Saltar al contenido

Puntos meditados - 4. página

CATECISMO MEDITADO por el P. Jesús

II. Las vías de acceso al conocimiento de Dios – 35

 PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE
– PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»
– CAPÍTULO PRIMERO: EL HOMBRE ES “CAPAZ” DE DIOS

II. Las vías de acceso al conocimiento de Dios

35 Las facultades del hombre lo hacen capaz de conocer la existencia de un Dios personal. Pero para que el hombre pueda entrar en su intimidad, Dios ha querido revelarse al hombre y darle la gracia de poder acoger en la fe esa revelación en la fe. Sin embargo, las pruebas de la existencia de Dios pueden disponer a la fe y ayudar a ver que la fe no se opone a la razón humana.

Meditación:

II. Las vías de acceso al conocimiento de Dios 

Dios, principio y fin. ¿Quién más que Dios? ¿Tú? ¿Ése?…

Busca a alguien que haya estado siempre aquí: sólo Dios.

Esa es la conclusión a la que le lleva el raciocinio del hombre. Que él no es Dios, que sólo hay un Dios y que no es otro ser humano como él, sino que es un ser perfecto.

La experiencia del hombre es que es y deja de ser. Nace, puede reproducirse y muere.

El hombre es sólo una criatura de Dios.

Tú eres capaz de hallar la fe por la razón humana, porque Dios es el creador de lo humano y es la fe la que nos hace hallar a Dios que es Creador; por lo tanto, la razón humana y la fe, no tienen impedimentos en ir unidas el la realidad de la verdad que es que el hombre es capaz de hallar a Dios por que la naturaleza toda refleja a Dios que la creó al darle el beso del alma, de vida.

Tú, con tu razón ves que la fe tiene una razón de ser: La vida del hombre.

P. Jesús

© copyright

III. El conocimiento de Dios según la Iglesia – 36

 PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE
– PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»
– CAPÍTULO PRIMERO: EL HOMBRE ES “CAPAZ” DE DIOS

III. El conocimiento de Dios según la Iglesia 

36 “La santa Iglesia, nuestra madre, mantiene y enseña que Dios, principio y fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza mediante la luz natural de la razón humana a partir de las cosas creadas” (Cc. Vaticano I: DS 3004; cf. 3026; Cc. Vaticano II, DV 6). Sin esta capacidad, el hombre no podría acoger la revelación de Dios. El hombre tiene esta capacidad porque ha sido creado “a imagen de Dios” (cf. Gn 1,26).

Meditación:

III. El conocimiento de Dios según la Iglesia

No es que la naturaleza de Dios sea como la del hombre, aunque Dios Hijo es y fue y será Dios y hombre verdadero, y siendo así, la naturaleza de Dios se hizo a la del hombre para que el hombre en su razón humana encontrara a Dios, que es divino y eterno, el principio y el fin, de lo creado. Y por eso el hombre es capaz de Dios, porque Dios se hizo hombre, y lo que la mente del hombre no comprendía, se hizo comprensible a la Luz del amor de Dios. Porque Dios es Amor y es esto a lo que es el hombre a imagen y semejanza de Él, que puede amar, y amar libremente, cosa que ninguna otra criatura puede hacer; sólo el hombre puede amar, y, por amor, renunciar al mal y, libremente, aceptar el bien.

La razón del hombre es el amor, y amar y ser amado. La razón de Dios es Amar, ser Amor, y desea ser amado libremente. Es el amor lo que nos hace a imagen y semejanza de Dios. Por eso decimos algunas veces, ante el mal comportamiento de algunos hombres, que parecen animales, más que personas, porque la esencia de las personas, del género humano, es amar, dar amor, recibir amor y obrar con amor, y es la fe puesta en práctica por la esencia de ser Amor: Alma.

P. Jesús

© copyright

III. El conocimiento de Dios según la Iglesia – 37

 PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE
– PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»
– CAPÍTULO PRIMERO: EL HOMBRE ES “CAPAZ” DE DIOS

III. El conocimiento de Dios según la Iglesia 

37 Sin embargo, en las condiciones históricas en que se encuentra, el hombre experimenta muchas dificultades para conocer a Dios con la sola luz de su razón:

A pesar de que la razón humana, hablando simplemente, pueda verdaderamente por sus fuerzas y su luz naturales, llegar a un conocimiento verdadero y cierto de un Dios personal, que protege y gobierna el mundo por su providencia, así como de una ley natural puesta por el Creador en nuestras almas, sin embargo hay muchos obstáculos que impiden a esta misma razón usar eficazmente y con fruto su poder natural; porque las verdades que se refieren a Dios y a los hombres sobrepasan absolutamente el orden de las cosas sensibles y cuando deben traducirse en actos y proyectarse en la vida exigen que el hombre se entregue y renuncie a sí mismo. El espíritu humano, para adquirir semejantes verdades, padece dificultad por parte de los sentidos y de la imaginación, así como de los malos deseos nacidos del pecado original. De ahí procede que en semejantes materias los hombres se persuadan fácilmente de la falsedad o al menos de la incertidumbre de las cosas que no quisieran que fuesen verdaderas (Pío XII, enc. “Humani Generis”: DS 3875).

Meditación:

III. El conocimiento de Dios según la Iglesia 

Cuando el hombre se vuelca en su autoestima se hace Dios y se olvida de Dios. La razón le da la espalda y neciamente malvive sin el amor de Dios, creyendo que el solo puede amarse; y el amor no es jamás, en el hombre, de si mismo, sino que el amor en el hombre es caridad.

P. Jesús

© copyright

III. El conocimiento de Dios según la Iglesia – 38

 PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE
– PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»
– CAPÍTULO PRIMERO: EL HOMBRE ES “CAPAZ” DE DIOS

III. El conocimiento de Dios según la Iglesia

38 Por esto el hombre necesita ser iluminado por la revelación de Dios, no solamente acerca de lo que supera su entendimiento, sino también sobre “las verdades religiosas y morales que de suyo no son inaccesibles a la razón, a fin de que puedan ser, en el estado actual del género humano, conocidas de todos sin dificultad, con una certeza firme y sin mezcla de error” (ibid., DS 3876; cf. Cc Vaticano I: DS 3005; DV 6; S. Tomás de A., s.th. 1,1,1).

Meditación:

III. El conocimiento de Dios según la Iglesia

El hombre sin la ayuda de Dios, sin que Dios lo iluminara, no hallaría el camino a Dios mismo, por eso se necesita de la revelación de Dios mismo al hombre, y los profetas son los que por Dios reciben esta iluminación en su entendimiento, y por la fe de la Iglesia que dice que Dios se revela al hombre, y es cierto, el hombre halla a Dios, pero es porque Dios ama al hombre y da luces a la inteligencia del hombre que abre la puerta a la fe del hombre.

Entonces, ¿Qué es primero, la fe o la revelación? Primero fue la verdad, porque Dios hizo al hombre y el hombre, Adán y Eva, conocieron a Dios, hablaban con Dios y esa verdad vivida en Adán y Eva en su relación con Dios, no necesitaba de revelación ni de fe, porque era la verdad de su vida, que vivían: ellos fueron creados por Dios y conversaban y veían a Dios, que paseaba con ellos, por el jardín de Edén, por eso, primero es la verdad, la verdad ante todo, y que Adán y Eva contaron a sus hijos, y sus hijos a sus hijos.

A la verdad vivida de conocer y tener relación el primer hombre con Dios, se le añade la revelación de Dios al hombre. Dios castigó a Caín, entonces hubo una revelación de Dios a Caín, Dios se reveló a Noé y así sucesivamente Dios se revela a algunos hombres y da luces a su razón y da veracidad a su fe y la aumenta.

Dios sigue revelándose al hombre, Dios jamás dejó de revelarse al hombre, ni jamás dejará de tener contacto con el hombre, porque Dios creó al hombre por amor, para que el hombre recibiera su amor, el amor de su Creador.

Dios ama al hombre. El hombre vió a Dios. Y Dios se revela al hombre ayer, hoy y mañana, porque no hay otra vía de conexión con Dios que vivir Su Amor, que unirse a Su Amor, en y con Dios Espíritu Santo, que guía a la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana; y la verdad de Dios es siempre por Su revelación. Si Dios dejara de revelarse, no conoceríamos a Dios. Pero el Amor siempre se entrega, por eso Dios, que es amor, siempre se entrega al hombre, siempre da luces a la mente el hombre, iluminándola como la lámpara que no se puede esconder bajo el celemín. Dios no puede esconderse; cuando Dios se revela, Dios se muestra y todos ven que Dios es Dios y es Amor.

P. Jesús

© copyright

IV. ¿Cómo hablar de Dios? – 39

 PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE
– PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»
– CAPÍTULO PRIMERO: EL HOMBRE ES “CAPAZ” DE DIOS

IV. ¿Cómo hablar de Dios? 

39 Al defender la capacidad de la razón humana para conocer a Dios, la Iglesia expresa su confianza en la posibilidad de hablar de Dios a todos los hombres y con todos los hombres. Esta convicción está en la base de su diálogo con las otras religiones, con la filosofía y las ciencias, y también con los no creyentes y los ateos.

Meditación:

IV. ¿Cómo hablar de Dios?

El hombre tiene la capacidad en si mismo, de hablar y relacionarse con Dios, de amar a Dios.

Dios se revela al hombre, a todo hombre, mediante su conexión espiritual. Al ser Padre del hombre, Dios se relaciona con el hombre, está en el hombre, vive para amar al hombre y ser amado por el hombre, y eso se consigue, ese trato de amor, se manifiesta mediante hablar con Dios.

Todo hombre, toda persona, sea creyente o atea, puede hablar con Dios. En cualquier momento de su vida, el hombre puede hablar con Dios y así empezar una relación con Él. Dios, en Dios Espíritu Santo, busca al hombre; en Dios Hijo, salva al hombre; en Dios Padre, crea al hombre. Dios Ama al hombre. El hombre puede hablar con Dios.

P. Jesús

© copyright