Saltar al contenido

II. LA TRANSMISIÓN DE LA REVELACIÓN DIVINA – 74

 PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE
– PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»
– 
CAPITULO SEGUNDO, DIOS AL ENCUENTRO DEL HOMBRE

Artículo 2  LA TRANSMISIÓN DE LA REVELACIÓN DIVINA 

74 Dios “quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” ( 1 Tim 2,4), es decir, al conocimiento de Cristo Jesús (cf. Jn 14,6). Es preciso, pues, que Cristo sea anunciado a todos los pueblos y a todos los hombres y que así la Revelación llegue hasta los confines del mundo:

Dios quiso que lo que había revelado para salvación de todos los pueblos se conservara por siempre íntegro y fuera transmitido a todas las edades (DV 7).

 

Meditación:

Artículo 2  LA TRANSMISIÓN DE LA REVELACIÓN DIVINA 

El querer de Dios es que todos sus hijos, todas las personas del mundo, sepan de su amor por todos y cada uno, amor vivo en Jesús, Dios Hijo Jesucristo, el Verbo, el Dios que murió para salvarnos a todos, ¡a ti! Dios quiere que se propague el evangelio porque desea que todas las personas del mundo puedan saber y aceptar el Amor con que son amados por Dios, pero que si no se sabe de este Amor de Dios, no puede aceptarse y disfrutar de él con los goces espirituales que Dios Espíritu Santo envuelve a los hombres de buena voluntad.

Dios quiso y quiere que el mundo se salve, que todas y cada una de las personas del mundo se salven, ¡que tú te salves! Por eso la Iglesia y, antes, el Pueblo elegido, deben hablar claro y claramente de la Verdad, deben proclamar que Dios Ama a cada uno y quiere y puede darle su amor, si quiere; ¿quieres recibir el Amor con que Dios te ama? Pues, escucha la Verdad: Dios creó el mundo, Dios se hizo hombre en Jesús y murió por tus pecados. Acepta la Verdad y disfruta de tu inmortalidad en el Amor de todo un Dios Todopoderoso y Eterno.

¡Pasa la buena noticia! ¡Propaga el Evangelio!

P. Jesús

© copyright