Saltar al contenido

Consulta 59

R. , 24 años , de España. 8/18/2009

Hola Señora Maria. Desde pequeña he creido en Dios, he crecido dentro de la Iglesia, poco a poco me fui involucrando mas en las cosas de mi parroquia. Al principio iba a misa los domingos pero ahora intento ir todos los dias, rezo el rosario, laudes, visperas, completas… además Dios me bendijo con un novio que comparte conmigo todo esto que cuento, ambos somos catequistas y somos muy felices. Pero mis padres dicen que esto es una enfermedad, que no es normal que vaya tanto a la iglesia, el padre de mi novio tambien dice que estamos “demasiado metidos” no comprenden la importancia de la Eucaristia, de rezar… Qué puedo hacer para que no solo nos comprendan sino que además puedan vivir lo que mi novio y yo vivimos? Rezo e intento dar ejemplo en todo momento qué mas puedo hacer?

Respuesta de: María Durán de Bellido. 8/27/2009

Alma bendecida con el don de la fe y que andas el camino de la santidad. Tú con tu novio hacéis lo normal y natural en todo buen católico que pueda dedicar estas horas a Dios y a la Parroquia, ¡es algo estupendo y maravilloso! Y dios os colmará de bendiciones y grandes dichas, incluso la de que vuestros padres lleguen a comprenderlo. Ocurre que quizás ellos no dispongas de este tiempo para poder hacer todo esto que vosotros hacéis y, podría ser, que por veros mejores que ellos, os digan que no hace falta, porque quizás ellos quisieran pero no pueden. Dios sabe porque cada persona le demuestra su amor a su manera. Tú piensa que quizás ellos no hacen estas actividades tan santas y buenas y que es bueno hacer y tú con tu novio hacéis, pero quizás hacen otras que también tienen el mismo valor delante de Dios, porque ya sabes que todo es cuestión de amor, porque si uno hace muchas devociones de piedad pero no pone el corazón o no cumple con sus deberes de estado, a esto Dios no le agrada. Por eso es bueno que les contestes que sabes bien que ellos también son muy buenos y que quizás son otras formas y maneras que hacen para demostrar a Dios su gran amor. Cree en su bondad, hazles ver su bondad y ellos serán cada día mejores y si pueden, por poco que puedan os imitarán.

Eres un alma preciosa. Gracias.

Queda en paz.

 

Sección: Santidad