Saltar al contenido

¡Viva las desgracias!

¡Viva las desgracias!

Agradece las desgracias, todas te ayudan a ser mejor persona; a ser sant@.

Todo fracaso trae tras de sí una victoria a quien hace siempre el bien. Por eso, el que persevera en Dios es quien sale ganando siempre, aunque tarde un tiempo a ganar, porque Dios va a su ritmo, preparando tu vida; viviendo contigo, por tú vivir en gracia de Dios, por confesarte bien y comulgar.

Jesús pasó muchas desgracias y mírale ahora: Es Rey de reyes y se rodea en el Cielo de las almas que le aman de verdad.

Esta vida es una lucha continua y dolor siempre hay, así que no te asustes, puedes con todo, puedes solucionarlo todo.

Esta vida es una prueba, no vas a quedarte siempre aquí, todo lo que vives son pruebas. No te apalanques y vivirás bien las desgracias; porque no son eternas, algunas duran unos años, pero siempre acaban y vienen alegrías y otras desgracias, es un “tira y afloja”; porque en el mundo el bien está conviviendo con el mal.

Vale la pena que te ganes el Cielo superando las pruebas de esta vida.

Recuerda.

Tu meta es el Cielo.

¿Nos vemos allí?

🙂 yo también quiero ir al Cielo.

Choca esos cinco.

Montserrat Bellido Durán

© copyright