Saltar al contenido

Tu turno

TU TURNO

“Cristo murió y volvió a la vida para eso, para ser Señor de muertos y vivos” (Rm 14,9)

Cristo Jesús, te demostró dando voluntariamente su vida por ti, el extremadamente infinito amor que guarda en su corazón por ti.

Dios te tiene especialmente, a ti, en su corazón, tanto ahora como cuando por ti soportaba cada latigazo y escupitajo injusto.

¿Por qué? Para que te salves por confesar tus pecados y cumplir con sus mandamientos.

¿Por qué quiere que te salves y vivas eternamente feliz con Él? Porque Dios rebosa de amor por ti, pues te conoce mejor que tú mismo, creó y es dueño de tu alma inmortal desde el momento de tu concepción.

El Amor en persona, Dios, vino a buscarte haciéndose hombre.

Y por su Espíritu Santo, dejó escrito en la Biblia sus enseñanzas para que las leas.

Acepta que Dios te ama más que lo que podrá amarte jamás nadie. Ama agradecido a quien no sólo te creó, sino que dio hasta su último aliento gimiendo por ti.

Te espera vivo en el sagrario y es Señor de vivos y muertos.

Él, Jesús Dios, ya te demostró su inmenso amor, ahora, es tu turno.

Patricia Bellido Durán

© copyright