Saltar al contenido

Consultas - 185. página

a María Durán de Bellido

Consulta 1

j. , 42 años , de ixtapaluca, mexico. 5/8/2009 

Bendita seas y estés siempre inspirada por el Espíritu Santo para darnos luz quienes acudimos a éste espacio, hace unos mese te presenté mi difícl situación en la que por más de un año no tengo intimidad con mi esposa después de 15 años de matrimonio, por aención a ella quien ha insistido en separanos, tenemos dos hijas y ahora hemos construido una recámara para cada quien y evitar que déje alguno de los dos el hogar, sus argumentos son inválidos para mí sin embargo los he respetado aunque he tratado de reconquistar su amor y cariño me parece que casi ha sido envano, también he orado más que rezado; me parece que ella es víctima del maligno que trata de arrebatármela ya que ayudé a que mi suegra saliera de un trance de posesión malígna, sistida por un Sacerdote Franciscano reconocido por la Iglesia, digo ayudé como el mosquito que va arando sobre la yunta, porque la acompañé a sesiones de excorcismo, hicimos mucha oración, hasta había perido la vista, pero mi esposa no qcree que sea consecuencia de nada, apesar de que trabaja directamente en un Seminario Mayor, les pido oración y me den aliento por favor, ya casi tiro la toalla, pero nunca voy a blasfemar de Dios a quien le ruego renueve mi matrimonio; de ser posible cuando publiques tu orientación indica la fecha en que te envio ésta consulta; mil gracias, estoy en unidad con el movimiento de María Santísima.

Respuesta de: María Durán de Bellido. 5/9/2009 

Alma bondadosa y tan amada por Dios. Tú lo dices; posiblemente la ayuda que tu esposa, con sus oraciones contra el maligno que acecha a su madre, son la causa de estos tiempos de dolor. Pero todo tiempo pasará y vendrán tiempos mejores: La oración lo puede todo: Todo. Sigue orando y sigue confiando, pasará el tiempo y volverá a florecer el amor de tu esposa por ti, porque Dios es bueno. Aprovechad este tiempo malo, para purificaros de todo mal y enseña a tu buena esposa como es el amor verdadero: Paciente, benigno, que lo perdona todo y lo espera todo del otro. Pero todo y así, habla con ella, con paz y ternura, y dile que la quieres y la necesitas. Dile que comprendes la situación y que pides que ella comprenda la tuya. Aunque eso te puede parecer que no es nada: Es mucho. Porque hay diálogo, porque hay una muestra de amor y la idea que entra en ella de que la amas y la deseas: como debe ser en todo matrimonio canónico: Amor vivo y sentido, amor que siente y padece. Dios te compensará todo este tiempo de angustias. Tú, amado hijo de Dios, reza y persevera, y sigue rezando y perseverando, ¿hasta cuando? Hasta que no consigas nuevamente el amor de tu esposa amada.

Habrá felicidad en tu casa. Pero no te amargues la vida y acepta esos tiempos malos, esos tiempos de espera porque Satanás tienta y hace daño y hay dolor y el dolor desaparece con el amor. Ama a tu buena esposa y díselo. No es malo que la ames y ella debe reconocerlo como lógico y humano aunque ella diga que no siente nada, porque lo normal es sentirlo: vivirlo y desearlo.

Todo llegará.

Queda en paz.

 

Sección: Matrimonio

Aviso

E. , 39 años , de México. 10/11/2010

Después de la infidelidad hay que pedir una prueba de SIDA al infiel antes de retomar las relaciones, si es que se quiere tener relaciones. Y a mi un padre me dijo que no es tan fácil que hay que recurrir con un psiquiatra para ver el fondo de la infidelidad, porque en muchos casos es para controlar al otro para tenerlo rogándole siempre en el caso de maltrato psicológico. Porque eso de que le perdonen la infidelidad y todavía le tengan que pedir relaciones me indicó maltrato psicológico. Y como me dijo el padre que Dios nos dio entendimiento para poder amarnos a nosotros mismos. Amarás al otro como a ti mismo, no más que a ti mismo. Otro padre me dijo que él tiene problemas de personalidad y que hasta que no pida ayuda y se cure yo haga separación de cama. Siento que sus consejos son un poco a la ligera, sin ofender yo se que lo que quiere es ayudar, pero si esa persona muere de Sida o cáncer por virus de papiloma creo que nadie la ayudó. Gracias.

Respuesta de: María Durán de Bellido. 10/11/2010

Alma bendita. Tienes razón en que la fornicación lleva a la pérdida de la salud, y no sólo la física sino también la espiritual, y es cierto que hay que tener presente siempre el que uno se puede contaminar del SIDA o puede contraer cáncer de papiloma, etc. Todo esto que comentas es válido para todos los que fornican practicando del sexo, y luego, si se casan, pueden hacer daño, un daño irreparable a la persona que aman y a los hijos de los dos, por esto hay que ser vírgenes y castos antes del matrimonio, y en el mismo matrimonio hay que ser fieles a la pareja; esto es respetar al otro.

Antes de casarse es bueno, que si uno de los dos, o los dos, ha tenido prácticas sexuales en su juventud o antes de casarse, y aunque se haya arrepentido, es de sentido común que se haga las pruebas necesarias para tener la conciencia limpia de que no se va hacer un mal a la persona que se ama.

También durante el matrimonio tiene que haber fidelidad, pero si se ha caído en adulterio, posiblemente, y sin saberlo el cónyuge fiel, puede acarrearle enfermedad está infidelidad, y cuando se entere el cónyuge fiel, del adulterio, ya puede ser que esté contaminado; por eso es bueno no equivocarse en la elección de pareja, porque se puede pagar muy caro las razones por las que uno contrae matrimonio, que a veces son por motivos que más tarde desaparecen. Si uno de los cónyuges ha sido infiel, tienes razón en que puede haber perjudicado la salud del cónyuge fiel y deben hacerse las pruebas necesarias para aportar salud a la relación si es que además de perdonar, que siempre hay que perdonar, decida el fiel seguir conviviendo con el cónyuge infiel, sea que deje el adulterio, sea que ya no lo deje más, pero hay que saber la verdad, que del acto sexual pueden contaminarse muchas enfermedades y algunas u graves, algunas que atentan contra tu vida, y hay que amarse a sí mismo igual que a los demás, y si deseas la salud para los demás, que esto es lo bueno, tienes que desearla también para ti.

Tienes razón alma buena al escribirme, en que mis intenciones son las de ayudar a las almas, y no había tenido en cuenta el que hoy en día la promiscuidad está en casi por todas partes, incluso entre algunos bautizados y personas que exteriormente parece que cumplen con la Iglesia, con lo que Dios, Jesús, pidió: fidelidad.

También hay que tener en cuenta que si uno se separa del cónyuge infiel y se hace pareja con otra persona, además de ser pecado, muy posiblemente podría ocurrir que también fuera, esta nueva pareja, portadora de estas enfermedades, el SIDA o el cáncer de papiloma, entre otras muchas más, además de todos los problemas psicológicos, morales y espirituales que se arrastran siempre después de un fracaso en pareja.

Si el cónyuge ha sido infiel, los dos deben de pasar por examen médico, para saber si se ha contraído alguna enfermedad y de saberlo, hay que cuidarse y no propagarla, porque esto no está bien, es un mal que clama al cielo; debemos amar a nuestros semejantes como nosotros mismos. Si uno está contaminado y enfermo, debe aceptarlo y vivir para siempre la castidad, porque ni en nombre del “amor” se puede dar mal; esto es contrario a la fe, a la moral, y al verdadero amor humano. Que es doloroso, sí, muy doloroso, y aunque no se niega este dolor, no se puede sembrar más dolor en nombre del “amor”.

Hay que estar pendiente de esta realidad, y me disculpo sinceramente por no haber comentado antes, en algunos de mis consejos, el que hay que pedir el certificado de salud a la persona con la que se va a ser un todo. Hay que saber, hay que dar la cara, hay que aportar el examen médico, por cuenta de los dos, si ambos no se han guardado en pureza en sus tiempos pasados. Los dos son responsables. Y aunque se haya vivido en virginidad y castidad, si la otra persona solicita las pruebas médicas, se hagan y se presenten para sentencia, y se decida el porvenir mutuo sabiendo la verdad, sabiendo a que atenerse, dando la cara a los errores y pecados que a veces hay quien los ha cometido, aun por ignorancia de la moral, de la fe… o por seguir la moda lujuriosa del momento actual en que vivimos, en donde incluso en algunos países, el Gobierno apoya, enseña, promueve, la promiscuidad, lujuria y aberraciones ya a los menores, permite el aborto y pretende hacer de sus ciudadanos personas viciosas y licenciosas; esta es la verdad de la actualidad de la vida, por lo cual, podemos encontrar y se encuentran jovencitos de 13, 14, 15 años, ya con una activa vida sexual inmoral. Hoy, más que nunca, la ciencia y la fe están unidas por la verdad de que lo mejor para la persona y su bien integral es mantenerse en virginidad y practicar la castidad. Los jóvenes con valores deben de saber que antes de formar una familia, tienen que velar por la salud de sí mismos y la misma, y por lo cual, además de abstenerse de fornicar deben de pedir a la posible pareja con la que se unirán en santo matrimonio, el examen médico de su salud, para no contraer las nefastas enfermedades actuales contraídas vía acto sexual, como es el SIDA y el cáncer de papiloma, además de otras muchas enfermedades.

Alma bendita, agradezco en suma manera, el que me hayas escrito y así puedo hablar de este tema, que existe, que es realmente la realidad actual de algunas personas y que hay que prevenirse de toda enfermedad, de toda contaminación, para el bien de la persona. Gracias por tu comentario y que Dios te bendiga.

Queda en paz. 

 

Sección: Matrimonio

Consulta 15