Saltar al contenido

7 Biblia y meditación.

La misión de Moisés

Éxodo 3, 7-12

7 El Señor dijo: «Yo he visto la opresión de mi pueblo, que está en Egipto, y he oído los gritos de dolor, provocados por sus capataces. Sí, conozco muy bien sus sufrimientos.
8 Por eso he bajado a librarlo del poder de los egipcios y a hacerlo subir, desde aquel país, a una tierra fértil y espaciosa, a una tierra que mana leche y miel, al país de los cananeos, los hititas, los amorreos, los perizitas, los jivitas y los jebuseos.
9 El clamor de los israelitas ha llegado hasta mi y he visto cómo son oprimidos por los egipcios.
10 Ahora ve, yo te envío al Faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los israelitas».
11 Pero Moisés dijo a Dios: «¿Quién soy yo para presentarme ante el Faraón y hacer salir de Egipto a los israelitas?».
12 «Yo estaré contigo, les dijo a Dios, y esta es la señal de que soy yo el que te envía: después que hagas salir de Egipto al pueblo, ustedes darán culto a Dios en esta montaña».

 

Meditación:

La misión de Moisés

Dios, el que todo lo ve, vio la opresión de su pueblo Israel, escuchó sus lamentaciones, sus angustias, sus sufrimientos y dolores, las injusticias que padecía; nadie puede ser dueño de nadie. Dios creó libre al hombre, a la persona, a cada persona; los que no actúan con libertad, ¿cómo pueden ser juzgados por Dios? Evidentemente, cuando no hay libertad de acción, no puede haber acusación; ¿puede haber premio?

P. Jesús

© copyright