedo lo que te hace egoísta. El humilde sabe y responde con acierto todas sus dudas, porque cree en Dios, en Jesús, y es salvado de toda tribulación, primero aceptándola, viviéndola con paciencia y rezando confiadamente en Dios, que por la fe viene al hombre, a la persona, y lo besa en el corazón, dejando la contrición por la alegría del Amor Hermoso, el don de comprender a Dios; este es el Amor, comprender, aceptar, esperar, vivir en el Amor, que tanto amó al mundo que dio a su Hijo Jesucristo para salvar al que quiera ser salvado. ¿Quieres tú?, entonces, si quieres, tienes sentido moral, porque la moral bien entendida es obrar para tu salvación y la de todo el mundo, las generaciones presentes y futuras. Ellas, por tu moral conocerán a Dios, reconocerán a Jesús como al que es: el Mesías.

 

P. Jesús

© copyright