Saltar al contenido

Consulta 5

A. , 24 años , de Colombia. 6/20/2008

Estoy recién casada, hemos tenido demasiados problemas por mis suegros, mi esposo es hijo único y sus padres lo han acostumbrado a que aun a sus 27 años de edad, no lo dejan pagar siquiera su factura del celular, son de una alta posición social, y mi esposo nunca ha tenido que ocuparse de ningun gasto, ya casados, hermos vivido con sus padres por mas de 3 meses, siendo yo puesta aun lado, como visitante en un hogar que no es el mio, para que mis suegros, por “ayudarnos” le viten a mi esposo pagar servicios, erriendo, etc, entonces su dinero lo gasta el juegos de atari, ropa, etc… viendo esto, he consultado en la iglesia y me han mandado a salir de la casa de mis suegros, y vivir aparte, como un matrimonio, ahora no solo tengo de enemigos a mis suegros, sino también a mi esposo, a quien ya le toca gastarse su dinero en agua, luz, celular, aseo, etc… y estan envenedados conmigo, y solo le aconsejan que se separe, que me deje porque solo lo quiero hacer sufrir… me han puesto a hacer todas su vueltas personales, contestar sus llamadas de trabajo, buscarles un apto, etc, este momento solo me tratan mal mi esposo y su familia, voy a misa cada día, rezo el rosario cada día, trato de no discutir, y cuando me unsultan estar callada, pago casi todo el arriendo en mi casa porque fue idea mia vivir aparte… gano poco, y encima ellos envenenan a mi esposo constantemente contra mi… Que mas puedo hacer, quer otra oración hago

Respuesta de: María Durán de Bellido. 9/11/2008

Alma joven y apresurada. Debes volver a casa de tus suegros con tu esposo. No se puede forzar jamás, ¡jamás! Al esposo. Antes de casaros deberías haber impuesto tus deseos, pero lo dejaste hacer y estuviste de acuerdo o por lo menos aceptaste. No te aconsejaron bien. Mejor dicho: El consejo vino tarde.

Aunque tienes a Dios y Dios te ama, Dios está unido a la naturaleza y la naturaleza del esposo es como la de la esposa: No se le puede obligar. Puedes pedir, puedes insinuar y rogar, pero jamás puedes obligar. Y esto hiciste; cuando lo mejor hubiera sido ganarte a tu esposo y a tus suegros: POR AMOR A CRISTO. Ni por ellos; por Cristo.

Mi consejo es que retrocedas para poder avanzar. Y usa otra manera para ser independientes; la oración y las Misas que ahora ofreces a Dios, cuando regreses, las ofreces para poder iros; como algo natural y sin dogmatismo por tu parte.

Si tu esposo se juega el dinero; eso es un vicio, y lo seguirá haciendo tanto si vivís solos como con los suegros. Lo que tienes que hacer es unirlo a Dios y con su unión con Dios, los vicios irán desapareciendo.

Todo se va a solucionar, pero usa de la oración y la diplomacia: No seas dictadora, sino imitando a María, aguanta y mortifícate, mientras no cambien las cosas, que cambiarán con la ayuda de Dios, la perseverancia y tu bondad.

Queda en paz.

 

Sección: Suegros