Saltar al contenido

Consulta 14

N. , 20 años , de España. 4/20/2008

Me he dado cuenta de que las personas somos muy vulnerables y primarias. Vivimos deseando ser amadas y pocas son las que nos damos cuenta de que sólo es Dios quien te ama de verdad, todas las personas somos imperfectas y nos dañamos.He pensado en casarme, en ser monja o ninguna de las dos cosas, viviendo cada día lo mejor que pueda o ayudando a los demás, ir de misiones y todo. Estoy abierta a lo que Dios quiera, pero de momento estoy ayudando a mi familia y no podría dejarla hasta que ya no necesitara mi ayuda.

Jesús dice que lo dejemos todo y le sigamos, pero veo que mi familia me necesita y que si me voy luego sería también como tener una familia, Jesús Mismo dejó a su Madre en la vida pública pero se enganchó a los apóstoles… ¿Dios te pone en un sitio para que salgas de él?¿Te da una familia para que la abandones y cambies de “familia” por los que ayudas? Estoy segura de que a la Virgen la escribí y la veía y aún así, la Virgen no necesitaba tanta ayuda como las personas que no son perfectas como Ella lo es.

Creo que es cuestión de amar a Dios con Todo el corazón, el estado en que estés y que Dios te da unos talentos para que obres según ellos. Total, que creo que es la relación que una persona tiene con Dios la que te hace santo, estés donde estés… porque si todo el mundo se fuera de misiones al Perú, o todo el mundo se casara, o todo el mundo fuera sacerdote o monja muchas almas en el mundo quedarían desatendidas.

Respuesta de: María Durán de Bellido. 4/20/2008

Eres sabia y buena, dócil y en camino de perfección andas, buena alma que preguntas y tu misma sabiamente te respondes en la paz de la experiencia de la vida, tuya o de otras personas.

Tienes algo imprescindible para llegar a la santidad, y es que eres dócil, que eres inteligente y con sentido común.

Vive tranquila tu vida siguiendo la Divina Providencia que la ves siempre armoniosa en tus cosas. Jamás hagas nada precipitado, jamás cambien de dirección en un ¡zas! porque la vocación aunque puede venir en un zas, no puede seguirse del mismo modo si es cambiar drásticamente de vida. Normalmente Dios actúa como su creación con armonía, con paz y paciencia; normalmente se ve venir cuando Dios desea que hagas unos cambios en tu vida.

Quiero que estés contenta con lo que haces y vives hoy, que es cuidar de tu familia; algo sagrado y que es un mandamiento de la Ley de Dios.

Hablas de María. Ella no se fue a predicar, Ella, por amor acompañaba a su Hijo Dios, pero era Dios mismo quien evangelizaba, quien cumplía con Su Vocación. María tenía su casa, María fue dada a Juan para ser cuidada; María siempre ha estado a los pies de Dios. Así que si tu vocación es ser como María: Ama de casa y Madre y esposa y buena vecina y amiga; eso también santifica.

Creo que eres un alma bellísima.

Queda en paz.

 

Sección: Vocación