Saltar al contenido

Consulta 57

H. , 19 años , de Francia. 10/6/2009

Yo quiero confesarme bien. Me duele mucho tener esta naturaleza tan sensual o apasionada en mi interior y sufro por ello, no me gusta. Me pasa con las miradas y como soy de carácter muy simpático y que cojo cariño a las personas… no sé si a lo mejor confundo el sentimiento, aunque a veces he tenido la mala tentación, a lo mejor esas personas no se han enterado pero yo lo he sentido y a veces lo he deseado, o almeno así me lo parece a mí. Quiero ser radical como los santos, pero me cuesta mucho y a veces no me esfuerzo para ser bueno. Soy un idiota que no sabe corresponder a Dios, y quiero y me cuesta. Perdone que sea tan sincero y claro, pero quiero saber cómo confesarme bien y por otro lado no quiero que el sacerdote piense mal de mi madre por mi culpa al yo confesarme de algo que ni ella sabe ni nunca se ha dado cuenta, pero lo malo es que yo lo sentí y me puse en situación de pecar y de hacerla pecar a ella… a veces me confieso de algo y después veo que a lo meor exageré pero no me quedo tranquilo en duda, prefiero pedir perdón a Dios por si acaso así ha sido y me quedo tranquilo, pues me da miedo confesarme mal.

Respuesta de: María Durán de Bellido. 10/14/2009

Alma santa, sí tú, tú que persigues la santidad, tu que la buscas y luchas para que Dios te la conceda, a ti que notas y sientes las tentaciones del Maligno, ¡tú vas para santo! Muchos pasan y padecen lo mismo que tú pero ni se preguntan nada, ni se preocupan por nada, todo es para ellos igual y ni quieren saber.

Te diré que vas bien, que de esto consta la santidad, de caer y levantarse, de darse cuenta de las malas tentaciones que todos pasan y que a veces ni se enteran. El hecho de enterarte, de analizarte es que sabes lo que es pecado, es que te conoces a ti mismo y sabes tus debilidades. ¡Ánimo! Vas bien, digo que vas bien, porque procuras que no pase y si sucumbes te levantas y te haces fuerte en tu debilidad; pronto pasará todo esto, son pocos años, los que esa impureza es tan ferozmente probada, luego ya tendrás más dominado tu cuerpo por amar más y mejor a Dios. Reza, reza mucho que no hay como la oración.

No te duela tener esa naturaleza sensual y apasionada: Eres un ser normal y de los que hacen grandes cosas para Dios, porque esta misma pasión que te enciende a la promiscuidad, derívala hacia el amor a Dios, y llenará tu alma de fuerza y quemarás con la belleza de tu corazón apasionado a las almas tibias. Por el echo de ser así, podrás resistir y ganar, podrás ser vencedor en tu lucha por tu propia libertad. Confía en que si Dios te ha hecho como eres es que esto te conviene ser para los planes que Dios tiene contigo, y ¡Ánimo! Ve a confesarte cuantas veces te haga falta y no hace falta de le digas al confesor más que lo esctrictamente necesario para perdonarte, como por ejemplo: “He caído en la mala tentación del deseo de impureza con personas de distinto sexo y algunas, alegadas a mí, por parentesco”.

Y te lo digo en serio, no hay nada como la oración, y más oración y el tiempo. Y es Dios quien por la Eucaristía te va dando sus virtudes. ¡Confía! Sólo necesitas de oración, de tiempo, de confesión y comunión, y, ¡créeme! Dios hará en ti, porque quien pide recibe. ¡No te canses de pedir! Y acepta que necesitas de tiempo, que necesitas de oración y sacramentos. Acepta que tú unido a Dios y en brazos de María, todo tiene un día de éxito. Verás como podrás dominar tus pasiones, sin liquidarlas, sólo aceptando que eres apasionado y que hay cosas que no está bien pensarla ni desearlas, pero que si se piensan hay que apartarlas de la mente y si se sucumbe a ellas, se reza, se va uno a confesar y ¡volver a empezar! ¿Cuántas veces? Todas las que hagan falta. Todas ellas te ayudarán a ser mejor ante los ojos de Dios, que te ama como eres, y Satanás te tienta. Acepta que Ese te viene persiguiendo y te perseguirá. ¡Acéptalo! Y una vez aceptado, haz planes para ganarlo. Tú puedes. Dios puede, sólo que necesitas de tiempo. Confía en el tiempo, en Dios que te Ama y en Cristo que murió por ti. Únete a Dios y sigue caminando, ¡sigue caminando! Camina al lado de María. Se Santo.

Dios puede si le dejas. Digo que Dios puede hacerte santo. Sé que lo sabias. ¡Un abrazo!

Queda en paz.

 

Sección: Santidad

Consulta 56

H. , 19 años , de Francia. 10/6/2009

Sigo luchando para ser santo, pero me caigo una y otra vez y por ello muchas veces vivo triste y con congoja. Me cuesta tener un corazón puro, tengo muchas tentaciones contra la pureza, a veces me he puesto en situación de hacer pecar contra la pureza a otras personas y siempre que me he confesado de ello me acusado diciéndolo así, pero el otro día me vino la duda de si en confesión debo decir a quien he puesto en situación de pecar ¿Tengo que decir por ejemplo “he puesto en situación de pecar contra la pureza a chicas que tienen novio, chicas casadas o chicas que tienen el voto de ser sólo de Dios”? A veces me ha venido la tentación con mi madre, es guapísima y la quiero como madre, pero me asusta haber tenido la mala tentación que no sé si es que es exceso de imaginación y el demonio que hace de las suyas, pues mi madre es muy seria y formal, ella ni sabe lo que me pasa pero no me atrevo a contárselo.

Respuesta de: María Durán de Bellido. 10/14/2009

Alma bendita; ni debes contárselo a tu madre, Nada de decir nada a tu madre, y en cuanto al sacerdote, piensa que también es una persona. Si no te pide que le des detalles, mejor te los guardas para ti. Digo: mejor los olvidas tú también.

Tu santidad es la alegría de los Ángeles, que van a darle a Dios la buena nueva de que resistes, de que si caes te levantas, de que si luchas a veces pierdes pero muchas ganas. ¡Que contento está el Cielo contigo, hijo mío! Con esta lucha que tienes y que irás ganando cada vez más batallas.

¡Ánimo campeón! Así se hacen los santos, humillados por sus concupiscencias que han salido a la luz por la mala tentación de Satanás, que quiere doblegarte, que quiere arrinconarte y dejarte KO.

Comprendo que vivas triste porque tus derrotas te duelen, pero esa tristeza tuya es causa de alegría en el Cielo, porque ven tu lucha y tu necesidad de afecto.

Sigue así que Dios y Santa María velan por ti. Y despacio, verás como todo lo superaras. Son pruebas, porque la vida va de pruebas. Duras pruebas son las tuyas, pero ganará tu amor, el amor con que amas a Dios, y no es porque no tendrás que luchar más, un día, NOOO, sino que es porque vas al confesionario y recibes la absolución de tus pecados. Los santos se hacen en los confesonarios, allí, humildes, pidiendo perdón a Dios.

¡Ánimo que la santidad va de humildad!

Queda en paz.

 

Sección: Santidad

Consulta 55

H. , 34 años , de Mexico. 12/23/2009

Hola! Quisiera pedirle su orientación, tengo 2 años en los que tuve una verdadera conversión espiritual y en la que me he ido enamorando completamente de Jesús a traves de María, hice mi consagración total de San Luis Maria Grignon de Monfort hace 1 año, siento que he tenido iluminación de conciencia, pero me siento muy mal, porque yo quiero tener una vida mas espiritual y con mi esposo batallo mucho, porque el ya no quiere tener mas hijos, tenemos 3 hermosas bendiciones, quisiera que me ayudara, a hacer una purificacion de mi alma, porque he cometido demasiados errores en mi vida, me he confesado y creo que bien, pero la verdad mi meta en la vida es llegar con Jesús y llevarme a toda mi familia conmigo asi como a toda la gente que yo trato diariamente, lo que mas me gustaria es escuchar que opina el Señor y me orientara, para no perderme jamas, le agradezco mucho su atencion y Feliz Navidad que Dios la Bendiga siempre!

Respuesta de: María Durán de Bellido. 12/24/2009

Alma sedienta por tu fe, usa del sacramento de la Eucaristía. Tienes prisa, es lógico para los que amamos a Dios con amor de enamorados al amado de nuestra alma, pero Dios tiene sus tiempos y desea que mientras vivamos sintamos sed para que así acudamos a beber en y con sus santos sacramentos y la oración que siempre nos resuelven todos los problemas si confiando en ella, en la oración, vivimos haciéndola a Dios, por nuestros deseos. Tener hijos es un deseo normal y natural en toda persona sana y santa y Dios te va ayudar ya lo verás; reza y confía: No te canses de rezar; la oración lo puede todo, y más si pedimos a Dios por intercesión de Su Madre, la Virgen del Amor, y ya verás como tus deseos santos son cumplidos; tú confía, porque deseas lo mismo que Dios quiere, pues, siendo así, todo es cuestión de oración, ejemplo y confiar en Dios.

Queda en paz.

 

Sección: Santidad

Consulta 54

s. , 45 años , de argentina. 1/17/2010

MARIA AMADA…FELIZ COMIENZO! OTRA OPORTUNIDAD PARA CAMBIAR Y MEJORAR, PARA SER SANTOS! QUE DIFICIL ES…CONFIO EN EL PADRE Y EN MARIA NUESTRA MADRE Y MAS SATANAS SE ME ACERCA. ESTOY SOLA, MI COMUNIDAD SE DESINTEGRA, MI PERSEVERANCIA AFLOJA, MI AMOR DISMINUYE Y COMO! MI CUERPO ESTA COLAPSADO, MI COLUMNA, MI SISTEMA NERVIOSO,EL ENDOCRINO, ETC, ME RECOMIENDAN MAS TERAPIA Y NO QUIERO, SOLO QUIERO LA TUYA Y DE OTROS DE LA RED, ME SOSTIENEN TANTO! PERO DICEN QUE NO ES SUFICIENTE.. ME ABURRO A MI MISMA,DE TANTAS TERAPIAS, AHORA HASTA HE ENGORDADO, Y ES MUY MALO PARA MI, ENTONCES PIENSO, ME ESTOY DESTRUYENDO? Y ME RESPONSABILIZO Y PEOR. ESTOY PENSANDO NECESITO REPOSO, SOLEDAD, UN RETIRO… IR CON LA VIRGEN Y ME PONEN TANTOS OBSTACULOS, DEBO AFRONTAR MEDICOS Y QUIROFANOS Y NO QUIERO. ESTOY TAN AGRIA.. SE QUE DIOS ME QUIERE FELIZ, PERO COMO HAGO? ME DICEN HABLALE A TU FLIA Y NO QUIEREN, NI MIRARME MENOS HABLAR, DICEN OTRA VEZ LATA! Y HUYEN. ASI TODOS. NO TENGO FUERZA NI PARA SONREIR. ME SIENTO EN FALTA GRAVE CON DIOS Y MAMA MARIA, REZO. QUE HAGO?A VECES PIDO ME LLEVE, ASI TERMINARIA TODO. TE QUIERO MUCHO. GRACIAS POR TU ESCUCHA Y A TODOS POR SU AMOR Y ORACION. EL ESPIRITU SANTO NOS GUIE SIEMPRE

Respuesta de: María Durán de Bellido. 1/18/2010

Bendita alma creyente, Dios, María, tu Ángel de la Guarda y yo te queremos mucho. Todo está bien, todo lo que vives está bien, es lo normal que vive una persona que va camino a la santidad, pero como hay tan pocas que lo anden, este camino de Gracia, no saben de que va, y por eso te recomiendan más terapia. Pero es que la santidad siempre ha sido y será una locura para los sabios de este mundo. Acéptalo, acepta que hay mucha ignorancia acerca de la verdadera relación de Amor con Dios. Pocos comprenden; pero no es culpa tuya, y aun no siendo culpa tuya, tienes que ser realista y aceptar que no te comprenden; que te dicen o piensan: “Otra vez lata!”. Pero no saben que quizás esta misma fe tuya, este mismo Amor tuyo a Dios y a la Virgen será su eterna salvación cuando se hallen delante de la misma muerte, porque todos vamos a morir.

Comprendo que te canse ésta amargura que vive contigo por no sentir la comprensión de los que amas, pero, eso es lo que han vivido la mayoría de los santos: incomprensión, angustia, sufrimiento; pero todo esto pasará también y subiendo peldaño a peldaño tu santidad, todo esto que ahora te hace sufrir tanto, otro día lo bendecirás porque te elevará a las más altas alturas de la bondad.

La soledad desgasta, la soledad derrumba, pero Dios está en la soledad; también en esta soledad en medio del mundo, de familia y trabajo social; sí, Dios vive también aquí en esta situación tuya; no estás sóla, Dios está contigo, y sí, también el fastidioso de turno, Satanás, el enemigo declarado de Dios y de todos los que quieren y piden y viven la perfección. Así que, oh alma bendita, eso también lo tienes que aceptar, como debes aceptar las caricias que de seguro la Virgen María te da y otros no tienen ni tendrán jamás.

Es natural que te sientas aburrida de ti, porque quieres hacer feliz a tu familia y sobre todo a la familia Divina, pero si haces felices a unos otros no lo son, descubrir la fe siendo parte de una familia no creyente o poco creyente, lleva a dolorosas decisiones que hay que tomar; lleva a no hacer caso cuando te dicen que estás loca, porque tú has cambiado, por la Gracia de Dios, pero ellos, de momento siguen igual. Hay que aceptar, debes de aceptar este cambio, y saber y aceptar que tú has cambiado, para bien, pero has cambiado y no se te comprende y no lo intentan porque la gran mayoría no saben que todos hemos sido llamados a la santidad. Tú has oído, por la Gracia de Dios Espíritu Santo, el Amor de Dios; tú has oído ese llamado, pero no todos lo oyen, aunque tú sí, y no puedes renunciar a él, porque luego vas a ser luz para los que ahora no ven. Dios te ha elegido a ti, precisamente a ti, para que lo ayudes a salvarte y salvar a tu familia, incluso sin tu darte cuenta y sin saber ni como ni cuando, pero confía en Dios. Quieres ir de retiro y no puedes, pues acéptalo, acepta que ahora no puedes, Dios lo acepta, porque sino lo aceptara: tú irías de retiro: ¡no lo dudes! Si no puedes ir, aunque lo necesitas, acepta que no vas y Dios lo permite y entonces es lo mejor para ti, aunque sufras tanto y lo necesites. Y es natural que con tanta falta de afecto engordes, necesitas paz. Sé que haces y harás lo mejor para tu cuerpo: descansa más; el sueño elimina toxinas y las toxinas engordan: hay que dormir más, aunque no quieras, aunque no lo necesites; puede que tu mente no lo necesita, pero tu cuerpo sí, tiene que reponerse de los desechos de vivir cada día su cada día. Descansa más horas, y vas a adelgazar; si duermes poco, aunque trabajas más, no es todo trabajar, tienes que cuidarte y descansar, descansa, duerme; inténtalo, es la mejor terapia natural: dormir y soñar y así se van los desechos del cuerpo y de la mente. Muchos sueños son desechos de la mente, otros pueden ser enseñanzas, revelaciones; pero no todos los sueños son premoniciones. ¿Te estás destruyendo? Preguntas, y te digo; no creo que sea esta tu intención, más bien creo que son otros quienes sin querer y sin saber, puede que te destruyan. Te falta amor, amor humano, el amor de tu familia y eso es peor que una bomba nuclear, es tan dañino para la persona no saberse amado como destruir una ciudad. Tú eres tu ciudad y debes aceptarlo. Sé que lo aceptas, pero, también quieres que te amen tu familia así como eres ahora, distinta a ellos, pero sigues siendo parte de ellos, aunque ellos quieren que vuelvas a ser como eras.¡No puedes!

Debes de tomar una decisión; debes aceptar que tú con tu familia no hay hoy por hoy sincronización, pero quizás, muy quizás, gracias a esa desincronización de ahora, de hoy, otro día, viviréis eternamente acoplados todos al Amor de Dios. Si ellos no te aman, si ellos no te aceptan como eres, acéptalo y busca personas que te amen como eres; hablo del Amor de hermanos en la fe.

Dices que tu comunidad se desintegra, ¡que pena! Pero, ¿era realmente católica? ¿Vivía la vocación a la santidad, o solo era una reunión semanal, con muy buenas intenciones humanas y falta de vida espiritual real? Si Dios permite que se desintegre tu comunidad o quiere que se luche más por ella, o quiere que así sea. No me pierdas la paz. Haz lo que puedas y confía en Dios, y no le sueltes la mano porque nadie mejor que Dios para sacarte de todos tus problemas humanos y espirituales.

Hablemos claro, tienes problemas, pero ¿quién no los tiene, siendo creyente o no?

Recemos juntas un Avemaría a la Virgen María: Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo y bendita tú eres, entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre: Jesús; Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte amén.

Sé que estás mejor. Sigue adelante: Todo lo puedes con Dios y la Virgen. Tú vas a ser Santa.

Queda en paz.

 

Sección: Santidad

Consulta 53

m. , 61 años , de uruguay. 11/29/2009

Hola Señora María, bendiciones,:
Siempre me quedó desde niña, porque mi abuela cuando llegabamos de la escuela junto con mi hermano y no teíamos que comer, nos decía ” hoy tenemos que hacernos la Santa Cruz” Podría Ud ayudarme a ver el significado de esa frase ,yo no alcanzo a emtenderlo. La felicito por esta pagina espiritual tan importante pues ayuda a abrir mas la mente
Muchas gracias .Un abrazo. Mirta

Respuesta de: María Durán de Bellido. 1/18/2010

Alma buena, buena y más que buena.

Gracias por escribirme. Gracias por todo lo que me dices y gracias por tu sinceridad.

“Hoy tenemos que hacernos la Santa Cruz”, posiblemente era sufrir y unirse a la Cruz de Jesús, que sufrió tanto por todos y cada uno de nosotros. Pasaré esta pregunta al P. Joan Antoni Mateo, de la sección de Consejos Doctrinales.

Has tenido una vida plena, plena de oportunidades para ser tan buena como eres, y la falta de alimento, enseña a que sin pan y sin la comunión no somos felices del todo. Necesitamos comer para vivir y percibo, amiga mía, que has podido, luego, con el tiempo, comer y comer bien, porque tu fe es viva y haces mucho bien a tus semejantes; eres una mujer extraordinaria a la que Dios ama locamente: como te mereces.

¡Que buena eres!

Gracias.

Queda en paz.

 

Sección: Santidad