Saltar al contenido

Consulta 26

M. , 54 años , de España. 2/11/2008

Tengo una hermana que se enamoró de otro que no era su esposo y a causa de ésto rompió la familia, se fue a vivir con esa persona y abandonó a sus cuatro hijos, renunciando a la custodia. Su enamorado murió, ahora vive con otro “amor”, tambien separado. Mi cuñado siempre estuvo dispuesto a perdonar y rehacer el matrimonio, no así ella.
Ayer nos anunció que se quiere casar por lo civil ya que por la Iglesia no pueden, porque no se encuentra bien cada vez que le preguntan por su estado y tiene que decir que vive en “pareja”, que no es lo mismo estar casado que vivir así(palabras suyas).
Mi pregunta es la siguiente: ¿cual debe ser nuestra actitud hacia ella como cristianos que somos?
Muchas gracias y que Dios os bendiga

Respuesta de: María Durán de Bellido . 2/13/2008

Alma de caridad, lo primero hay que mirar nuestros propios actos, porque no podemos pedir ejemplo si no lo damos nosotros. Si nosotros damos ejemplo de buenos y fieles católicos, entonces tenemos una fuerza moral inmejorable para ayudar a las almas y recuperarlas para Dios.

Si esta fuera tu condición, alma caritativa; podrías pedirle a tu hermana que meditase su conducta, que reflexionase en cuanto a sus hijos que tanto la necesitan. Ella está dolida por algo, y por eso no vuelve al hogar. ¿Será verdad que su esposo la perdonaría y la querría en su alcoba de amor? porque ella, tu hermana, como todo ser humano, necesita ser amada, y sobre todo por el padre de sus hijos. Digo que una mujer que le preocupa el que dirán es fácil de convencer porque hay que decirle ¿No has pensado que dirán tus hijos de ti? ¿No has pensado que dice Dios de ti?

Tu conducta con ella, alma caritativa, es de hacerla reaccionar a volver con sus hijos; y tienes que saber si es verdad que su esposo la querría.

En cuanto al matrimonio que dice que va a contraer, es lo mismo que estar en pareja; para Dios es lo mismo un matrimonio civil (para los católicos) a un adulterio. Actúa así, siendo fiel a la Iglesia; no aceptando ni su adulterio ni su matrimonio civil. Que vuelva con sus hijos y con su esposo. Si puedes y puedes, haz de intercesora, oh, alma caritativa. Dios te bendiga.

Queda en paz.

 

Sección: Familiares