Saltar al contenido

Evangelio del día

Envío diario nº 4.541- Viernes 27-11-20

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Viernes 27 de Noviembre de 2.020

Tiempo Ordinario/34º -Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 21, 29-33

La Palabra de Dios

29Y les dijo (Jesús a sus discípulos) una parábola: Ved la higuera y todos los árboles; 30cuando echan ya brotes, viéndolos, conocéis por ellos que se acerca el verano. 31Así también vosotros, cuando veáis estas cosas, conoced que está cerca el reino de Dios.32En verdad os digo que no pasará esta generación antes que todo suceda. 33El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

La Palabra de Dios

Dios, cuando habla, todo lo que dice es la Verdad; cree en su Palabra, lee las Sagradas Escrituras, cambia de vida y vive la fe, cada día, de noche y de día. No dejes jamás tu fe, ni por unas horas, porque Dios es fiel, y tú tienes que serlo también.

Cumple con la Ley de Dios. Vive.

P. Jesús
© copyright

Consejo nº 662

.-No, no tiene culpa la Iglesia ni los sacerdotes de que te hayas “perdido”, fue tu lujuria; fue amar a quien no debías y que creíste que podía cambiar.  

P. Jesús

© copyright

Virgen de la Medalla Milagrosa

Un 27 de noviembre: las apariciones

El 27 de noviembre de 1830, a las 5 y media de la tarde, estando en oración, Santa Catalina Labouré ve en el sitio donde está actualmente la Virgen del globo, como dos cuadros vivientes que pasan en fundido encadenado.

En el primero, la Virgen está de pie sobre medio globo terráqueo y lleva en sus manos un pequeño globo dorado. Sus pies aplastan una serpiente.

En el segundo, salen de sus manos abiertas unos rayos de un brillo bellísimo. Al mismo tiempo Catalina oye una voz que dice:

«Estos rayos son el símbolo de las gracias que María consigue para los hombres ». Después se forma un óvalo en torno a la aparición y Catalina ve como se inscribe en semicírculo una invocación, hasta entonces desconocida, escrita en letras de oro:

«Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti».

Después, la medalla se vuelve y Catalina ve el reverso : arriba, una cruz sobre la letra inicial de María, abajo, dos corazones, uno coronado de espinas, otro atravesado por una espada. Entonces oye Catalina estas palabras : « Haz, haz acuñar una medalla según este modelo. Las personas que la lleven con confianza recibirán grandes gracias ».

La Medalla 

En esta capilla escogida por Dios, la Virgen María en persona ha venido a revelar su identidad por medio de un objeto pequeño, una medalla, destinada a todos sin distinción! 

La identidad de María era tema de controversias entre teólogos desde los primeros tiempos de la Iglesia. En 431, el Concilio de Efeso había proclamado el primer dogma mariano : María es madre de Dios. Desde 1830, la invocación « Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti » que se levanta hacia el cielo, mil y mil veces repetida por miles de almas cristianas en todo el mundo a petición de la Madre de Dios, va a producir su efecto. 

El 8 de diciembre de 1854, Pío IX proclama el dogma de la Inmaculada Concepción : por una gracia especial que ya le venía de la muerte de su Hijo, María fue concebida sin pecado. 

Cuatro años más tarde, en 1858, las apariciones de Lourdes van a confirmar a Bernadette Soubirous el privilegio de la madre de Dios. 

Corazón Inmaculado, María fue la primera rescatada por los méritos de Jesucristo. Es luz para nuestra tierra. Todos estamos destinados, como ella, a la felicidad eterna. 

La medalla milagrosa 

Unos meses después de las apariciones, sor Catalina es destinada al hospicio de Enghien, en el distrito 12 de París, para cuidar a los ancianos. Se pone al trabajo. Pero la voz interior insiste : hay que hacer que se acuñe la medalla. De eso Catalina vuelve a hablar a su confesor, el Padre Aladel. 

En febrero de 1832, hay en París una terrible epidemia de cólera, que va a hacer más de 20.000 muertos. Las Hijas de la Caridad empiezan a distribuir, en junio, las 2.000 primeras medallas acuñadas a petición del padre Aladel. 

Son numerosas las curaciones, lo mismo que las protecciones y conversiones. Es un maremoto. El pueblo de París califica la medalla de «milagrosa». 

En el otoño de 1834 ya hay más de 500.000 medallas, y en 1835 más de un millón en todo el mundo. En 1839, se ha propagado la medalla hasta alcanzar más de diez millones de ejemplares. 

A la muerte de sor Catalina, en 1876, se cuentan más de mil millones de medallas. 

La medalla luminosa 

Las palabras y los símbolos grabados en el anverso de la medalla expresan un mensaje con tres aspectos estrechamente ligados entre sí. 

«Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti.» 

La identidad de María se nos revela aquí explícitamente : la Virgen María es inmaculada desde su concepción. De este privilegio que ya le viene de los méritos de la Pasión de su Hijo Jesucristo, emana su inmenso poder de intercesión que ejerce para quienes le dirigen sus plegarias. 

Por eso la Virgen María invita a todos las personas a acudir a ella en cualquier trance. 

Sus pies en medio de un globo aplastan la cabeza de una serpiente. 

Este globo representa a la tierra, el mundo. Entre judíos y cristianos, la serpiente personifica a Satanás y las fuerzas del mal. 

La Virgen María toma parte en el combate espiritual, el combate contra el mal, cuyo campo de batalla es nuestro mundo. Nos invita a entrar nosotros también en la lógica de Dios que no es la lógica del mundo. La gracia auténtica de conversión es lo que ha de pedir el cristiano a María para transmitirla al mundo. 

Sus manos están abiertas y sus dedos adornados con anillos que llevan piedras preciosas de las que salen rayos que caen esparciéndose por toda la tierra. 

El resplandor de estos rayos, lo mismo que la hermosura y la luminosidad de la aparición descritas por Catalina, requieren, justifican y alientan nuestra confianza en la fidelidad de María (los anillos) para con su Criador y para con sus hijos; en la eficacia de su intervención (los rayos de gracia que caen en la tierra) y en la victoria final (la luz), ya que ella misma, primera discípula, es la primera salvada. 

La medalla dolorosa 

La medalla lleva en su reverso una inicial y unos símbolos que nos introducen en el secreto de María. 

La letra « M » está coronada con una cruz. 

La letra « M » es la inicial de María, la cruz es la Cruz de Cristo. Los dos signos enlazados muestran la relación indisoluble que existe entre Cristo y su Madre Santísima. María está asociada, a la misión de Salvación de la humanidad por su Hijo Jesús,y participa con su compasión en el mismo sacrificio redentor de Cristo. 

Abajo, dos corazones, uno rodeado de una corona de espinas, el otro traspasado por una espada. 

* El corazón coronado de espinas es el Corazón de Jesús. Recuerda el cruel episodio de la Pasión de Cristo, relatado en los evangelios, antes de que se le diese muerte. Significa su Pasión de amor por los hombres. 

* El corazón traspasado con una espada es el Corazón de María, su Madre. Recuerda la profecía de Simeón relatada en los evangelios, el día de la Presentación de Jesús en el templo de Jerusalén por María y José. Significa el amor de Cristo que mora en María y su amor por nosotros : Para nuestra Salvación, acepta el sacrificio de su propio Hijo. 

* Los dos Corazones juntos expresan que la vida de María es vida de intimidad con Jesús. 

Doce estrellas grabadas alrededor. 

Corresponden a los doce apóstoles y representan a la Iglesia. Ser de la Iglesia, es amar a Cristo y participar en su pasión por la Salvación del mundo. Todo bautizado está invitado a asociarse a la misión de Cristo uniendo su corazón a los Corazones de Jesús y de María. 

La medalla es un llamamiento a la conciencia de cada uno, para que escoja, como Cristo y María, la vía del amor hasta la entrega total de sí mismo.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Virgen de la Medalla Milagrosa

Una medalla para la fe, una medalla de fe, donde la Virgen de la Medalla Milagrosa atiende a los que sufren y tienen fe.

Cuándo no sepas qué hacer; cuando algo u alguien crees que “no tiene remedio”, impónle o pónle la medalla de la Virgen de la Medalla Milagrosa, y verás que el nombre que tiene y recibe, es el nombre perfecto para ella, porque hace milagros por la fe.

P. Jesús

© copyright

Envío diario nº 4.540- Jueves 26-11-20

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Jueves 26 de Noviembre de 2.020

Tiempo Ordinario/34º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 21, 20-28

Levantad la cabeza, se acerca vuestra liberación

(Dijo Jesús a sus discípulos): 20Cuando viereis a Jerusalén cercada por los ejércitos, entended que se aproxima su desolación. 21Entonces los que estén en Judea huyan a los montes; los que estén en medio de la ciudad, retírense; quienes en los campos, no entren en ella, 22porque días de venganza serán ésos para que se cumpla todo lo que está escrito. 23¡Ay entonces de las encintas y de las que estén criando en aquellos días! Porque vendrá una gran calamidad sobre la tierra y gran cólera contra este pueblo. 24Caerán al filo de la espada y serán llevados cautivos entre todas las naciones, y Jerusalén será hollada por los gentiles hasta que se cumplan los tiempos de las naciones.

25Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y sobre la tierra perturbación de las naciones, aterradas por los bramidos del mar y la agitación de las olas, 26exhalando los hombres sus almas por el terror y el ansia de lo que viene sobre la tierra, pues los poderes celestes se conmoverán. 27Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube con poder y majestad grandes.

28Cuando estas cosas comenzaren a suceder, cobrad ánimo y levantad vuestras cabezas, porque se acerca vuestra redención.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Levantad la cabeza, se acerca vuestra liberación

Vuestro destino está unido al de los judíos, porque ellos son el pueblo elegido, y algunos de vosotros, muchos, provenís de los gentiles incircuncisos.

Por eso la señal sigue igual, cuando veáis la desolación, recordad que el tiempo de la predicción está con ellos.

La redención llegará y el mundo terminará, este mundo conocido, para dar paso al Reino de los Cielos, Allí donde ya nunca más nadie llorará de dolor o angustia, de miedo o por falta de paz, pan, agua o libertad.

Todo pasará, porque está escrito, escrito está para que tengas confianza en tu fe y esperanza en tu caridad. Amén.

P. Jesús
© copyright

CONSEJO DEL DIA del P. Jesús

PARA TU SANTIDAD.

Te interesa si quieres ser feliz.

Consejo nº 661

.-Mujer de poca fe. ¡Hombre tibio! ¿Qué fue de ti?

P. Jesús

© copyright

Envío diario nº 4.539- Miércoles 25-11-20

¿Quieres recibir el Evangelio diario GRATIS? Suscríbete AQUÍ

Miércoles 25 de Noviembre de 2.020

Tiempo Ordinario/34º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 21, 12-19

Persecución de los discípulos

(Dijo Jesús a sus discípulos): 12Pero antes de todas estas cosas pondrán sobre vosotros las manos y os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y metiéndoos en prisión, conduciéndoos ante los reyes y gobernadores por amor de mi nombre. 13Será para vosotros ocasión de dar testimonio. 14Haced propósito de no preocuparos de vuestra defensa, 15porque yo os daré un lenguaje y una sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios. 16Seréis entregados aun por los padres, por los hermanos, por los parientes y por los amigos, y harán morir a muchos de vosotros, 17y seréis aborrecidos de todos a causa de mi nombre. 18Pero no se perderá un solo cabello de vuestra cabeza. 19Con vuestra paciencia compraréis (la salvación) de vuestras almas.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Persecución de los discípulos

No hace falta que te prepares para defenderte cuando te acusen por ser discípulo de Cristo, porque las obras buenas que hayas hecho, hablarán de ti donde vayas, y te darán por ellas mismas el valor de tu fe.

No temas, porque Dios Espíritu Santo te enseñará qué decir, si has dialogado con Él en el trascurso de tu vida. Si has hecho obras de fe, sabrás por qué, y podrás explicar el motivo de vivir la Verdad, porque tus obras hablarán de tu fe, y la caridad será tu esperanza en el día de la persecución, cuando debas hablar de Dios.

Ten fe.

Dios pasó por ello.

P. Jesús
© copyright

Consejo nº 660

.-La gente no se ha enterado, pero tú eres un fracasado-a. Has perdido la fe.

P. Jesús

© copyright

Santa Catalina de Alejandría, Mártir

Natural de Alejandría fue una mujer de noble cuna que estudió filosofía. Se convirtió al cristianismo inspirada por un sueño de un ermitaño. Después, convirtió a la esposa del emperador Majencio, a un oficial y a doscientos soldados. En venganza, el emperador reunió a cincuenta eruditos paganos y la retó a un debate religioso. Después de una larga y acalorada discusión, las palabras de Catalina indujeron a los cincuenta eruditos a convertirse. Majencio ordenó que la ataran a un potro, que la despedazó enseguida. Después fue decapitada. Es patrona de la elocuencia, los filósofos, los predicadores, las solteras, las hilanderas y los estudiantes.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Santa Catalina de Alejandría, Mártir

Santos y Santas hay como Santa Catalina de Alejandría, que fue mártir por su fe; que Dios se la concedió por el estudio y su inteligencia, y ella, en especial, fue causa e instrumento de Dios para convertir a sus contrarios. Las grandes obras que Dios hace con algunos santos, también a algunos de ellos y según el tiempo en que viven de la historia, deben dar su vida a cambio de su fe, y eso hizo Santa Catalina de Alejandría, mártir; sea por siempre recordada esta gran mujer, que la Santa Madre Iglesia declaró y es Santa.

P. Jesús

© copyright

La Biblia
La intercesión de Abraham en favor de Sodoma
Génesis 18, 16-33

Capítulo 18

16 Después, los hombres salieron de allí y se dirigieron hacia Sodoma, y Abraham los acompañó para despedirlos.

17 Mientras tanto, el Señor pensaba: «¿Dejaré que Abraham ignore lo que ahora voy a realizar,

18 siendo así que él llegará a convertirse en una nación grande y poderosa, y que por él se bendecirán todas las naciones de la tierra?

19 Porque yo lo he elegido para que enseñe a sus hijos, y a su familia después de él, que se mantengan en el camino del Señor, practicando lo que es justo y recto. Así el Señor hará por Abraham lo que ha predicho acerca de él».

20 Luego el Señor añadió: «El clamor contra Sodoma y Gomorra es tan grande, y su pecado tan grave,

21 que debo bajar a ver si sus acciones son realmente como el clamor que ha llegado hasta mí. Si no es así, lo sabré».

22 Dos de esos hombres partieron de allí y se fueron hacia Sodoma, pero el Señor se quedó de pie frente a Abraham.

23 Entonces Abraham se le acercó y le dijo: «¿Así que vas a exterminar al justo junto con el culpable?

24 Tal vez haya en la ciudad cincuenta justos. ¿Y tú vas a arrasar ese lugar, en vez de perdonarlo por amor a los cincuenta justos que hay en él?

25 ¡Lejos de ti hacer semejante cosa! ¡Matar al justo juntamente con el culpable, haciendo que los dos corran la misma suerte! ¡Lejos de ti! ¿Acaso el Juez de toda la tierra no va a hacer justicia?».

26 El Señor respondió: «Si encuentro cincuenta justos en la ciudad de Sodoma, perdonaré a todo ese lugar en atención a ellos».

27 Entonces Abraham dijo: «Yo, que no soy más que polvo y ceniza, tengo el atrevimiento de dirigirme a mi Señor.

28 Quizá falten cinco para que los justos lleguen a cincuenta. Por esos cinco ¿vas a destruir toda la ciudad?». «No la destruiré si encuentro allí cuarenta y cinco», respondió el Señor.

29 Pero Abraham volvió a insistir: «Quizá no sean más de cuarenta». Y el Señor respondió: «No lo haré por amor a esos cuarenta».

30 «Por favor, dijo entonces Abraham, que mi Señor no lo tome a mal si continúo insistiendo. Quizá sean solamente treinta». Y el Señor respondió: «No lo haré si encuentro allí a esos treinta».

31 Abraham insistió: «Una vez más, me tomo el atrevimiento de dirigirme a mi Señor. Tal vez no sean más que veinte». «No la destruiré en atención a esos veinte», declaró el Señor.

32 «Por favor, dijo entonces Abraham, que mi Señor no se enoje si hablo por última vez. Quizá sean solamente diez». «En atención a esos diez, respondió, no la destruiré».

33 Apenas terminó de hablar con él, el Señor se fue, y Abraham regresó a su casa.

Meditación:

La intercesión de Abraham en favor de Sodoma

Todo es bondad en Dios el Altísimo, todo es justicia y más que justicia, su corazón está lleno a rebosar de misericordia. ¿Quién como el Señor? Nadie más que Dios es bueno, justo y clemente. Por eso tienes que dirigirte a Él, para dialogar con libertad de total expresión, porque Dios ama la libertad, es el dueño de la paz, y la paz reposa su frente en la buena y recta conciencia. Si tú fueras recto como lo es Dios, no dañarías a nadie por la iniquidad que recibes, sea de la misma persona a la que dañas, sea de otras. Dios no hace mal a nadie; Dios es Dios y dialoga con el hombre como lo hizo con Abraham, que intercedió a favor de Sodoma. Tú intercede a favor del mundo para que Dios no lo castigue por cinco que sean justos. Sé tú uno de estos cinco, y que los demás de tu casa lo sean también contigo. Enseña a los tuyos a amar al mundo.

No llores, porque Dios, por ti, puede hacer y hace maravillas si dialogas con Él como lo que es: tu Amigo fiel, tu Dios verdadero.

P. Jesús

© copyright