Saltar al contenido

Mística

Manos consagradas

 

Manos consagradas 

 

Por Dios elegido,

ordenado por el obispo.

En Ministro leal, convertido,

para guiar al pueblo perdido.

 

De los sacramentos, administrador,

del evangelio, predicador.

Siervo del Señor,

por tu voto y amor.

 

Eres sacerdote,

pastor que las ovejas, a Dios trae.

Eres sacerdote,

clérigo que cuidas a tus fieles.

 

Eres Sacerdote

tus manos, consagradas tienes.

Eres Sacerdote

hasta la muerte.

 

Tus labores y tu paciencia,

tu voto de castidad y obediencia,

tu entrega fiel a la Iglesia;

cumples con diligencia.

 

Con negra sotana vestido

das ejemplo y respeto.

Eres portador de paz y amor.

¡eres guerrero del Señor!

 

La Santa Misa oficias,

la doctrina explicas.

La Iglesia propagas,

la Fe nos contagias.

 

Eres fiel a tu vocación,

pues fue por libre decisión

que elegiste esta ordenación.

 

Están en tus manos,

de tus fieles, las almas,

por eso les das los sacramentos.

por eso a vivir la santidad les enseñas.

 

Eres tú, sacerdote,

¡él único que a Dios trae!

a la Tierra nuevamente.

 

Benditas sean tus manos consagradas,
pues han tocado la Hostia Sagrada.

 

Querido sacerdote,

deseo agradecerte

tus sacrificios y ministerio,

porque por ti, está cerca el Reino de Dios.

 

Alba Bellido Durán
© copyright

 

Soledad

 

Soledad 

 

Te sientes por todos abandonado,

en un rincón aislado.

Por las burlas, maltratado,

por su indiferencia, dejado de lado.

 

Solo, te sientes solo;

hundido en la soledad,

deseando esconderte de la humanidad.

 

Solo, te sientes solo.

Rechazado por los demás,

inútil y sin poder ser más.

 

Piensas aprender a vivir en soledad,

quieres alejarte de la sociedad.

Ya no deseas ninguna compañía,

tienes miedo a que te dejen algún día.

 

Te sientes solo,

y eso, mi alma entristece.

Te sientes solo,

¡y eso no mereces!

 

Te sientes solo,

y no te das cuenta,  

de que Dios, está a tu lado

y eres por Él, ¡tan amado!

 

Sí,

 te han dañado,

te han abandonado,

te han mentido,

¡Cuánto has sufrido!

 

Amigo mío, alma,

déjame secar tus lágrimas,

déjame ¡decirte que te quiero!

Abrazar tu corazón, deseo,

¡devolverte tu sonrisa, espero!

 

Querido amigo mío,

aún en la distancia,

mi amistad sincera te ofrezco.

 

Hermano en Cristo,

deja que te acompañe en tu soledad;

juntos caminemos hacía la santidad.

¡Consigamos la verdadera felicidad!

 

 

Es hora,

de poner fin a tu soledad,

dejar la amargura y la ansiedad.

¡A Dios, agárrate y confía!

¡ámale!, que Él te ama y es tu compañía.

 

Te sientes solo…,

pero sinceramente te digo,

que no lo estás.

 

Alba Bellido Durán
© copyright

 

Héroes

 

Héroes 

 

El mundo estaba perdido,

el hombre por la muerte atado,

de los vicios encadenado,

debido al pecado.

 

La esperanza regresó,

la unión con Dios volvió,

vino la salvación

gracias a los Héroes de Dios.

 

Con sangre y dolor se ganó la batalla,

con obediencia y amor se libró la hazaña.

Nació de una Virgen Inmaculada,

la Salvación tan esperada.

 

Todo empezó al dar tu sí, María,

todo terminó, al morir tú, Jesús, con agonía.

 

Ganasteis con vuestro sacrificio,

ganasteis con vuestra humildad.

Luchasteis por la humanidad,

luchasteis por la Divina Trinidad.

 

Héroes sois,

de la muerte nos salvasteis.

Héroes sois,

la eternidad nos regalasteis.

 

Jesús y María,

Dios hecho hombre, y la joven judía

son nuestros campeones,

¡son nuestros salvadores!

 

Por todos nosotros, luchasteis

sin merecerlo vosotros, padecisteis

aún sabiendo, que tales sufrimientos

despreciados serían por muchos.

 

Sois Héroes victoriosos,

ejemplos de bondad,

de amor y caridad.

 

Vuestra valentía es de admirar,

vuestra Fe, de elogiar,

vuestro amor se ha de proclamar.

 

Gracias, Jesús, gracias, María,

os admiro, ¡os quiero!,

sois mi alegría,

¡sois mis Héroes!

 

Alba Bellido Durán
© copyright

 

En tu amor

 

En tu amor 

 

No hay mayor dicha,

no hay mayor regalo

que sentirse amado

por Ti, mi Dios adorado.

 

Tu amor no es limitado,

tu amor es desinteresado.

Tu amor no es humano

tu amor ¡es extraordinario!

 

Tu amor es fuego,

potencia que arde dentro del alma.

Tu amor es consuelo,

y da paz a mi ánima.

 

Es más que una sensación,

es una percepción.

Tu amor, mi alma embelesa

y me enamora de tu grandeza.

 

En tu amor me siento,

entre pétalos de suaves rosas,

perfumada con sus fragancias olorosas,

cubierta de estrellas luminosas,

abrazada en tu calor.

 

En tu amor

mi alma se siente protegida,

dentro de tu corazón fundida,

a Ti, ¡verdaderamente unida!

 

En tu amor

me invade la dicha,

se me escapa la sonrisa,

me lleno de esperanza,

me lleno de confianza.

 

Tu amor

abraza mi corazón,

lo acaricia y llena de ilusión.

 

Tu amor

¡da sentido a mi vida!

En tu amor

me siento la más dichosa y querida.

 

No hay mayor alegría,

no hay mayor sensación,

que estar sumergido en tu amor…

 

Qué felicidad

pensar que en la eternidad,

estaremos para siempre

en tu Amor, realmente.

 

Alba Bellido Durán
© copyright

 

Bendita libertad

 

Bendita libertad 

 

Libres somos todos,

de elegir el bien o mal.

Libres somos,

de decidir cómo actuar.

 

Nadie nos obliga,

Nadie nos esclaviza,

a proceder con bondad,

o a proceder con maldad.

 

Obvio es,

 todo tiene consecuencias.

Obvio es

si pinchas sangra.

 

Bendita libertad,

que Dios nos da.

Bendita libertad

de amar u odiar.

 

Libres de decidir,

libres de pensar.

Gracias a Ti Jesús,

que nos pagaste la libertad.

 

Cierto es,

existen las leyes divinas.

Cierto es,

Tú, alma, te vas a morir algún día.

 

Bendita libertad,

Con la que decidir bien obrar.

¡Bendita libertad del Amor!

que desea libre elección.

 

Solamente el pecado esclaviza,

solamente los vicios te atan.

El Amor de Dios da alas,

y libera tu alma.

 

¡Oh, Dios!

En plena libertad,

Decido amarte.

 

¡Oh, Dios!

En plena libertad

Decido adorarte

 

Alba Bellido Durán
© copyright